Actualidad

Un año devastador en el Mediterráneo central

Decenas de menores no acompañados en Calais se quedan sin registrar ni identificar

Adiós a la 'jungla' de Calais pero, ¿y ahora qué?

25 personas encontradas muertas y 246 rescatadas por el Bourbon Argos en otra jornada trágica en el Mediterráneo central

Reunión de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre refugiados y migrantes: Es tiempo de acciones concretas, no de palabras vacías

 

 

 

Entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2015, un estimado de 1,008,616 personas huyeron a Europa por mar. 84% de ellas procedían de países que producen refugiados, con un 49% provenientes de Siria, 21% de Afganistán y 9% de Irak. 17% han sido mujeres y el 25% niños menores de 18. 
 
Los equipos de MSF han proporcionado más de 100,000 consultas médicas a los refugiados y los migrantes tanto en sus buques de búsqueda y rescate en el mar Mediterráneo, como en Italia, Grecia, los Balcanes y en Europa Occidental. 
 
A pesar de las condiciones invernales y los intentos de cerrar la ruta por mar, la gente no ha dejado de huir y entre enero y abril de 2016, más de 180,000 personas han llegado a Europa. Más de 1,200 personas han muerto o han desaparecido en este mismo periodo.
 
La crisis humanitaria actual en Europa en lo que respecta a los migrantes y refugiados es el resultado de una catastrófica falla colectiva para responder a las necesidades urgentes de asistencia y protección de más de un millón de hombres, mujeres y niños. Las políticas y las acciones de los gobiernos europeos han contribuido activamente al empeoramiento de la llamada "crisis de refugiados”, así como de la salud y el bienestar de quienes han huido. 
 
La ausencia de opciones seguras y legales para las personas que huyen, las alambradas fronteras cerradas caprichosamente, las escuálidas e inhumanas condiciones de acogida, y los complicados y siempre cambiantes procedimientos de registro, han agravado las condiciones ya miserables impuestas a miles de personas que huyen de la guerra, la pobreza y la opresión, y sólo han servido para hacer su huida más peligrosa y aumentar su sufrimiento.
 
 
Los países europeos están aceptando solamente una pequeña proporción del número total de desplazados: la mayoría de las personas desplazadas en el mundo viven en otras partes de su propio país de origen o en los países vecinos; son relativamente pocos a los que se les concede asilo en otros países. Por ejemplo, de los doce millones de sirios que han sido desplazados por el conflicto actual, ocho millones han huido a otras partes de Siria.
 
Cuatro millones de personas viven como refugiados en los países que rodean a Siria - muchos de estos países se encuentran abrumados (una de cada cuatro personas que viven en Líbano son ahora refugiados sirios). Un millón de personas ha llegado a Europa en 2015 - es decir, menos del 2% del total de la población europea- y esto no es un desafío insuperable para una potencia regional como la Unión Europea.
 
La gente seguirá arriesgando sus vidas en manos de contrabandistas mientras no existan alternativas seguras. Contrariamente a lo que sostienen los gobiernos, la construcción de vallas en las fronteras exteriores de la UE en los últimos años sólo ha empujado a la gente a tomar mayores riesgos en manos de contrabandistas y en embarcaciones atestadas e inestables en el Mediterráneo. Actualmente hay muy pocas vías seguras que las personas pueden tomar para alcanzar protección, seguridad y una vida mejor.
 
 
La puesta en marcha de acuerdos de cooperación migratoria entre la UE y sus Estados miembros con terceros países está dando lugar a consecuencias humanitarias inaceptables, incluyendo altos niveles de violencia y una erosión sostenida del derecho de los refugiados y del derecho de asilo.
 
El acuerdo entre la UE y Turquía, presentado como "la" solución a la crisis actual, es un ejemplo perfecto de este enfoque peligroso. A menos que se pongan en marcha medidas de protección concretas para asegurar la igualdad de trato y la dignidad, la seguridad y la protección de las personas en movimiento, los abusos contra los migrantes y refugiados empeorarán ante el aumento de la externalización del control de fronteras. No hay una "solución rápida" para hacer frente a las causas en el origen de la migración y la salida de refugiados de sus países de origen.
 
El cierre de la ruta de los Balcanes combinada con la aplicación del acuerdo de la UE y Turquía está provocando una situación caótica e inhumana en Grecia: tras el cierre de la ruta de los Balcanes y la firma del cínico acuerdo entre la UE y Turquía, alrededor de 46,000 personas se encuentran hoy varadas en Grecia en condiciones indignas.
 
Algunas de ellas son detenidas arbitrariamente en los centros de tránsito convertidos en centros de expulsión, con escaso acceso a la asistencia humanitaria básica y sin acceso a información y apoyo legal. Algunos otros son abandonados en campos que no tienen acceso a los procedimientos de asilo, y están viviendo en tiendas de campaña en condiciones antihigiénicas. Estas personas tienen pocas opciones que no signifiquen recurrir a los contrabandistas para acceder a sus aspiraciones de encontrar protección y reunirse con los miembros de sus familias.
 

Tres recomendaciones clave:

 
  • La única manera de salvar vidas y aliviar el sufrimiento de estas personas es que se les proporcionen vías seguras mediante la provisión rápida de canales seguros y legales para las personas que buscan asilo, así como la creación de vías legales de migración que hagan un uso más amplio de esquemas legales de ingreso, como por ejemplo: la reunificación de familias, las visas humanitarias, los requisitos de visado simplificados, el reasentamiento y la reubicación.
 
  • Es imprescindible que los actores internacionales y de la UE implementen mecanismos de búsqueda y rescate ambiciosos de manera proactiva y dedicados a salvar vidas en el mar. Esta operación debe buscar de forma proactiva a las embarcaciones en peligro tan cerca de los puntos de salida como sea posible y debe ser acompañada por puntos de desembarque previamente identificados, para realizar los procedimientos de desembarque de manera humana, incluyendo la puesta en marcha de condiciones adecuadas de recepción, atención médica y evaluaciones de vulnerabilidad. El enfoque de las políticas europeas de centrarse en los contrabandistas, que siguen siendo un síntoma de la falta de canales seguros y legales, no debe tener prioridad sobre la urgencia de proporcionar asistencia vital y asistencia humanitaria apropiada para aquellos que arriesgan su vida en busca de seguridad y una mejor vida.

 

  • Se necesitan con urgencia condiciones de recepción adecuadas, dignas y humanas: en lugar de centrarse en las medidas de disuasión y acuerdos de externalización. Europa debe invertir mucho más en la recepción de manera acorde con las normas de la UE. Europa debe alejarse del enfoque de fortaleza y asumir un enfoque de recepción diseñado para atender las necesidades humanitarias, de protección y las vulnerabilidades específicas de las personas que llegan a sus fronteras; en particular, sus necesidades de salud física y mental. Dada la ausencia de un sistema europeo común de asilo en funcionamiento, y con el fin de evitar la alta presión en los primeros países de acogida como Italia y Grecia, Europa debe invertir de manera más ambiciosa en los esquemas de reubicación dentro de la UE y en la creación de vías seguras dentro de la UE.
 
Sigue a @MSF_Sea en Twitter para conocer más sobre nuestras actividades en el Mediterráneo Central.
 

¿Qué está haciendo MSF para ayudar?

 

Mediterráneo central

 
MSF decidió reanudar sus actividades de búsqueda y rescate entre África y Europa, puestas en pausa a finales de 2015. El primer barco de búsqueda y rescate de MSF que se desplegará este verano, el Dignity I, zarpó desde el puerto de La Valetta, en Malta, el 21 de abril con un equipo de 16 personas, incluyendo personal médico experimentado a bordo. Tiene capacidad para atender a 400 personas rescatadas. El buque de 50 metros de largo, se posicionará de manera proactiva en las aguas al norte de Libia, y buscará activamente a botes en peligro.
 
En su primera misión, el Dignity I realizó dos operaciones en las que asistió a 431 personas. Un segundo barco de MSF, el Bourbon Argos, zarpó desde Chipre el 30 de abril, mientras que un tercer equipo de MSF trabajará en colaboración con la organización SOS Mediterráneo para proporcionar asistencia y experiencia médica a bordo del buque Aquarius. El Bourbon Argos, de 68 metros de eslora, ya había sido desplegado por MSF en 2015 y rescató directamente a 9,560 personas y asistió a 12,387, durante 52 operaciones; mientras que la Dignity I rescató directamente a 5,070 personas y asistió a 6,312.
 

Mar Egeo

 
MSF puso en marcha actividades de rescate en el mar Egeo frente a la isla de Lesbos, en colaboración con la organización internacional Greenpeace. A finales de marzo, Greenpeace finalizó la operación de rescate en la isla griega de Lesbos y traspasó sus actividades al equipo de MSF en la isla, el cual ahora está listo para hacerse cargo de las operaciones a largo plazo. En las últimas semanas los números de personas procedentes de Turquía a la isla de Lesbos disminuyeron significativamente. Nuestros equipos todavía están monitoreando los flujos, listos para desplegarse en caso de ser necesario. Entre el 27 de noviembre 2015 y del 23 de de marzo de 2016, la operación de rescate Greenpeace / MSF asistió a más de 18,117 personas en 361 intervenciones.
 
 
 

Adicionalmente, MSF realiza proyectos de migración en tierra en cinco países:

 

TÚNEZ

MSF ha estado trabajando con los pescadores en Zarzis, en Túnez, para ofrecerles capacitación en búsqueda y rescate. Debido a que los pescadores son a menudo la primera línea de respuesta cuando los barcos se encuentran con problemas cerca de sus zonas de pesca, se les ha proporcionado material, así como capacitación para ayudar en sus esfuerzos de rescate. MSF también ha impartido capacitación a la Media Luna Roja tunecina y libia en materia de gestión de cadáveres.

 
 
 

ITALIA

Al menos 9,200 migrantes fueron rescatados en el mar por barcos italianos e internacionales durante marzo de 2016, cuatro veces la cantidad de personas que fueron rescatadas durante marzo de 2015, que fue de 2,283. La gente que llega por bote a Italia proviene principalmente de Nigeria (que hasta el momento ha sido el principal país del que llegan personas), Gambia, Guinea y Senegal. Debido al reciente cierre de la frontera entre Grecia y la Antigua República Yugoslava de Macedonia en la ruta de los Balcanes, una hipótesis es que, durante los próximos meses, se vuelva a abrir la ruta marítima Albania-Apulia (Italia). Este cambio también podría tener un impacto en el número de personas que llegan a otras regiones sureñas como Sicilia.
 
En Italia, en donde los arribos por mar no son nada nuevo, el sistema de recepción para los migrantes y solicitantes de asilo recién llegados ha sido puesto bajo una gran presión. MSF ha remarcado repetidamente las carencias del sistema de recepción italiano durante los meses de negociaciones con las autoridades, y en un reporte presentado a una comisión parlamentaria de Italia el pasado noviembre.
 
A finales de 2015, MSF finalizó sus actividades médicas en el centro de recepción de Pozallo, Sicilia, debido a las inaceptables condiciones, entre ellas el hacinamiento, la falta de protección para personas vulnerables y la imposibilidad de que nuestros equipos representaran un valor añadido dentro de una estructura inadecuada.
 

Roma

 
En Roma, MSF tiene en marcha un proyecto enfocado a atender a víctimas de tortura dentro de la población migrante que comenzó a finales de octubre de 2015, en una locación temporal. Una nueva instalación en el centro de la ciudad, que fue construida para tratar situaciones de vulnerabilidad provocadas por trauma, estará lista para operar en abril de 2016.
 
El proyecto ofrece rehabilitación médica a solicitantes de asilo que han sido víctimas de tortura, en colaboración con una organización italiana llamada “Médicos Contra la Tortura” (Medici contro la tortura), que tiene años de experiencia en la rehabilitación de víctimas de tortura; y junto a la Asociación de Estudios Jurídicos de la Inmigración (Associazione pere gli Studi Giuridici sull’Immigrazione), que son expertos en apoyo legal a migrantes y solicitantes de asilo. Los principales países de origen de los beneficiarios son Nigeria, Mali, Afganistán, Ghana, Gambia y Egipto.
 
 
En total, 39 personas de 15 países han recibido asistencia en más de 340 consultas individuales. Una nueva instalación en el centro de la ciudad, que fue construida para atender situaciones de vulnerabilidad provocadas por trauma, estará lista para iniciar operaciones en abril de 2016 y podrá albergar hasta a 30 personas.
 
Recientemente, MSF decidió comenzar actividades de ecocardiografía (una prueba diagnóstica que ofrece una imagen en movimiento del corazón mediante el uso de ultrasonido) que está enfocada en la identificación casos de cardiopatía reumática entre la población migrante en Roma, con un enfoque particular en grupos específicos de migrantes que viven en asentamientos informales. El proyecto, que comenzó hace un mes, se realiza en colaboración con el Instituto Nacional de Salud de la población migrante y la lucha contra enfermedades relacionadas con la pobreza (INMP) y con el Departamento de Cardiología del Hospital de la Universidad Tor Vergata. 
 

Gorizia

 
En esta ciudad del norte, en la frontera con Eslovenia, MSF brinda atención médica, refugio y primeros auxilios a los cientos de solicitantes de asilo que siguen siendo excluidos del sistema de recepción institucional. Desde diciembre de 2015, MSF ha instalado 25 contenedores adaptados, con capacidad para refugiar a 96 personas cada uno. Las instalaciones de recepción han sido suficientes para responder a la totalidad de necesidades de recepción: todos los lugares disponibles fueron asignados, y no hubo más espacio para los recién llegados. Es una solución temporal para brindar espacios en los que la gente puede ser recibida con un efugio, instalaciones de higiene y consultas médica para mejorar sus condiciones de vida. 
 
Desde que comenzó el proyecto, se realizaron alrededor de 600 consultas médicas, además de visitas en colaboración con el IRC (International Refugee Committee) y los servicios de salud locales. La gran mayoría de ellos han viajado, en promedio, de uno a tres meses a través de la ruta de los Balcanes y han pasado a través de otros países europeos como Austria, antes de llegar a Italia. Alrededor del 9% de los solicitantes de asilo presentaba una serie de traumas relacionados con la guerra, violencia o accidentes que les sucedieron en su país de origen o durante su largo trayecto migratorio, y esta cifra probablemente está subestimada. 
 
Para poder lidiar con las necesidades de los pacientes y brindarles información legal sobre los procedimientos de solicitud de asilo, MSF organizó entrenamientos con un actor legal y un mediador cultural especializado, en colaboración con la ONG nacional “Consejo Italiano para los Refugiados”, y con las oficinas de ayuda legal de Caritas (otra ONG). En Údine, MSF apoya a los actores locales (Caritas) que brindan refugio y asistencia médica a migrantes y solicitantes de asilo. 
 
El principal objetivo del proyecto es crear e implementar un modelo de “primera recepción” que incluya a todos los actores legales que colaboran juntos en los diferentes aspectos de la recepción. Actualmente estamos trabajando con las autoridades locales para organizar la entrega de la administración del centro y de las actividades médicas, que se planea continúen después de nuestra partida, que se espera sea a finales de junio de 2016. 
 

GRECIA

MSF está brindando atención médica, refugio, servicios de agua y saneamiento y distribuyendo artículos de primera necesidad a los refugiados y migrantes que llegan a las islas del Dodecaneso, Lesbos, Samos y Agatonisi; en Atenas y en la frontera de Idomeni con la Antigua República Yugoslava de Macedonia. MSF también distribuyó artículos de primera necesidad (material térmico, tiendas de campaña, comida energética, ropa para invierno y mantas) a grupos de voluntarios en Grecia para apoyar sus esfuerzos para ayudar a los refugiados.
 
En 2015, Grecia vio un número sin precedente de recién llegados. Para finales de 2015, un total de 856,723 personas había llegado al país y, en promedio 10 personas murieron diariamente intentando cruzar el mar para llegar a Europa. De acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones (IOM), entre el 1º de enero y el 31 de marzo de 2016, más de 151,104 personas llegaron a Grecia, y alrededor de 400 murieron o desaparecieron en el mar Egeo intentando llegar a Europa. 
 
Con el cierre total de la ruta de los Balcanes, la principal ruta de migración hacia el occidente de Europa, aproximadamente 50,000 personas siguen varadas en Grecia; de las cuales 15,000 siguen en Idomeni, alrededor de 6,000 en las islas, 10,000 en el área de Atenas, y 17,000 en el resto del territorio griego. Actualmente, todos los lugares de recepción para solicitantes de asilo dentro del país (sean hoteles, departamentos, edificios abandonados o campos) han llegado a su máxima capacidad. Desde el primero de marzo, más de 27,181 personas llegaron a la isla griega, lo que implica que hay un promedio de 500 personas llegando cada día. De acuerdo con el ACNUR, las mujeres y niños representan un 62% de los recién llegados. 
 
 
 

Kos / Leros

Dado que no había ningún centro de recepción en el lugar durante 2015, en Kos y Leros por fin se ha comenzado a trabajar en la creación de estructuras que sirvan como centros de recepción, pero ninguno de los centros está operando aún. En Kos, MSF instaló algunas tiendas de campaña para brindar refugios adicionales cuando la isla está llena, en el estacionamiento de un parque arqueológico de la isla. También estamos distribuyendo mantas y agua, además de gestionar una clínica que cuenta con acceso a atención psicológica. 
 
MSF ya no trabaja en Leros porque los arribos han estado disminuyendo durante las últimas semanas. En las islas del Dodecaneso, el equipo de MSF ha estado realizando evaluaciones para identificar a los grupos más vulnerables, como mujeres embarazadas, menores, gente sin acceso a servicios básicos; y realiza consultas médicas y brinda apoyo psicológico. Desde principios de enero, los equipos de MSF en Kos y Leros realizaron un total de 1,126 consultas médicas en Kos y 1,993 en Leros. Mientras tanto, en marzo, los psicólogos de MSF han realizado 27 consultas individuales y 207 sesiones grupales con 141 participantes. 
 
 
 

Lesbos

Hasta el 30 de abril, casi 90,000 personas han llegado a la isla de Lesbos, 91% son de Siria, Irak o Afganistán. Desde julio de 2015, MSF realiza consultas médicas, brinda apoyo psicológico, distribuye artículos de primera necesidad y realiza actividades de agua y saneamiento en el campo de Moria en Lesbos. MSF ha realizado 24,314 consultas en la isla de Lesbos, de las cuales 12,526 se llevaron a cabo en Moria.
 
Los psicólogos de MSF han asistido a 401 personas por medio de sesiones individuales y han realizado 584 sesiones de grupo en las que participaron 3,532 personas. Los equipos también están brindando refugio temporal y transporte entre el norte y los centros de registro de Moria y Kara Tepe en el sur de la isla. Hasta el 13 de marzo, MSF transportó a 12,952 recién llegados. 
 
En marzo, MSF decidió suspender todas sus actividades dentro del centro de tránsito de Moria, después de que el acuerdo entre la UE y Turquía cambiara el objetivo del centro: de ser un centro de registro que permitía a la gente dejar las islas y encontrar protección en algún otro lugar de Europa, ahora se ha convertido en un centro “pre-expulsión” que ofrece garantías insuficientes para el respeto de los derechos humanos de las personas.
 
La apresurada designación de Moria como un centro de expulsión cerrado no ha sido acompañada por el despliegue de asistencia para la gente que se encuentra allí. Esto provocó una decaída en los estándares de vida en el campo. Los estándares de calidad básicos no se están cumpliendo en Moria, y la seguridad es una preocupación. 
 
Además, la falta de información y claridad sobre el estatus de refugiado/migrante y sobre los procedimientos está incrementando la frustración de la población. En abril, los casos más vulnerables fueron transferidos de Moria a Kara Tepe, en donde MSF brinda atención médica en una clínica móvil. 
 
Desde principios de enero, los equipos médicos de MSF han realizado 9,667 consultas médicas, y los psicólogos han asistido a 160 personas en sesiones individuales y han hecho 172 sesiones grupales con 807 participantes. En el norte de la isla, MSF sigue gestionando operaciones de rescate. En Mantamados, MSF estableció un campo de tránsito para quienes llegan al norte de la isla; ahí se brinda refugio, atención médica (de ser necesaria), un área de juegos para niños y un “espacio seguro para madres”, en donde la gente recibe comida, agua y mantas. 
 
 
 

Idomeni

Debido al cierre total de ruta de los Balcanes el mes pasado, cientos de migrantes y refugiados están atrapados en Idomeni, en la frontera de Grecia con la Antigua República Yugoslava de Macedonia. MSF gestiona una clínica y pronto abrirá otra; distribuye artículos de primera necesidad, brinda refugio y servicios de agua y saneamiento. El campo de Idomeni es sólo un campo de tránsito, no fue pensando para albergar a tantas personas durante tanto tiempo.
 
Un conteo de todas las tiendas de campaña realizado por MSF reveló que la cifra real de personas viviendo en el lugar es de alrededor de 15,000 a17,000 personas; mucho más que las cifras oficiales (11,000). Es un gran desafío lidiar con la afluencia masiva de personas en Idomeni y responder a sus necesidades. Un equipo de logistas de MSF ha ayudado a incrementar la capacidad del campo. El lugar ahora tiene una capacidad para albergar a unas 2,500 o 3,000 personas más. 
La mayoría de la gente duerme en tiendas de campaña en el suelo, un refugio totalmente inaceptable como para que una persona lo ocupe durante un periodo largo de tiempo. Alrededor de 2,000 refugiados y migrantes se están quedando en la estación de gasolina de Eko, a menos de 20 km del campo.
 
MSF instaló tiendas de campaña térmicas de 45 metros cuadrados en la estación de servicio, gestionó una clínica en el lugar, instaló sanitarios temporales y distribuyó mantas, agua y alimentos. MSF también tiene una clínica móvil que ayuda a la gente que no está quedándose en Idomeni o en la estación de gasolina Eko, pero que vive en otros campos no oficiales dentro del área. 
 
 
En los últimos cuatro meses, nuestros equipos médicos han atendido a un creciente número de pacientes con heridas relacionadas con conductas violentas, y han reportado que han sido golpeados por la policía de la Antigua República Yugoslava de Macedonia al ser encontrados cruzando ilegalmente la frontera.
 
Del 1 al 28 de marzo de 2016, los equipos médicos de MSF han realizado alrededor de 7,000 consultas médicas en el campo de Idomeni y en la estación de gasolina de Eko. Las principales condiciones atendidas son infecciones del tracto respiratorio (asociadas con los refugios inapropiados) y patologías gastrointestinales (asociadas con el acceso inadecuado a instalaciones de higiene).
 
Aunque las  principales enfermedades atendidas en Idomeni no han cambiado durante las últimas semanas, nuestros equipos médicos han notado un incremento en el número de personas extremadamente vulnerables que buscan atención médica. El número de niños pequeños, mujeres en las últimas etapas de su embarazo, personas con discapacidades físicas o mentales severas y enfermedades crónicas ha aumentado; y la mayoría de ellos necesitan tratamiento médico. Desde principios de enero, los psicólogos de MSF realizaron 221 consultas individuales y 254 sesiones grupales con un total de 2,960 participantes. 
 
En Idomeni, cerca de la frontera con Macedonia (Antigua República Yugoslava de Macedonia), MSF gestiona una clínica y distribuye artículos de primera necesidad para los que llegan por primera vez a Grecia y deciden seguir adelante a través de los Balcanes hacia Europa Occidental. Del 3 de abril hasta el 31 de octubre, MSF ofreció atención primaria de salud a 8,456 personas, y 7,221 personas participaron en consultas de salud mental individual y de grupo.
 
Con el invierno cerca, y teniendo en cuenta la alta posibilidad de que la ARYM cierre la frontera en cualquier momento, dejando efectivamente a las personas varadas en tierra de nadie, MSF ha instalado estructuras, cada una con una capacidad de ofrecer refugio a 160 personas; dos carpas para actividades médicas; 40 letrinas; 30 duchas; y 10 grifos de agua. MSF está negociando con las autoridades para establecer un espacio adicional para ofrecer más capacidad en caso del cierre de la frontera.
 

 

Samos

Samos es la tercera isla más importante después de Lesbos y Chios, adonde los refugiados llegan cuando cruzan el mar desde Turquía. En 2016, unas 11,000 personas han llegado a la isla. Un equipo de MSF está brindando primeros auxilios a los refugiados cuando llegan. En febrero, tras el anuncio de que el centro de Samos se convertiría en un centro de tránsito y en el centro del proceso de registro en el campo, la capacidad de recepción en Samos disminuyó con el cierre progresivo de de todas las capacidades de alojamiento en el puerto de Samos, que albergaba a unos 500 refugiados.
 
El 20 de marzo, el centro de tránsito se convirtió en un centro de detención después del acuerdo entre la UE y Turquía. Actualmente, la capacidad total del campo sigue siendo de 280 personas, y más de 900 personas están quedándose dentro del campo. 
 
Se han instalado dos tiendas más dentro del campo, llegando a un punto en el que simplemente ya no hay espacio para poner siquiera una más. En abril, se han experimentado algunos cortes de agua dentro del campo. Una semana, las autoridades que cuidan el campo impidieron a los voluntarios dar tiendas de campaña a los refugiados, que tuvieron que dormir al aire libre sin protección alguna. 
 
 

Agantonisi

 
En la isla de Agantonisi, cerca de Samos, el equipo de MSF recibe a los recién llegados, brindando atención médica y refugio a los refugiados en cuanto llegan. En 2016, alrededor de 1,200 personas llegaron a Agantonisi. 
 

Corinto

 
Para poder brindar atención médica a las personas más vulnerables que llegan a Grecia, en febrero MSF comenzó a brindar atención médica en el centro de detención de Corinto, en dónde se encuentran 369 personas. El equipo médico de MSF visita Corinto dos veces a la semana para dar consultas médicas en el centro de detención. El centro ahora alberga a unas 500 personas, la mayoría son paquistaníes. 
 

Atenas

En Atenas, MSF comenzó en octubre de 2014 un proyecto para ofrecer rehabilitación médica a migrantes y solicitantes de asilo que sufrieron de violencia sistemática en su país de origen, durante su trayecto, o en Grecia. El equipo de MSF, en colaboración con dos actores locales (El centro de atención psicológica BABEL y el Consejo Griego para Refugiados), ofrece atención médica, incluyendo atención psicológica y fisioterapia; además de apoyo psicológico, social y legal enfocado a la rehabilitación de víctimas de violencia. 
 
164 personas de 33 países han recibido ayuda en más de 2,500 consultas individuales. El proyecto está en proceso de ser re-lanzado con una capacidad incrementada para poder llegar al área urbana, como parte de la respuesta a las crecientes necesidades que resultaron del cambiante contexto: más y más migrantes y refugiados pasan periodos más largos en Atenas, ya que el acceso a la ruta de las Balcanes está cerrado.
 
MSF comenzó a usar clínicas móviles en el campo Elliniko (en donde hay alrededor de 4,000 personas) en Atenas, con consultas médicas y psicológicas. La próxima semana, el equipo comenzará a usar una clínica móvil en el campo Skaramangas de Atenas (en donde hay unas 2,200 personas), y abrirá una clínica en el centro de Atenas para brindar atención médica y psicológica a los migrantes y a la población griega (principalmente a mujeres y niñas).
 
Debido al cierre total de la ruta de los Balcanes el mes pasado, un creciente número de refugiados está varado en Atenas. Alrededor de 14,000 personas están bloqueadas en la capital de Grecia y sus alrededores, mientras que la capacidad de acomodo es muy limitada, incluso cuando nuevos sitios de alojamiento están en proceso de ser abiertos en Atenas y en otros lugares del país. 
 
En los alrededores del viejo aeropuerto de Eliniko, que fue convertido en un centro de alojamiento para migrantes, más de 4,100 personas están durmiendo en pésimas condiciones. La gente está siendo gradualmente transferida desde el Puerto de Pireo a otros lugares. 
 
 
Alrededor de 4,700 personas están alojándose en las áreas de espera del puerto o están durmiendo en pequeñas tiendas instaladas afuera. MSF está realizando actividades médicas y pronto comenzará con actividades de salud mental y de apoyo en la distribución de alimentos y mantas en el centro de tránsito instalado en el área del puerto en donde se localiza la oficina de registro. 
 
Además, MSF ha estado realizando consultas para pacientes externos en el Centro de Acogida de Refugiados de Eleonas, que alberga a 1,500 solicitantes de asilo, principalmente de grupos vulnerables. 
 
El equipo médico está integrado por un médico, una enfermera, un traductor de árabe y otro de farsi, que están presentes a diario, incluso durante los fines de semana. La Plaza Victoria, en el centro de Atenas, se ha convertido en el centro de reunión no oficial para los migrantes de todas las nacionalidades. El 12 de febrero, MSF comenzó a brindar consultas médicas para pacientes externos en una instalación cerca de la Plaza Victoria, en donde una ONG recibe y realiza actividades sociales para mujeres y niños. 
 

SERBIA

Desde finales de 2014, los equipos de MSF han estado presentes tanto en los puntos de entrada como de salida de Serbia, ofreciendo servicios médicos, apoyo psicológico y distribuyendo artículos de primera necesidad a las personas que viajan a través de Serbia, hacia las fronteras del país con Croacia y Hungría. Desde enero de 2016, MSF reanudó sus actividades en Belgrado. 
 
Mientras que la afluencia de refugiados en la ruta de los Balcanes se limitó sólo a grupos pequeños de sirios e iraquíes, las nuevas medidas han bloqueado efectivamente el tránsito legal de refugiados de todas las nacionalidades. Las restricciones en la ruta de los Balcanes han obligado a más personas a acercarse a los grupos criminales y a las rutas irregulares, que los exponen a secuestros por rescates y a violencia o a abusos adicionales. 
 
Desde noviembre, nuestros equipos médicos en Serbia han visto un incremento en los casos de violencia por parte de los traficantes y las autoridades en la frontera y dentro de los países de tránsito. Los grupos de vigilancia civiles han comenzado a arrestar y maltratar a los migrantes y refugiados, especialmente en las fronteras de Bulgaria. Muchas personas también están mostrando señales de confusión y frustración, ya que su futuro es incierto y no conocen la razón detrás del cierre de las fronteras hacia cualquier punto más avanzado de la ruta. 
 
Del 1 de enero al 24 de abril, los equipos de MSF realizaron 5,800 consultas en Presevo; en el mismo lapso de tiempo, los equipos de MSF realizaron 4,073 consultas médicas en Belgrado. Los psicólogos de MSF han apoyado a más de 566 personas por medio de sesiones individuales y han realizado, además, 619 sesiones grupales con 3,154 participantes.
 
 
 

Belgrado

 
Tras la implementación de las primeras restricciones en la ruta de los Balcanes en noviembre, MSF vio un incremento en el número de personas que se quedaban en los parques de Belgrado, durmiendo en las calles o en estaciones de trenes expuestos a bajas temperaturas y una falta de apoyo durante la noche (de refugio, de alimentación, médico y legal). Desde el 20 de marzo, MSF tiene una clínica móvil totalmente equipada en un camión en un parque cercano a la principal estación de trenes. 
 
MSF comenzó sus actividades en Belgrado con una clínica móvil que operaba en las noches en el parque cercano a la estación de trenes y en el campo de refugiados de Krnjaca, una colección de chozas que se encuentra a media hora de camino en auto del centro de Belgrado. Estos son los hogares de familias, ancianos y refugiados que no han podido cruzar hacia Croacia y Hungría y se encuentran varados en Serbia. 
 
MSF está brindando atención médica básica y distribuyendo artículos de primera necesidad. Además, MSF ha estado abogando por soluciones de refugio y protección para esta población vulnerable, una población que ha intentado cruzar hacia Croacia frecuentemente y a la que se le ha negado el acceso al tren o ha sido regresada por la policía. A pesar de que MSF no ha sido testigo de estos actos y no puede identificar a los perpetradores, hemos atendido casos que han sido consistentes con las historias que nos cuentan nuestros pacientes, que provienen de Bulgaria o Macedonia. 
 
 
 

Presevo

 
En Presevo, donde se localiza el centro de registro, cientos de personas caminaban a través de la frontera en un sucio camino que frecuentemente tenía lodo. Desde que las nuevas medidas de control fronterizo bloquearon de manera efectiva el paso de los refugiados, el Punto de Ayuda a los Refugiados (RAP, por sus siglas en inglés) en Miratovac ha sido cerrado. Los equipos de MSF están presentes en los puntos de entrada a Serbia alrededor de Miratovac para asegurar que haya asistencia médica en el lugar. Los números de personas que cruzan desde la frontera con la Antigua República Yugoslava de Macedonia han disminuido dramáticamente desde la implementación del acuerdo entre la Unión Europea y Turquía.
 

Sid

 
En Sid, MSF trabajaba todos los días dentro de un centro de tránsito cerca de la estación de trenes. Desde que las nuevas medidas de control fronterizo han bloqueado efectivamente el paso de refugiados, alrededor de 280 personas quedaron varadas durante al menos 3 semanas. MSF instaló 8 tiendas de campaña térmicas masivas con  capacidad para refugiar a más de 2,000 personas del frío. Se hizo entrega de las actividades el 20 de marzo de 2016, ya que la población del campo había disminuido y las necesidades fueron cubiertas por otros actores. 
 

Subotica

 
Un creciente número de personas está intentando entrar a Hungría desde Serbia, y están esperando al aire libre en 3 o 4 sitios cercanos al cruce de la frontera, sin acceso a ayuda para atender sus necesidades básicas. 
 
MSF ha asistido a esta población desde el 1º de abril con 1,200 consultas médicas; y además ha donado 1,832 mantas, 770  kits de higiene y 720 botellas de medio litro de agua, al igual que otros artículos para ayudar a la gente. MSF también ha brindado servicios de recolección básica de desperdicios en los sitios, ha contribuido a la referencia de casos médicos a actores protectores cuando es necesario, y está haciendo acciones de cabildeo y abogacía para lograr un incremento en el acceso a instalaciones de refugio, saneamiento e higiene. 
 

ANTIGUA REPÚBLICA YUGOSLAVA DE MACEDONIA (ARYM)

Debido a las condiciones de entrada más estrictas de entrada para los refugiados de todas las nacionalidades que viajan a través de la ruta de los Balcanes, más refugiados han sido regresados hacia la ARYM. Los reportes de violencia en la ARYM se han atraído la atención de las autoridades pertinentes. La ARYM también está experimentando una agitación política, con protestas en las calles de la capital. 

FRANCIA

Grande Synthe

En colaboración con las autoridades municipales de Grande Synthe y varias organizaciones asociadas, MSF abrió un campo de refugiados con 300 refugios de madera y 6 bloques sanitarios. Para mediados de marzo, alrededor de 1,500 migrantes se establecieron en el nuevo campo llamado “Liniere”. De acuerdo con las últimas cifras recolectadas por la policía (Police au Frontiere), la población del campo disminuyó a 1,101 personas para finales de abril.

MSF contribuyó con 2.6 millones de euros de sus propios fondos para cubrir los costos de producción. El campo Liniere es gestionado por UTOPIA 56, una asociación contratada y fundada por el Consejo Local. La Oficina Francesa de Inmigración e Integración (OFII) comenzó a trabajar en el campo desde principios de abril. Hasta la fecha, 24 migrantes han sido transferidos a centros de recepción y orientación (CAO), se presentaron 2 retornos voluntarios y 2 menores sin acompañante fueron puestos bajo protección.

MSF está trabajado con Médicos del Mundo (Médecins du Monde), Ginecólogos Sin Fronteras (Gynécologues Sans Frontières) y la Cruz Roja de Francia para brindar atención médica básica en un departamento para pacientes externos en el campo. Además, también se brindan servicios de ayuda psicológica, terapia física y servicios de atención médica para mujeres. Del 1º de enero al 31 de marzo, los equipos de MSF realizaron 1,217 consultas médicas. En promedio, MSF y la Cruz Roja de Francia realizaron 48 consultas psicológicas por mes.

Entre el 16 de febrero y el 17 marzo, MSF preparó y supervisó una campaña de vacunación contra el sarampión que fue implementada por las organizaciones asociadas Médicos del Mundo y EPRUS.  529 personas fueron vacunadas en el campo y en otros cuatro pequeños sitios de refugio de migrantes en las áreas cercanas.

 

Calais

Se estima que unos 5,000 refugiados siguen viviendo en “La Jungla”, a pesar del desalojo forzoso de casi la mitad de las personas que habitaban el campo, realizado por las autoridades francesas en marzo de 2016.
 
Las autoridades francesas construyeron un 'Centro de Recepción Temporal' con 1,500 lugares, construido a partir de contenedores de transporte blancos. El sitio es controvertido y está rodeado por altas vallas, escáneres de huellas dactilares y puertas metálicas colocadas en las entradas y salidas, lo cual crea una atmósfera similar a la de una cárcel. Hoy en día "La Jungla" ocupa la mitad de la superficie del sitio original y el hacinamiento está elevando las tensiones dentro de una población vulnerable. Las familias y los niños pueden permanecer en el Centro Jules Ferry y otros pueden trasladarse a centros de acogida en otras partes de Francia en donde pueden solicitar asilo. A principios de mayo, más de 350 menores no acompañados estaban documentados en "La Jungla".
 
MSF está aumentando su apoyo a los grupos más vulnerables de “La Jungla”: mujeres, menores no acompañados y migrantes que muestran algún problema psicológico, a través de actividades de promoción de la salud y del apoyo de un psicólogo presente en el centro de salud de La Jungla. MSF trabaja actualmente en un centro juvenil para menores en La Jungla que ofrecerá atención de salud mental, acceso a información jurídica y otras actividades.
 
Durante la destrucción y evacuación de la parte sur de campo el 29 de febrero, MSF movilizó una clínica pequeña en la parte sur del campo con el fin de proporcionar atención médica a los heridos. Las autoridades francesas han hecho amenazas de desmontar y expulsar a las personas de la parte norte del campo, pero hoy poco a poco las autoridades locales están haciendo inversiones en servicios de agua y saneamiento. Las instalaciones de agua y saneamiento siguen siendo una
preocupación importante.
 
A partir del 1 de marzo, MSF traspasó sus actividades médicas al hospital local en Calais. Entre noviembre de 2015 y de febrero de 2016: se proporcionaron 8,416 consultas médicas (25% de ellas para atender infecciones respiratorias y el 20% por casos sarna, muchos pacientes tengan entre 15 y 18 años). También se proporcionaron 54 consultas por "violencia no relacionada con accidentes”.

 

Operación de rescate en el mediterráneo

¿Qué está pasando en el Mediterráneo?

Ante el cierre de fronteras y el azote de la violencia y la pobreza en Medio Oriente y el norte de África, miles de personas intentan llegar a Europa por la vía marítima cada año, arriesgando sus vidas en embarcaciones precarias que cruzan el mar Mediterráneo. En octubre de 2014 se canceló la Operación Mare Nostrum que llevaba a cabo Italia en el Mediterráneo, y que tenía como misión fundamental el rescate marítimo. Fue sustituida por la Operación Tritón, dirigida por la Agencia Europea de control fronterizo (Frontex), con menos presupuesto y limitada a la vigilancia y la protección de fronteras. Desde entonces se incrementaron los naufragios en el Mediterráneo que han conmocionado a la opinión pública.
 
 
 

¿Por qué MSF lanzó una operación de rescate en el Mediterráneo?

Porque no podemos permanecer impasibles ante la realidad. Personas que huyen de algunas de las peores crisis humanitarias de nuestro tiempo están arriesgando otra vez su vida y muriendo en el mar. El año pasado (2014), 3,500 personas perdieron la vida intentando llegar a Europa, algo trágico e inaceptable. En lo que llevamos de año, sin la Operación Mare Nostrum en marcha, han muerto más de 1.900 personas en la ruta del Mediterráneo central. Europa ha dado la espalda a la gente que se ahoga en el Mediterráneo y haremos todo lo que esté en nuestra mano para que la situación cambie.
 

¿Cuál fue el objetivo de la operación?

El mismo que en Sudán del Sur o Siria: salvar vidas. Aunque suela plantearse en otros términos a causa de la implicación de Europa, lo que está teniendo lugar en el Mediterráneo es una crisis humanitaria. A nosotros no nos importa si una crisis humanitaria tiene lugar en cualquiera de los cinco continentes. Cuando hay vidas en juego, actuamos. Y el objetivo de esta operación es tanto rescatar a las personas que están arriesgando su vida para llegar a Europa como empujar a los estados miembros de la UE a que se muestren más sensibles ante esta realidad.
 
 

¿De dónde vienen las personas que quieren llegar a Europa por mar?

Según estimaciones de la Organización Internacional para las Migraciones desde principio de año la mayoría de las personas que han llegado e Europa por mar son sirios, eritreos , afganos , somalíes y nigerianos. Buena parte de ellos, por lo tanto, pueden reunir los requisitos para solicitar el asilo, ya que huyen de contextos de violencia y persecución generalizadas.
 

¿Qué debería hacer Europa ante esta crisis?

Europa debería despertar a esta crisis humanitaria que tiene lugar a sus puertas y relanzar una misión de búsqueda y rescate a gran escala para salvar vidas, algo que ya demostró posible la Operación Mare Nostrum, que rescató a 150.000 personas en un año. Es importante que la opinión pública conozca los motivos que empujan a estas personas a huir y que presione a sus gobiernos para que el Mediterráneo deje de ser un cementerio.
 

La operación

¿Cómo se salvan vidas?

Desde que se recibe la alarma hasta que se acude al auxilio de la embarcación en peligro y se procede al rescate. Este vídeo muestra cómo los equipos de MSF en el Dignity I rescataron a 87 personas el 6 de julio de 2015. Es el modus operandi de una operación de rescate.
 
 

Las personas

¿De dónde viene la gente que intenta llegar por mar a Europa? ¿Cómo son sus vidas? ¿De qué huyen? Estas son las historias de algunos de ellos. Algunos escapan de la violencia, otros de la pobreza, y todos han tenido un paso muy duro por Libia.
 
 
Sus testimonios:
 

Mapa interactivo de la respuesta de MSF ante la crisis de refugiados en Europa