Acerca de Stefano

Stefano tiene una larga historia y miles de kilómetros recorridos como médico de MSF. Desde su primera misión en Argentina hasta su trabajo con los desplazados de guerra en Kosovo con MSF hasta su actual vida en Guadalajara como médico en el sector privado, siempre prevalece una visión humanitaria de la medicina, sigue invitando a la gente a abrir los ojos y el corazón para hacer la diferencia.

… yo estaba realizando el Servicio Social en Medicina y la verdad me fascinaba mi trabajo como médico rural. Sin embargo hice consciente muchas limitaciones mías y del sistema de salud para hacer llegar ayuda médica adecuada a la gente más marginada. MSF representaba aprender a hacer las cosas, tomar ideas nuevas, conocer estrategias efectivas…

… MSF es una oportunidad de conocerse y conocer más al ser humano. Después de dar algunas vueltas por el mundo en misión, caí en la cuenta de que el ser humano es uno. Le duele al que vive en México como al que vive en Ruanda. Sufren todos, lloran todos, festejan, ríen… La condición humana es una, y el dolor y la alegría nunca acaban. Lo que es intolerable es el ser humano que queda en el olvido, el que pierde la voz, el que no es tratado o no se considera humano, el que ha dejado de soñar porque le robaron el mañana…

… Actualmente vivo en una gran ciudad, gozo de todas las comodidades, trabajo en hospitales privados de primer mundo. Pero desde esa “irrealidad”, me acuerdo siempre que no importa la condición social. Todos sufren, y nuestra vocación como médicos es acercarnos al sufrimiento y ofrecernos como ayuda. En realidad no importa si es en la Quinta Avenida o en la sala de espera de un hospital psiquiátrico de Armenia, la oportunidad de ser diferentes y hacer la diferencia siempre estará delante de nosotros...