27.04.2017
En 10 días, hemos vacunado a 649,000 niños contra la enfermedad. Ibrahim Diallo, nuestro representante en Guinea, relata nuestra lucha contra la epidemia que actualmente asola el país. La protección futura de Guinea pasa por mejorar la vacunación rutinaria.
 

Guinea está experimentando una epidemia nacional de sarampión a gran escala. ¿Qué se ha hecho hasta ahora para contenerla?

 
Acabamos de terminar una campaña de 10 días durante la cual se ha vacunado contra el sarampión a 649,000 niños de 6 meses a 10 años en Conakry. Para apoyar al Ministerio de Salud, movilizamos a 126 equipos de 13 personas repartidos en 164 centros de vacunación en toda la capital, incluidas algunas pequeñas islas frente a la costa de Conakry.
 
En primer lugar, se nos solicitó que vacunáramos a un millón de niños en la ciudad, pero hace unos días el Instituto Nacional de Estadística redujo sus estimaciones de población para la ciudad de Conakry a 686,000 niños en esta franja de edad. Sobre la base de esta nueva cifra, estimamos haber alcanzado el 94,7% de nuestros objetivos. Este resultado realmente bueno todavía debe ser confirmado por un estudio independiente que comenzará muy pronto.
 

¿Cuántos guineanos han caído enfermos de sarampión hasta el momento?

 
Desde que se declaró la epidemia el pasado 8 de febrero, se han confirmado 3.906 casos de sarampión y 20 muertes en todo el país, unos datos más trágicos si se tiene en cuenta que el sarampión puede evitarse fácilmente gracias a la vacuna. En Conakry, apoyamos a 30 centros de salud en la gestión de los casos leves de sarampión, así como al hospital de Nongo, donde se hospitalizó a los casos más graves.
 
Hasta ahora, se ha tratado a 5,004 niños y hospitalizado a 42. Se trata de un número relativamente bajo considerando la dimensión de la epidemia. Todavía desconocemos el motivo; nuestro estudio nos dirá el grado de protección actual de la población, y también podría revelar si se produjeron muchos casos de pacientes que no recibieron atención o que posiblemente murieron en sus domicilios. Si fuera así, significaría que existía un problema de acceso a la atención médica.
 

¿Ha terminado por completo la amenaza de sarampión en el país?

 
Teniendo en cuenta que ya se había realizado una vacunación masiva contra el sarampión en Conakry hace un año, en este momento la gran mayoría de los niños de la capital ya debería haber recibido las dos dosis completas necesarias de la vacuna para una protección óptima. El gobierno guineano lanzará próximamente una campaña de vacunación en el resto del país (a excepción de Nzérékoré, donde la ONG ALIMA ya ha realizado una campaña de vacunación).
 
Sin embargo, para garantizar la protección en el futuro, lo más importante es mejorar el programa de vacunación rutinaria en el que cada niño debe ser vacunado a una determinada edad en su centro de salud local -como sucede en los países desarrollados-. Cuando los programas de vacunación rutinaria funcionan adecuadamente, no hay necesidad de lanzar costosas campañas correctivas, muy difíciles de organizar en términos de logística. Sin embargo, en la práctica, establecer un programa de vacunación rutinaria es más difícil de lo que parece en teoría. Exige contar con un sólido respaldo de los socios internacionales, especialmente en Guinea, donde el sistema de salud ya de por sí débil todavía está recuperándose de la devastadora epidemia de Ébola.
 

LEER MÁS

 

Guinea: luchando contra una epidemia de sarampión a gran escala

 

Entradas relacionadas