04.07.2017
Zemio, Bangui, 4 de julio de 2017.
 
La lucha se reanudó esta mañana temprano en Zemio, una ciudad al este de la República Centroafricana (CAR), en donde previamente habían tenido lugar combates entre el pasado miércoles 28 y el viernes 30 de junio.
 
La violencia ha desplazado a entre 15.000 y 20.000 personas. Más de 4.000 se refugiaron en el centro de salud, 5.000 en la misión católica y entre 6.000 y 11.000 personas huyeron a diferentes lugares de la ciudad.
 
Sólo ocho heridos llegaron al centro de salud, pero el equipo de Médicos Sin Fronteras (MSF) ha oído hablar de muchas otras personas bloqueadas en diferentes barrios, incapaces de llegar al centro médico debido a la presencia de hombres armados en la ciudad.
 
"El barrio junto a nuestra base ha sido quemado, al igual que otras partes de la ciudad. Pudimos trabajar este fin de semana para brindar asistencia médica y apoyo logístico a los más vulnerables, pero la lucha comenzó de nuevo esta mañana", dice Mia Hejdenberg, jefa de misión de MSF.
 
"Queremos recordar a todos los combatientes la necesidad de respetar el espacio humanitario para que las personas que no están involucradas en el conflicto puedan recibir atención básica".
 
El miércoles y jueves, la intensidad de la lucha bloqueó al equipo de MSF dentro del centro de salud de Zemio, pero el sábado 1 de julio, la organización alquiló un avión para traer equipo médico, medicamentos y artículos no alimentarios como plásticos, letrinas y jabón. Actualmente, las necesidades más urgentes son agua, alimentos, refugios y atención médica.
 
"Los habitantes de Zemio no tuvieron tiempo de llevarse nada con ellos cuando el tiroteo comenzó el miércoles por la mañana", dice Claude Bitaronga, coordidador de las actividades médicas de MSF en Zemio.
 
"En el centro de salud, se agruparon en todas las salas de consulta y hospitalización, en hangares y detrás de cualquier pared que podían encontrar para protegerse de las balas. Después de unas horas, los niños empezaron a llorar porque tenían hambre".
 
MSF distribuyó agua a los desplazados en el centro de salud, la iglesia, la subprefectura y la misión católica. El equipo médico estableció clínicas móviles y realizó 70 consultas entre el domingo y el lunes, principalmente para casos de malaria. El personal también distribuyó suplementos alimenticios a niños que comenzaron a sufrir de hipoglucemia. Las actividades de MSF han sido temporalmente suspendidas desde que se reanudaron los enfrentamientos esta mañana.
 
"El área de Zemio ha estado relativamente tranquila durante los últimos años, por lo que hay muy pocos trabajadores humanitarios allí con la capacidad de responder a esta emergencia", dice Mia Hejdenberg.
 
__________________________
 
MSF cuenta con una docena de proyectos en la República Centroafricana y ha trabajado en Zemio desde 2010. Actualmente gestiona ahí un proyecto de atención médica comunitaria para pacientes con VIH / SIDA, que beneficia a 1.400 personas que viven con el virus.
 

Entradas relacionadas