02.08.2017
El Dr. Tufail Ahmad es pakistaní y trabaja en el proyecto de desnutrición de MSF en el Hospital de Distrito de Dera Murad Jamali, en el este de Balochistán en Pakistán. 
 
"He trabajado como doctor para MSF durante los últimos cuatro años. En la clínica de la organización en Dera Murad Jamali, diariamente veo a muchos bebés desnutridos, prematuros y enfermos. ¿Alguna vez haz visto a un bebé tomando té negro, miel o hierbas poco después de haber nacido? ¿Alguna vez has visto a una madre negándose a amamantar a su bebé porque está convencida de que la leche podría enfermarlo? Probablemente no te ha pasado, pero todo el tiempo vemos este tipo de casos en Dera Murad Jamali. 
 
El este de Balochistán, en donde se localiza Dera Murad Jamali, es un área de Pakistán con niveles extremos de desnutrición. De acuerdo con la Encuesta Demográfica y de Salud Nacional de Pakistán de 2012-13, alrededor del 45% de los niños del país presentan síntomas de desnutrición crónica o un retraso en el crecimiento; mientras que el 11% de los niños tienen desnutrición aguda y requieren tratamiento urgente. No me sorprendería que la situación sea peor aquí, en los distritos de Naseerabad y Jaffarabad. Cuando llegué por primera vez a trabajar aquí, estaba verdaderamente impresionado.
 
Es sorprendente que veamos a tantos niños con desnutrición en un área donde no hay inseguridad alimentaria. La principal razón detrás de esto son las prácticas de salud locales. Las madres normalmente trabajan en los campos, así que no pueden invertir tanto tiempo en el cuidado de sus hijos; y muchas mujeres experimentan embarazos consecutivos y no pueden tener partos espaciados, así que dan a luz a bebés prematuros. Después de parir a un bebé prematuro, se recomienda a la mujer que deje pasar un tiempo para embarazarse de nuevo, pero normalmente esto no sucede. Muchas madres no amamantan a sus hijos o no saben cómo hacerlo correctamente, así que normalmente les dan té negro o leche en polvo preparada de una forma poco higiénica.
 
 
Espero que estas prácticas cambien algún día. Se necesita mejorar el conocimiento que tiene la comunidad sobre prácticas de salud adecuadas. En MSF estamos trabajando arduamente para lograr esto. 
 
Aún recuerdo cuando nacieron mis hijos. Era el primer embarazo de mi esposa, eran trillizos. Mientras estaba en el trabajo, las complicaciones médicas la obligaron a tener su parto en otra ciudad, a las 31 semanas de embarazo. Dio a luz a una niña y dos niños que pesaron sólo 1.42, 1.26 y 1.13 kilos respectivamente. Como soy un médico, sé que es muy difícil que los bebés con tan poco peso sobrevivan. Tenía miedo de que murieran. 
 
 
 
El hospital donde mi esposa estaba refirió a nuestros bebés al departamento de neonatología de MSF en Balochistán, ya que es la única instalación médica en el área capaz de atender a bebés tan prematuros. Así que me tocó atender a mis propios hijos durante 26 días. Hubo altas y bajas, pero los vi mejorar día tras día. La leche materna siempre es la primera opción, y los niños ganan peso cuando los amamantan. Sobrevivieron y comenzaron a estar sanos. Ahora que tienen 16 meses, siguen siendo amamantados y son igual de sanos que cualquier otro niño. 
 
Mis hijos son un verdadero ejemplo de que aunque un niño nazca prematuramente, con bajo peso o severamente desnutrido, puede salvarse. Pero antes que nada, los padres deben proteger a sus niños y llevarlos al hospital a tiempo, darles leche materna, esperar al menos 6 meses para finalizar la lactancia y así sucesivamente.
 
Siempre que veo a un recién nacido luchando por su vida, me recuerda a mis tres hijos. Es como si estuviera atendiendo a mis propios hijos todos los días.
 
Quiero salvarlos a todos.
 

Sobre el proyecto de MSF en Dera Murad Jamali

 
MSF comenzó a trabajar en los distritos de Jaffarabad y Naseerabad en 2008, principalmente brindando apoyo a los proyectos de desnutrición para niños menores de cinco años en el Hospital de Distrito de Dera Murad Jamali, con una red de clínicas móviles y puntos de enfoque comunitario. Los equipos de MSF también proporcionan apoyo a un centro de alimentación terapéutica para casos de desnutrición infantil, un departamento de maternidad y uno de neonatología, al igual que un proyecto de alimentación terapéutica ambulatorio que proporciona atención médica a más de 10,000 niños anualmente. Nuestro objetivo principal es que se mejore el apoyo de atención nutricional a niños con desnutrición y madres lactantes. 
 
La situación nutricional en Pakistán ha sido un tema de gran preocupación, especialmente en lo que refiere a los niños menores de cinco años. De acuerdo con la Encuesta Demográfica y de Salud Nacional de Pakistán de 2012-13; alrededor del 45% de los niños menores de cinco años presentan síntomas de desnutrición crónica o un retraso en el crecimiento; mientras que el 11% de los niños tienen desnutrición aguda y requieren tratamiento urgente; y un 30% presenta bajo peso. Esta situación contribuye a una elevada tasa de mortalidad y morbilidad entre niños menores de cinco años. 
 

Entradas relacionadas