16.08.2015
Las grandes picos de malaria a lo largo de Sudán del Sur están aumentando la posibilidad de una segunda temporada consecutiva marcada por un excepcional alto número de casos y de muertes evitables, si no se toman medidas urgentes para reforzar el acceso al tratamiento en la mayoría de zonas de alto riesgo.
 
MSF trató a más de 170,000 pacientes de malaria en Sudán del Sur el año pasado, cuando el número de pacientes que buscaron tratamiento en instalaciones de MSF fue más del triple del total de 2013.
 

Una temporada de malaria excepcionalmente severa

En noviembre pasado, MSF advirtió que el acceso al tratamiento para la malaria se debía de mejorar con urgencia en la mayoría de las zonas afectadas por la enfermedad. En ese año, muchos pacientes llegaban en condiciones graves, potencialmente mortales, después de largos viajes para acceder a la atención sanitaria, y los centros de salud locales no disponían de un tratamiento adecuado. En conjunto, la malaria representó el 72% de las muertes relacionadas con alguna enfermedad en todo el país en 2014, de acuerdo con estadísticas de la ONU.
 
Este año, MSF está observando indicios preocupantes de que algunas regiones del país pueden estar dirigiéndose hacia una segunda temporada excepcionalmente grave. En una muestra de tres de los proyectos de MSF en la región occidental del país -en donde la malaria es prevalente-, este año MSF está observando de nuevo un elevado número de pacientes, en comparación con en el mismo periodo de los tres primeros meses de la temporada de malaria de 2014.
 
En Sudán del Sur, la temporada de malaria normalmente coincide con la temporada de lluvias, que va aproximadamente de mayo a diciembre. Este año las lluvias han tardado en llegar, lo que aumenta la preocupación de MSF de que la malaria se pueda acelerar si la temporada de lluvias se recupera.
 
MSF hace énfasis en la necesidad de estar preparados ante la posibilidad de una nueva temporada grave de malaria grave en Sudán del Sur.
 

¿Qué está haciendo MSF?

En su proyecto en el hospital de Aweil, en el norte de Bahr al-Ghazal, el número de pacientes hospitalizados con malaria complicada, que puede poner en riesgo la vida, ya ha superado los 700 desde el mes de mayo; en línea con el número extremadamente alto de admisiones del año pasado. De forma preocupante, la tasa de admisiones en Aweil va en aumento. Este mes de julio, 520 pacientes fueron hospitalizados en el proyecto de MSF, en comparación con los 387 en el mismo mes del año pasado; lo que significa un aumento del 34 por ciento
 
En respuesta, MSF ha reforzado su equipo médico y ha instalado 40 camas adicionales en el hospital, que complementan su capacidad existente de más de 160 camas, en previsión de la llegada de más pacientes en los próximos meses.
 
En Agok, en el área administrativa de Abyei, MSF ha tratado a más del doble del número de pacientes con malaria en comparación con esta misma etapa de la temporada de malaria del año pasado; un total de 2,363 casos, de los cuales 293 han requerido hospitalización. 
 
Este año, MSF ha formado recientemente una red de trabajadores de la salud comunitarios que trabajan directamente en la comunidad para evaluar y tratar antes los casos simples, ayudando así a disminuir el riesgo de que los pacientes desarrollen malaria grave.
 
En Gogrial, Estado de Warrap , MSF también está siendo testigo de un segundo año de alarmantes tasas de malaria. Los equipos de MSF en Gogrial han tratado a 9,208 pacientes en lo que va de la temporada, de los cuales 238 han sido hospitalizados. El número de casos también se está acelerando en Gogrial, con un 30 por ciento más de casos en julio de 2015, en comparación con en el mismo mes del año anterior. En respuesta, MSF ha instalado un servicio dedicado al tratamiento de la malaria en el centro de salud de MSF, y está ofreciendo apoyo a otros centros de salud en el área circundante para aumentar la capacidad de diagnosticar y tratar la enfermedad a nivel local.
 
MSF también está buscando opciones para reducir el número de nuevos casos en Gogrial, incluso con una posible distribución masiva de mosquiteros y la fumigación con insecticida de los centros de salud y otras instalaciones públicas.
 
No está claro qué es lo que está causando estos picos de casos de malaria, o si la tendencia continuará en línea con la devastadora temporada del año pasado. Los factores que afectan los ingresos por malaria en los proyectos de MSF son complejos, e incluyen el calendario de la temporada de lluvias, la facilidad de acceso a los centros de salud, la disponibilidad de pruebas de diagnóstico y tratamiento de la enfermedad en las instalaciones rurales, y la distribución de medidas de prevención como los mosquiteros.
 

Medidas de prevención y disponibilidad de diagnóstico y tratamiento

El hecho de que algunas zonas de Sudán del Sur puedan estar enfrentando una temporada excepcionalmente grave de malaria es un serio motivo de preocupación. La malaria mata a más personas en Sudán del Sur que cualquier otra enfermedad. Los suministros de medicamentos esenciales, el acceso a tratamiento y las medidas preventivas serán cruciales en los próximos meses para garantizar que las personas, en su mayoría niños, no mueran innecesariamente de una enfermedad que es tratable y prevenible.
 
La malaria también está presentando picos en el centro de Protección de Civiles de la ONU (PoC) en Bentiu, donde la población en busca de refugio del conflicto y la violencia se ha duplicado a más de 120,000 personas en los últimos meses. En el PoC de Bentiu, MSF ha tratado a más de 6,000 pacientes de malaria en lo que va de 2015, de los cuales 690 han tenido que ser hospitalizados. Un total de 2,600 pacientes de malaria han sido tratados solamente en las últimas tres semanas. 
 
El desplazamiento a gran escala, actualmente en curso en las zonas afectadas por el conflicto de Sudán del Sur, puede haber influido de manera significativa en la tendencia observada de malaria, debido a que la gente que está huyendo suele caminar durante la noche o dormir a la intemperie; aumentando así la exposición a las picaduras y el riesgo de infección.
 
Mientras que las necesidades médicas de las zonas afectadas por el conflicto del país están más allá del punto crítico, la atención primaria básica no puede ser descuidada en ninguna parte del país. De lo contrario, una segunda temporada devastadora de malaria podría dar lugar a un número incalculable de muertes evitables.
 
 
MSF es uno de los mayores proveedores de asistencia médica en Sudán del Sur, gestionando 18 proyectos en todo el país, con más de 3,100 trabajadores. En todo el mundo, MSF trató a más de 2 millones de pacientes de malaria en 2014.
 
 

Entradas relacionadas