08.01.2014

Entre agosto y octubre de este año, Médicos Sin Fronteras (MSF) participó de una intervención para contribuir a disminuir los casos de dengue en el barrio de Colonia Jardín, en la ciudad mexicana de Acapulco.

A pesar de su fama como lugar de vacaciones, Acapulco está considerada hoy en día como la segunda ciudad más violenta del mundo por su alta tasa de homicidios. Desde comienzos de 2013, se venía registrando en el estado de Guerrero, donde se ubica Acapulco, un alarmante incremento de los casos de dengue, que hacía temer un brote de la enfermedad durante la época de lluvias. La situación se tornó especialmente preocupante cuando, por cuestiones relacionadas con el contexto de violencia que se vive en Acapulco, los programas de salud institucionales dedicados a la lucha contra el dengue se vieron suspendidos en algunas de las zonas más vulnerables de la ciudad, como Colonia Jardín.

Para hacer frente a este escenario, MSF desarrolló un innovador enfoque comunitario centrado en involucrar a la población y a los actores sanitarios de Colonia Jardín para que ellos mismos formasen parte de la ejecución de las acciones de prevención y control del dengue. MSF reclutó a más de 145 residentes del barrio, con los cuales organizó brigadas comunitarias de fumigación, y los capacitó, con el apoyo de las instituciones de salud, en la identificación de síntomas y en actividades de educación y promoción.

En los cuatro meses que duró el proyecto, los equipos de MSF, conformados por integrantes de la comunidad, realizaron 270 sesiones educativas comunitarias, abatizaron 5,400 viviendas para controlar la aparición de larvas, y fumigaron 7,200 casas. “Nuestra conclusión es que, cuando hay coordinación entre los diferentes actores sanitarios y comunitarios, efectivamente es posible trabajar en contextos afectados por Otras Situaciones de Violencia; existen formas y hay estrategias para hacerlo”, señala Marc Bosch, coordinador general de la misión de MSF en México.

El dengue, endémico en América Central, es una enfermedad viral transmitida por los mosquitos del género Aedes (Aedes aegypti y albopictus), cuyos síntomas clásicos muchas veces son similares a los de un estado gripal, y que pueden incluir dolor de cabeza, picos febriles, náuseas, dolores abdominales y erupciones cutáneas. La forma más grave en la que se manifiesta la enfermedad es el dengue hemorrágico, que produce sangrados y puede generar un shock irreversible, causando la muerte.

Entradas relacionadas