"A pesar de toda la carga de trabajo en Agok, con muchos casos complicados, mis colegas y yo podemos salvar muchas vidas con esta pequeña máquina de ultrasonido portátil. Ahora estamos diagnosticando fácilmente muchas enfermedades que necesitan imágenes para llegar a un diagnóstico, especialmente en el quirófano."

Achai BulabekMédica
01.03.2019
Los ultrasonidos a menudo son asociados con los embarazos, pero ¿sabías que tienen muchos usos vitales para la medicina? Achai, una médica de Sudán del Sur, escribió en este blog sobre la importancia de entrenarse en el uso de las nuevas máquinas portátiles para ultrasonidos, que tradicionalmente eran voluminosas y caras, y cómo están ayudando a Médicos Sin Fronteras a salvar vidas en crisis humanitarias.
 
“Mi nombre es Achai Bulabek. Soy una médica de 28 años originaria de Sudán del Sur. Me gradué de la escuela de medicina de la Universidad para Mujeres de Ahfad en 2015. Después de eso, realicé mi pasantía durante un año en Sudán y decidí regresar a mi tierra natal para servir a mi comunidad tanto como fuera posible.
 
Primero trabajé en un hospital escuela en Abyei, un área administrativa especial entre Sudán y Sudán del Sur. Tuve muchos desafíos durante ese período de ocho meses que, en 2017, me empujaron a solicitar el puesto de oficial clínico de MSF, para trabajar en el hospital de la organización en la ciudad de Agok, también en Abyei.
 
El hospital de MSF en Agok es el hospital más grande de la región y está bien equipado para brindar servicios de salud a la comunidad, especialmente para atender emergencias. Nos derivan a muchos pacientes desde diferentes hospitales dentro y fuera de Agok (incluidas las ciudades de Mayom, Abyei y Abiemnum) para que reciban un mejor tratamiento.
 

Antes de POCUS

 
Tenemos investigaciones de laboratorio sencillas aquí, y antes de que comenzara el entrenamiento de ultrasonido en el punto de atención, también conocido como POCUS, en febrero de 2017, solo teníamos una máquina de ultrasonido en la sala de maternidad.
 
La máquina sólo podía usarse cuando estuviera presente un médico capacitado de forma profesional en el uso de los ultrasonidos. De otra forma no podíamos usarlos. 
 
 
Antes del entrenamiento sobre el uso de las nuevas máquinas, teníamos muchos desafíos en el hospital, especialmente en la sala de urgencias, en el departamento de cirugías y en la Unidad de Monitoreo Intensivo (CMU, por sus siglas en inglés), donde muchos pacientes se encuentran en condiciones críticas o delicadas, y necesitan un escaneo por imagen para conseguir un diagnóstico y tratamiento adecuado.
 
Sin embargo, "punto de atención" significa que las nuevas máquinas de ultrasonido son lo suficientemente portátiles como para ser utilizadas donde sea que estemos tratando al paciente; entre quienes se puede incluir a personas con fracturas, insuficiencia cardíaca, edema pulmonar (cuando hay exceso de líquido en los pulmones), neumotórax (pulmón colapsado) y afecciones agudas del abdomen.
 
Solíamos diagnosticar estos casos con base en la historia clínica y los hallazgos, y decidíamos empíricamente, a través de la observación y la experiencia, cómo los tratábamos. A veces, debíamos tomar el riesgo de realizar una laparotomía, procedimiento en el que se hace una incisión quirúrgica en la cavidad abdominal.
 
Esto se realizaba si los hallazgos clínicos nos hacían sospechar que un paciente tenía lo que se conoce como "abdomen agudo", por ejemplo, un dolor abdominal súbito y severo, causado por afecciones como la apendicitis aguda u obstrucción intestinal.
 
Pero en otras ocasiones, tuvimos que enviar a algunos pacientes a casa cuando su caso estaba más allá de nuestra capacidad.
 

Tomando decisiones inmediatas

 
Ahora, desde que comenzamos a usar el nuevo ultrasonido, algo ha cambiado para bien del hospital y de la comunidad, pues el personal ha desarrollado nuevas habilidades. Compartiré con ustedes solo algunos casos en los que el ultrasonido ya ha hecho una gran diferencia para mí y para mis colegas:
 
A principios de este año, cuando aún estábamos en entrenamiento para el POCUS, me llamaron para realizar una ecografía en un niño pequeño de entre 8 o 10 años de edad. Vino con su padre, con un historial clínico de trauma y dolor abdominal por un día.
 
Escaneé al niño usando nuestro equipo de ultrasonido en menos de siete minutos. La exploración mostró líquido libre en su abdomen y una ruptura del bazo. La decisión de someterlo a una laparotomía y una cirugía para extirpar el bazo se tomó de inmediato, junto a su cama, en unos quince minutos.
 
Ese mismo mes, uno de mis colegas fue llamado a la sala para pacientes con tuberculosis (TB) para hacerle a un ultrasonido a un joven de entre 30 y 35 años. Se sabía que tenía tuberculosis pulmonar y había estado tomando medicamentos durante varias semanas, pero no mostraba mejoría. Este joven tenía dificultad para respirar e hipoxia (bajo nivel de oxígeno en la sangre).
 
La exploración ecográfica se realizó por el oficial clínico, quien descubrió que además de que los pulmones del paciente estaban llenos de líquido, también había una gran cantidad de líquido alrededor de su corazón, sugiriendo un "taponamiento cardíaco", padecimiento en el que el corazón está comprimido por la acumulación de líquido en el saco que rodea al corazón.
 
Basándonos en estos hallazgos, realizamos urgentemente un procedimiento para extraer el líquido del pericardio (el saco que rodea el corazón) y la cavidad pleural que contiene a los pulmones. Y, en menos de dos horas, el paciente fue estabilizado.
 
Finalmente, este mes, uno de los oficiales clínicos me llamó a la sala de urgencias para examinar a un niño de unos siete años con una forma sospechosa de neumonía. Llegó con un historial de tos y fiebre, además de dolor en el lado derecho de su pecho durante una semana después de una pequeña caída.
 
En el examen, vimos que el niño había tenía una respiración reducida y había una opacidad en la parte inferior derecha de su pecho. Así que hice una ecografía cardiopulmonar rápida que mostró una acumulación de líquido.
 
Usando el ultrasonido para guiarnos, hicimos una punción pleural en el quirófano, es decir, insertamos una pequeña aguja a través de la pared del tórax para extraer el líquido. El grifo mostró pus en la cavidad pleural, por lo que, utilizando un tubo torácico, drenamos el pus en menos de 10 minutos.
 
 

Una técnica que salva vidas

 
Con estos ejemplos, estoy tratando de explicar cuán útil y eficaz son las ecografías en el hospital de MSF en Agok. Para el personal, y para la comunidad. Es una técnica que salva las vidas de los pacientes, consume menos tiempo y es un apoyo para la toma de decisiones del personal. Además, es menos costoso para el hospital y está reemplazando a los rayos X y otros escáneres de imágenes.
 
A pesar de toda la carga de trabajo en Agok, con muchos casos complicados, mis colegas y yo podemos salvar muchas vidas con esta pequeña máquina de ultrasonido portátil. Ahora estamos diagnosticando fácilmente muchas enfermedades que necesitan imágenes para llegar a un diagnóstico, especialmente en el quirófano.
 
Esta simple máquina ha cambiado mis planes para el futuro, en los que ahora incluyo una especialización en ultrasonido y el enriquecimiento mis habilidades y conocimientos.
 
Con suerte, algún día, seré toda una experta en la sonografía."