Médicos sin Fronteras trabaja en más de 70 países alrededor del mundo, cada uno con sus propias características. Sin embargo, las misiones de MSF generalmente se originan de acuerdo con un conjunto de prácticas establecidas y diseñadas para asegurar que nuestros recursos y experiencia se usen de la mejor manera posible.
 
Cuando surge una crisis en alguna parte del mundo, actuamos con rapidez para evaluar las necesidades, movilizando al personal de MSF que ya se encuentra en la zona o enviando un equipo de emergencia. En realidad, estos dos grupos a menudo trabajan en estrecha colaboración y podemos comenzar a atender a las personas incluso al mismo tiempo que desarrollamos un plan completo de respuesta.
 
En Haití, por ejemplo, nuestro personal que ya trabajaba en el país trató a la primera víctima del terremoto de 2010 en los primeros cinco minutos, incluso antes de que el equipo de emergencia se desplegara. Esto se debe a que contamos con suministros de emergencia listos en todo momento -por ejemplo: kits quirúrgicos, kits de hospitales inflables y kits de tratamiento del cólera-, así como con fondos de reserva para responder a los desastres.
 
Esto significa que no necesitamos esperar a que los donantes institucionales liberen fondos o a que surja una crisis para captar la atención del público: podemos actuar donde y cuando la necesidad sea mayor.
 

Evaluaciones y exploratorias

Somos alertados de las crisis y de las necesidades de las personas de muchas maneras diferentes, y las razones para desarrollar misiones de evaluación pueden provenir de varias fuentes, incluyendo:
  • Equipos de MSF que ya trabajan con las personas afectadas
  • Gobiernos locales
  • La comunidad internacional
  • Las organizaciones humanitarias como el Departamento de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (UNDHA)
  • ONG locales y nacionales
  • Informes de prensa o información en redes sociales
Una vez que la información ha sido verificada y validada, enviamos un equipo de expertos médicos y logísticos a la zona de crisis para llevar a cabo una evaluación rápida y eficiente (o misión exploratoria, también conocida como "explo"). Esto puede ser llevado a cabo por personal que ya trabaja en la zona o por especialistas desplegados desde nuestra sede.
 
Conoce más información sobre cómo funciona una misión explo.
 

Los equipos de emergencia

Los equipos de emergencia son un grupo de personas con amplia experiencia en el terreno en áreas clave, tales como la atención médica, la logística, respuesta a crisis (incluyendo conflictos y desastres naturales) y la coordinación. Están en stand-by todos los días del año y pueden desplegarse dentro de las primeras horas posteriores a una emergencia. A menudo son responsables de la evaluación inicial y pueden permanecer durante meses para proporcionar la primera atención mientras se pone en marcha un proyecto a más largo plazo.
 

Propuesta

El equipo evalúa la situación, el número de personas afectadas y las necesidades, y envía una propuesta a la oficina central de MSF correspondiente.
 
Cuando se aprueba la propuesta, el personal de MSF de la sede comienza el proceso de selección de personal, organización de materiales y recursos y la obtención de fondos para los proyectos.
 

Inicio de un proyecto

Una vez que el plan del proyecto ha sido elaborado y confirmado, el equipo técnico y los recursos se envían a la zona.
 
En las grandes crisis, los aviones vuelan con todos los materiales necesarios para que el trabajo pueda comenzar inmediatamente (aunque a menudo se necesitan camiones, botes u otros medios para transportar el material desde los aviones hasta los sitios del proyecto). Gracias a los protocolos establecidos, a los kits especializados que ya están en nuestros centros logísticos, MSF puede distribuir material y equipo en cuestión de horas, de modo que todo esté disponible para que el equipo de respuesta comience a trabajar tan pronto lleguen.
 
En algunos países que son propensos a las crisis, o donde pareciera que algún tipo de crisis podría ocurrir pronto, MSF mantiene suministros de emergencia en almacenes.
 
Para reducir los costos, si la velocidad no es esencial, MSF envía la mayoría de material y los medicamentos por vía marítima.
 

El equipo en el terreno

Un equipo de proyecto de terreno generalmente se compone de entre cuatro y 12 trabajadores internacionales que trabajan en colaboración con hasta 200 empleados locales.
 
Las operaciones de terreno son gestionadas por un jefe de país y un equipo de coordinación. Esto a menudo incluye un coordinador médico, un coordinador logístico y un coordinador financiero, quienes normalmente se encuentran en la capital de cada país donde MSF trabaja.
 
Supervisan el proyecto y actúan como enlace entre MSF, las autoridades locales, contra partes y otras organizaciones no gubernamentales (ONGs). Informan regularmente a los Departamentos de Operaciones en sus oficinas centrales.
 

Financiación de un proyecto

La gran mayoría del dinero de MSF -el 94 por ciento- proviene de donantes individuales que aportan pequeñas cantidades de forma regular. Este financiamiento privado y sin restricciones nos libera de los lazos que pueden generarse con dinero de gobiernos o de grandes instituciones. También nos permite actuar con rapidez.
 
El dinero se capta a través de las oficinas de MSF en 28 países. Todo el dinero se agrupa y se utiliza para financiar las acciones de MSF en todo el mundo, desde la recaudación de fondos hasta los servicios en la primera línea de acción. Más del 86 por ciento va directamente a nuestros proyectos en el terreno.
 
Mantenemos alrededor del 25 por ciento de nuestros fondos como dinero en efectivo, listo para usarse en emergencias. Esto significa que no necesitamos lanzar una campaña de recaudación de fondos antes de lanzar una respuesta humanitaria. Actuamos primero, basados ​​en la necesidad, y construimos nuestras estrategias de recaudación de fondos en torno a las realidades sobre el terreno.
 
El personal internacional recibe una pequeña suma por su compromiso con MSF, mientras que el personal nacional recibe un salario. Mantenemos los costos bajos mediante el uso de medicamentos genéricos, las compras a granel, y el manejo cuidadoso de nuestras líneas de suministro.
 

Ejecución de un proyecto

Los proyectos de MSF tienen generalmente una vida de entre 18 meses y tres años y medio, pero hemos estado en algunas áreas durante décadas en una forma u otra, mientras que otras respuestas han durado sólo unas pocas semanas o meses, el tiempo suficiente para que la fase de emergencia de una crisis disminuya.
 
Existen claras diferencias entre una respuesta de emergencia y un proyecto de atención médica a largo plazo, pero todas siguen aproximadamente este mismo proceso.
 

Entradas relacionadas