Complementando la Carta Magna y los Principios de Chantilly, el 26 de junio de 2006 MSF firmó el Acuerdo Definitivo de La Mancha.

Subraya aspectos de nuestra acción sobre los que estamos de acuerdo y que sentimos como indispensables, teniendo en cuenta nuestra experiencia pasada e identificando desafíos presentes y futuros a los que debe hacer frente dicha acción. Como tal, el Acuerdo de La Mancha es un documento de referencia y las cuestiones que plantea serán revisadas con regularidad.

El proceso de La Mancha nació de la necesidad de abordar desafíos externos e internos a los que se enfrentaba MSF en el transcurso de su trabajo. Tras más de un año de discusiones y debates, está claro que todas las secciones de MSF comparten una visión común de los fundamentos de nuestra acción, una acción a la vez médica y humanitaria, inevitablemente vinculada a la expresión de posicionamientos públicos y a la descripción de nuestras experiencias (testimonio), hasta el punto que la separación del concepto de “testimonio” del de “operaciones” ha desaparecido.

Descarga el Acuedo de La Mancha: