"En los lugares donde estos problemas están en curso, los problemas y trastornos de salud mental a menudo se subestiman y son poco tratados, especialmente si son crónicos."

Margaret NgunangEspecialista en Salud Mental
04.10.2019
Un hospital es un entorno difícil para cualquier niño, y más aún para aquellos cuyas familias han perdido casi todo. Margaret, una especialista en salud mental, explica por qué a pesar del conflicto, el desplazamiento y la enfermedad, es vital proporcionar oportunidades para que los niños simplemente sean niños.
 
"Mis primeras tres semanas en Bentiu han estado llenas de aventuras, pero no tenía ni idea de qué experiencias interesantes me esperaban mientras me preparaba para comenzar mi primer grupo de estimulación psicosocial en el hospital de este lugar.
 

Una crisis en curso

 
Bentiu es un sitio de Protección de Civiles (PoC), un campo para personas que buscan protegerse de los conflictos violentos en la región. Es hogar de unas 100,440 personas, y dentro hay un hospital de MSF.
 
La personas en este lugar han estado viviendo una crisis prolongada y continua durante mucho tiempo. Y aunque la mayoría se las arregla en situaciones de desastre crónico, un número significativo de personas desarrollará problemas de salud mental.
 
Entre los trastornos comunes en este tipo de entornos se incluyen el trastorno de estrés postraumático, psicosis, depresión, conductas suicidas y diversas formas de abuso de sustancias.
 

Después de un desastre

 
Algunas de las amenazas directas a las que se enfrenta el pueblo de Bentiu se han reducido un poco desde el acuerdo de paz en Sudán del Sur. Sin embargo, las personas de este lugar, al igual que muchas que sobreviven a desastres, siguen enfrentándose condiciones de vida precarias.
 
Después de un desastre, las comunidades pueden verse afectadas por el desplazamiento, el colapso de la estructura familiar, la falta de servicios, la pobreza o un aumento de la violencia. Todo esto puede conducir a muchos problemas psicosociales en individuos, familias, comunidades y la sociedad.
 
En los lugares donde estos problemas están en curso, los problemas y trastornos de salud mental a menudo se subestiman y son poco tratados, especialmente si son crónicos.
 

Nuestro equipo

 
El departamento de salud mental en Bentiu está compuesto por dos consejeros y un oficial de salud mental que ofrecen una amplia gama de servicios. El equipo brinda asesoramiento de apoyo individual a los pacientes ingresados en todas las salas del hospital y asesoramiento sobre cómo sobrellevar un duelo a las familias cuando fallece un ser querido. Con el apoyo de dos oficiales clínicos, el departamento también brinda asesoramiento psiquiátrico y gestión de medicamentos.
 
También brindamos terapia lúdica y de movimiento. La estimulación es de vital importancia para la salud mental y el desarrollo de los niños, sin embargo, en un hospital ocupado, la atención se centra en asuntos médicos, dejando pocas oportunidades para que los niños participen, exploren o interactúen.
 
 

Cuando la musica comenzó

 
Hace unos días, dirigí mi primer grupo de estimulación psicosocial para los pacientes en el hospital. Cuando comenzó la música, un grupo de pacientes y sus bebés vinieron a observar de dónde venían los nuevos sonidos. Los invité a unirse a los pocos que ya estaban sentados en el piso en el área de juego.
 
Los preadolescentes que cuidaban a niños incluso más pequeños los trajeron a la sala. Se unieron otros pacientes y cuidadores que no pudieron llevar a las personas que estaban cuidando. Todos se acercaron a escuchar la música.
 
Teníamos pequeños con vendajes que cubrían los lugares donde se les habían colocado intravenosas, ya fuera en el dorso de sus manos o en sus cabezas. Algunos de estos niños pequeños eran inquietos, otros curiosos, y los demás simplemente eran tímidos o estaban demasiado cansados de estar enfermos y vivir en el hospital por un largo periodo de tiempo.
 
Comenzamos moviéndonos lentamente al ritmo de la música. Gradualmente agregamos los aplausos, y luego los movimientos de baile que llamaron la atención de todos. Todo se trataba de curiosidad y de preguntarse qué estaba haciendo la nueva integrante del personal internacional. Hubo muchas risas de los niños mayores y de algunos pequeños a quienes les pareció gracioso que un adulto bailara durante el día en el hospital.
 

Movimiento como terapia

 
Pudo haber sido la novedad de tener a una persona bailando en medio de un grupo de adultos y niños, pero esto era diferente. Diferente, debido a la intencionalidad detrás de la actividad: estimular las mentes de los niños, ayudar a su coordinación visual y hacer que se movieran. Todo esto se logró con los aplausos, el movimiento, el contacto visual y las diferentes caras felices que se hacíamos hacia los pequeños para provocar una reacción.
 
Algunos de los niños comenzaron a moverse al ritmo de la música, mientras que otros jugaban desde los hombros de sus cuidadores. Otros caminaban, gateaban y se acercaban para unirse al movimiento mientras sudábamos en el calor de la tarde, sin preocuparnos por lo demás.
 
Una niña, cuyo lado derecho del cuerpo estaba paralizado, se arrastró del regazo de su madre hacia el lugar donde estaba el altavoz e intentó pararse al lado, buscando el lugar del que venía el sonido mientras movía su cuerpo al ritmo de la música. La madre intentó que usara su mano paralizada mientras exploraba. Se negó, pero pudo moverla y sostener mi dedo mientras nos movíamos lentamente al sonido de la música. Ella y su madre tenían una risa hermosa.
 

Somos uno 

 
Este grupo estaba establecido como parte de las actividades dentro del proyecto cuando llegué a Bentiu, pero era mi primera vez dirigiéndolo. También fue la primera vez que utilizamos deliberadamente la terapia de movimiento, los colores y los Legos.
 
Desde entonces, comenzamos a usar la música y la terapia de movimiento con las familias todos los días. Los niños y cuidadores que participan provienen de todos los departamentos del hospital. Tenemos un paciente sordo que siempre asiste al grupo y usa Legos para construir edificios mientras observa el movimiento.
 
Además de proporcionar un entorno estimulante para los niños más pequeños, el grupo también ayuda a los adultos y a los niños mayores dándoles algo en qué pensar más allá de su enfermedad. Proporciona relajación y reduce el estrés en una habitación llena de niños coloreando, bailando y en todas partes el sonido de la música.
 
En esos momentos, todo lo que importa, a pesar del calor, es que todos somos uno en movimiento y ritmo."