22.09.2017

Los campos de Kutupalong y Balukhali, al sur del país y en la frontera con Myanmar, han terminado por fusionarse y acogen a casi 500.000 refugiados rohingyas: apenas reciben comida y beben agua contaminada. Tememos un brote de enormes magnitudes.

La única manera de evitar un desastre de salud pública de enormes proporciones en Bangladesh es ampliando urgentemente los programas de ayuda humanitaria destinados a atender a los refugiados rohingyas.

Debido a la oleada de violencia específicamente dirigida contra ellos, desde el pasado 25 de agosto más de 422.000 rohingyas han tenido que huir a Bangladesh desde el vecino estado de Rakhine, en Myanmar.  Los recién llegados se han añadido a los cientos de miles de rohingyas que ya estaban refugiados en Bangladesh tras haber sufrido otros episodios de violencia en años anteriores.

La mayoría se han trasladado a asentamientos improvisados ​​donde no disponen de refugios adecuados y donde no tienen alimentos, agua potable o baños suficientes. Dos de los principales asentamientos que ya existían, los campos de Kutupalong y Balukhali han terminado por fusionarse y convertirse en un inmenso campo que acoge a día de hoy a casi 500.000 refugiados, lo que le convierte en uno de los lugares con mayor concentración de refugiados de todo el mundo.

 

Bebiendo agua sucia

"Estos asentamientos son esencialmente chabolas que se han construido a los dos lados de la única carretera de dos carriles que atraviesa esta parte del distrito", explica Kate White, coordinadora médica de nuestro equipo de emergencias. "No hay carreteras dentro o fuera del asentamiento, lo que dificulta la entrega de la ayuda. El terreno es montañoso y propenso a deslizamientos de tierra, y hay una ausencia completa de letrinas o de lugares donde la gente pueda asearse. Cuando caminas por el asentamiento, para pasar de un sitio a otro, tienes que sortear, y en muchos casos atravesar, arroyos de agua sucia y heces humanas".

Debido a la poca agua potable que tienen disponible, la gente está bebiendo el agua que recogen de los arrozales, de los charcos o de pozos poco profundos cavados a mano y que a menudo están contaminados con excrementos. En nuestro centro médico en Kutupalong hemos tratado a 487 pacientes con enfermedades diarreicas en apenas 10 días. "Cada día recibimos a decenas de personas adultas completamente deshidratadas y al borde de la muerte", afirma White. "Esto podría ser una clara señal de que una emergencia de salud pública podría estar a la vuelta de la esquina, ya que no es habitual ver algo así en personas adultas".

La seguridad alimentaria en los asentamientos y en los alrededores de los mismos es increíblemente frágil: los refugiados recién llegados dependen completamente de la ayuda humanitaria, los precios en el mercado se están disparando y la falta de carreteras está dificultando el acceso de la ayuda hasta las poblaciones más vulnerables.

"Debido al poco dinero del que disponen y a lo caóticas e insuficientes que están siendo las distribuciones de alimentos, muchos rohingya apenas reciben comida”, explica White. "Algunos refugiados nos han comentado que se han pasado días enteros sin probar bocado. Uno de ellos me explicó que lo único que había logrado encontrar, tras varios días sin ingerir alimento alguno, fue el plato de arroz que le ofreció el dueño de un restaurante. Tuvo que compartir ese único plato con los seis miembros de su familia”.

 

Cuidado con el sarampión y el cólera

Mientras tanto, las instalaciones médicas, incluyendo nuestras clínicas, están completamente saturadas. Entre el 25 de agosto y el 17 de septiembre, recibimos un total de 9.602 pacientes ambulatorios, 3.344 pacientes de urgencias, 427 pacientes que tuvieron que ser hospitalizados, 225 pacientes con lesiones relacionadas con la violencia y 23 personas que habían sido víctimas de violencia sexual.

Dado el enorme y rápido aumento de la población y la baja cobertura de vacunación entre la comunidad rohingya proveniente de Myanmar, existe un riesgo muy alto de que surjan brotes de enfermedades infecciosas. Es necesario lanzar de inmediato campañas de vacunación contra el sarampión y el cólera para reducir el riesgo de brotes y proteger a las poblaciones rohingya y bangladesí. En previsión de lo que pueda ocurrir, hemos preparado una unidad de aislamiento en el centro médico de Kutupalong en la que se ingresará rápidamente cualquier caso sospechoso o identificado de cólera o sarampión.

"La situación en los campamentos es tan sumamente frágil, especialmente en lo que respecta al refugio, la alimentación, el agua y el saneamiento, que cualquier pequeño detalle podría llevar a un brote de enormes magnitudes. Ese sin duda sería el punto de inflexión entre lo que hoy en día es una crisis y lo que entonces sería una catástrofe", afirma Robert Onus, nuestro coordinador de emergencias.

"Cientos de miles de refugiados viven en una situación extremadamente precaria, y todas las condiciones previas para que ocurra un desastre de salud pública están ahí", agrega Onus. "Probablemente aún no hemos visto el impacto completo de esta crisis en términos de salud. Hay una necesidad urgente de una intervención humanitaria masiva centrada en alimentos, agua potable, refugio y saneamiento, y se necesita una solución para reducir el tamaño de estos campos tan sumamente enormes y congestionados".

MSF en Bangladesh

Trabajamos por primera vez en Bangladesh en 1985. Cerca del asentamiento provisional de Kutupalong, en el distrito de Cox’s Bazar, administramos un centro médico y una clínica que ofrece atención integral básica y de urgencias, así como servicios hospitalarios y de laboratorio a los refugiados rohingyas y a la comunidad local. En respuesta a la enorme afluencia de refugiados, hemos aumentado significativamente nuestros esfuerzos en todo lo relativo al tratamiento y distribución de  agua, al saneamiento y a las actividades médicas para la población de refugiados.

Además de los proyectos para atender las necesidades médicas de los refugiados rohingya, trabajamos también en Kamrangirchar, una barriada de Dhaka, la capital de Bangladesh. Allí nuestros equipos brindan servicios de salud mental, salud reproductiva, planificación familiar y consultas prenatales, y gestionan un programa de salud ocupacional para los trabajadores de las fábricas.
 

Entradas relacionadas