BLOG: Crisis de Siria
NACIONALIDAD: Holandesa
PAÍS: Jordania
TEMA: Refugiados

Renate SinkeCoordinadora del proyecto
20.06.2018

Durante más de cuatro años, Médicos Sin Fronteras ha atendido numerosos casos de refugiados sirios severamente heridos que llegan a Ramtha, Jordania.  A medida que nuestro tiempo en la ciudad se agota, Renate Sinke, una coordinadora del proyecto originaria de los Países Bajos, recuerda cómo salvó vidas y extremidades en el marco de un importante proyecto quirúrgico.

 

Era lunes a mediodía cuando mi teléfono sonó con urgencia:

"Un caso para la sala de urgencias. Llegamos en 15 minutos. Bebé de un mes. Heridas de bala múltiple".

“Dios mío. Más daños colaterales de esta horrible guerra”, le digo a mi compañero mientras pienso en los bombardeos indiscriminados y los ataques aéreos mientras conducíamos de regreso a nuestra clínica en Ramtha, una ciudad en la frontera con Siria.

Mensajes de texto como éste fueron muy comunes durante los combates en junio de 2015. Más del 75% de los heridos que recibimos en Ramtha llegaban con terribles heridas causadas por explosiones. Las lesiones en la cabeza eran especialmente difíciles de tratar porque no había tomografías. Tratamos a los otros pacientes de la mejor manera posible.

Sus heridas cuentan historias, y yo también quiero contar una.

 

La historia de Mohannad

Al menos cinco meses antes, un chico de 18 años llamado Mohannad* llegó inconsciente a nuestra sala de emergencias. Tenía un trauma neurológico severo (una lesión en el cerebro, en la columna vertebral o nervios) y necesitaba urgentemente que amputaran la parte superior de la pierna.

“Nunca había conocido a alguien con tanta fuerza y determinación”

No podíamos brindar atención a pacientes neurológicos inconscientes, así que nuestro equipo médico decidió que debíamos trasferir a Mohannad a la Unidad de Cuidados Intensivos (ICU) para recibir soporte vital. Sin embargo, nuestro extraordinario cirujano ortopédico aún pensaba que la amputación debería continuar, para darle al joven algo de dignidad si moría.

 

Durante seis largas semanas, Mohannad permaneció inconsciente. El líder del equipo médico puso música en su habitación y hablábamos con él para consolarlo durante las visitas diarias. Entonces sucedió algo que nunca voy a olvidar….  Mohannad abrió sus ojos con la mirada en blanco.

Paso otra semana antes de que hablara. La enfermera que nos acompañaba no quería traducir lo que Mohannad  decía, ya que era un "mal lenguaje". No importaba, al menos había hablado.

 

Determinación

Poco a poco, Mohannad se recuperaba.

Regresó a cirugía para moldear su pierna con una prótesis y recibió apoyo psicológico. Sin embargo, el trauma había dejado huellas en él y estar con Mohannad era como estar con un niño pequeño.

“En realidad, todo lo que puedes hacer mientras el mundo tiene sus ojos y oídos cerrados, es marcar la diferencia ".

A pesar de todo, nunca había conocido a alguien con tanta fuerza y determinación.

Todos los días se ejercitaba, dando pasos con una andadera. Para desafiarlo, me paraba frente a él, cuidándome de no recibir un golpe en la cabeza o en el estómago. Sus compañeros de cuarto le advirtieron que no golpeara al “midura” (jefe) y le exigieron que se disculpara.

Después de eso, todos nos reímos.

 

Regreso a casa

Llegó el día más difícil, cuando Mohannad realmente quiso regresar a casa con su familia en Siria, en contra de las recomendaciones del equipo de MSF. Le dimos medicamentos para ayudar a prevenir las convulsiones diarias, sin embargo, los medicamentos en Siria eran extremadamente escasos debido a la guerra que había durado cuatro años.

 

Tres meses después de su partida, recibimos una llamada que indicaba que la medicación de Mohannad se había acabado y había comenzado a tener convulsiones diarias. El conflicto en Siria había empeorado y era imposible conseguir fármacos. No diré cómo lo hicimos, pero logramos obtener medicamentos para otros 15 meses de tratamiento. ¡Nos había demostrado, después de nuestros procedimientos médicos para restaurar su dignidad, que tenía la fuerza y el coraje para sobrevivir contra viento y marea!

 

Haz la diferencia

Esta es solo una de los cientos de historias especiales, momentos y personas que podría haberles compartido. Pero lo más importante es que no podría haberlo hecho sola. El equipo completo de MSF fue extraordinario e hizo todo lo posible para marcar la diferencia. Fue en mi fiesta de despedida cuando recibí un video que confirmaba que Mohannad había recibido la medicación que necesitaba. No podría haber recibido un mejor regalo de despedida que ese.

Realmente, todo lo que puedes hacer mientras el mundo tiene sus ojos y oídos cerrados, es marcar la diferencia. ¡Ve más allá y haz que suceda!

*Los nombres fueron cambiados para proteger la privacidad de las personas