25.08.2017
El 14 de agosto, tras un par de días de lluvias torrenciales, una colina se derrumbó y provocó un deslave en la ciudad de Regent, a las afueras de Freetown, la capital de Sierra Leona. Se han reportado casi 500 personas fallecidas y se estima que hay 600 desaparecidos y 3,000 personas se han quedado sin hogar. 
 
Los equipos de MSF evaluaron la situación en la mayoría de las comunidades afectadas en la zona, desde la ubicación inicial del deslave en Regent, y a lo largo del densamente poblado valle del río, en la región sureña de Freetown. Dado que las necesidades médicas inmediatas han sido cubiertas MSF se está enfocando en asegurar que las personas tengan acceso a agua potable e instalaciones sanitarias, algo crucial para cubrir las necesidades urgentes de las personas y prevenir brotes de enfermedades como la malaria y el cólera. Muchos de los pueblos también podrían estar en riesgo de nuevas inundaciones e inestabilidad de la tierra en el valle estrecho y propenso a inundaciones. 
 
Nuestros equipos identificaron una urgente necesidad por agua potable y servicios de saneamiento en tres comunidades que resultaron severamente afectadas por las inundaciones y deslaves: Pentagon, Kamyama y Jah Kingdomm. Nuestros equipos han instalado sitios de distribución de agua en Pentagon y Kamyama, y están proporcionando agua potable para unas 4,000 personas en estas comunidades. 
 
 
La comunidad de Jah Kingdom resultó particularmente afectada; con la excepción de un estrecho cruce por el río, el pueblo está bloqueado. El único pozo de agua existente se inundó y quedó inservible. El 22 y el 23 de agosto, un equipo de MSF realizó una distribución de contenedores y bidones de agua para 210 familias y seguirán proporcionando agua potable y realizando servicios de saneamiento como sea necesario. 
 
Los desplazados debido a los deslaves e inundaciones están muy dispersos, muchos se están refugiando en lugares que han sido abiertos en diferentes comunidades, y esto hace difícil el tener un panorama complete de las necesidades. Es vital que las personas viviendo en condiciones precarias reciban lo más pronto posible un espacio adecuado en todos los refugios temporales, y así tengan acceso a agua potable, instalaciones de saneamiento, atención médica y artículos de primera necesidad. 
 
Debido al riesgo que suponen las enfermedades relacionadas con el uso del agua en un desastre como este, MSF también está proporcionando información a las comunidades afectadas sobre las prácticas higiénicas adecuadas y la importancia del agua potable. Al mismo tiempo, nuestros equipos están monitoreando cualquier señal de estas enfermedades y están listos para responder en caso de que se presente un brote. 
 
MSF seguirá evaluando las necesidades de las personas que viven en otras comunidades afectadas de la zona, incluyendo las necesidades de salud mental de quienes han sufrido trauma debido a la pérdida de sus familiares, hogares y pertenencias.
 

Entradas relacionadas