22.03.2016
La organización médico humanitaria internacional Médicos Sin Fronteras (MSF) ha decidido suspender sus actividades relacionadas al punto de acceso de Moria en Lesbos sin previo aviso. La decisión llega tras el acuerdo de la Unión Europea, que conduce al regreso forzoso de los migrantes y buscadores de asilo de la isla griega. 
 
“Tomamos la extremadamente difícil decisión de terminar nuestras actividades en Moria, porque seguir trabajando aquí nos haría cómplices de un sistema que consideramos injusto e inhumano,” dijo Marie Elisabeth Ingres, jefe de misión de MSF en Grecia. “No permitiremos que nuestra ayuda sea convierta en instrumento de una operación de expulsión masiva, y nos negamos a ser parte de un sistema que no tiene en cuenta las necesidades humanitarias y de protección de quienes buscan asilo y migrantes.”
 
Esta noche, MSF terminará todas sus actividades relacionadas al punto de acceso de Moria, incluyendo el transporte de refugiados al centro de recepción, las actividades de agua y saneamiento y la clínica dentro del lugar. MSF seguirá gestionando su centro de tránsito en Mantamados, en donde a los recién llegados se les ofrece primeros auxilios, y con sus operaciones de rescate en las playas del norte de Lesbos. MFS también seguirá gestionando clínicas móviles en la isla de Lesbos para quienes están fuera del punto de acceso. 
 
 
Desde julio de 2015, MSF ha brindado consultas médicas, apoyo psicológico, distribuido artículos de primera necesidad y realizado actividades de agua y saneamiento en el campo de Moria en Lesbos. MSF ha realizado 24,314 consultas en la isla de Lesbos, de las cuales 12,526 en Moria. Los psicólogos de MSF han ayudado a 401 personas por medio de sesiones individuales, en conjunto con 584 sesiones grupales con 3,532 participantes. 
 
Los equipos también brindaron refugios temporales y transporte entre el norte y los centros de registro de Moria y Kara Tepe al sur de la isla. Hasta el 13 de marzo, MSF transportó a 12,952 nuevos arribos. 
 

Entradas relacionadas