12.02.2018
Después de una reunión en Kuwait entre organizaciones no gubernamentales para abordar la situación humanitaria en Irak, Carla Brooijmans, jefa de misión de Médicos Sin Fronteras en Irak, declaró lo siguiente: 
 
"El conflicto en Irak ha tenido un impacto alarmante en el sistema de salud. Tras años de conflicto e intensos enfrentamientos, hay comunidades en todo el país que no tienen acceso a servicios médicos vitales. Muchas instalaciones médicas yacen bajo pilas de escombros. A menudo hay brechas en la disponibilidad de medicamentos y equipo médico técnico. Muchos trabajadores sanitarios siguen sin recibir un sueldo.
 
“Existe una verdadera necesidad por reconstruir la infraestructura sanitaria en Irak, pero también es vital que no se olviden las graves necesidades médicas y humanitarias de quienes todavía siguen atrapados o desplazados por el conflicto. Se necesita urgentemente asistencia humanitaria constante en todo Irak, y aquí se incluye a las decenas de miles de personas que siguen desplazadas e incapaces de regresar a sus hogares ".
 
Actualmente MSF trabaja en Irak en las gobernaciones de Erbil, Diala, Nínive, Kirkuk, Salaheddin, Anbar y Bagdad. MSF ofrece asistencia médica neutral e imparcial independientemente de raza, género, religión o afiliación política. Para garantizar su independencia, MSF no acepta fondos de ningún gobierno o agencia internacional para sus proyectos en Irak, y depende sólo de las donaciones de personas en todo el mundo para realizar su trabajo. 
 

LEER MÁS 

Irak: Creando un lugar seguro para que las madres sirias den a luz

Crisis en Irak