El propósito fundamental de Médicos Sin Fronteras es preservar la vida y aliviar el sufrimiento -en conflictos armados, epidemias, hambrunas y desastres naturales. Todas estas situaciones requieren de una respuesta urgente y específica, con colaboración logística, administrativa y médica. También llevamos a cabo proyectos a mediano plazo dependiendo del grado de necesidad de las poblaciones. Actualmente MSF tiene operaciones en más de 65 países.

Operaciones destacadas

La violencia continuada, principalmente la asociada a organizaciones criminales vinculadas al narcotráfico, tiene graves consecuencias para la salud de los colectivos más vulnerables, como los migrantes económicos y quienes huyen de amenazas y ataques en sus países de origen.

Tras años de inestabilidad política, económica y social, Honduras presenta en la actualidad uno de los índices de violencia más elevados del mundo, lo que tiene consecuencias médicas, psicológicas y sociales para la población.

Níger resultó afectado por un grave brote de meningitis en 2015, y además tuvo que lidiar con el aumento del número de refugiados y desplazados internos debido a la violencia.

La escalada de violencia extrema en República Centroafricana (RCA) a lo largo del año desencadenó una emergencia humanitaria masiva y aguda, que vino a sumarse a la crisis médica crónica ya existente en el país.

Desde que comenzó en 2011, el conflicto sirio ha provocado la mayor crisis de desplazamiento desde la Segunda Guerra Mundial. Millones de personas necesitan desesperadamente ayuda humanitaria para sobrevivir.