"A menudo nos agradecen por los cambios que hemos hecho, pero siempre les digo que, aunque ayudamos, son ellos quienes lo hicieron funcionar."

Sian Geraty Especialista en medicina de emergencia
23.04.2019
Sian Geraty es una especialista en medicina de emergencia originaria de Sudáfrica. Durante los últimos seis meses, ha estado trabajando en Sadr City, un barrio muy poblado de la capital iraquí, Bagdad. En este texto, describe cómo MSF ha ayudado a poner orden en medio del caos de la sala de urgencias de un hospital ocupado.
 
“Cuando las personas piensan en MSF, a menudo se imaginan a un grupo de médicos extranjeros que se enfrentan a emergencias extremas, y construyen hospitales en muy poco tiempo para tratar a personas cuyas vidas están en riesgo. Se sabe muy poco acerca de nuestro trabajo detrás de los titulares, uno en el que lidiamos con las "emergencias de todos los días". La primera vez que puse un pie en la ciudad de Sadr, a mediados de 2018, comprendí de inmediato que esa dimensión de nuestro trabajo es tan importante como el resto de las cosas que hacemos.
 
La ciudad de Sadr es un suburbio de 30 kilómetros cuadrados situado en el noroeste de Bagdad. Fue construido a fines de la década de los 50, en respuesta a la grave escasez de viviendas en la ciudad. El objetivo era proporcionar alojamiento a la población pobre de Bagdad, gran parte de la cual había llegado desde el campo para trabajar y, además, vivían en condiciones terribles.
 
Casi 60 años después, la ciudad de Sadr es un barrio sobrepoblado y hogar de unos 3,5 millones de iraquíes. Hay solo cuatro hospitales para atender a esta población. MSF comenzó a dar apoyo a uno de estos hospitales a fines de 2017, una instalación de 240 camas llamada ‘Imam Ali’.
 
 

La sala de urgencias ve a 20,000 pacientes al mes

 
El año pasado, la sala de urgencias (ER) del hospital Imam Ali recibió a un promedio de 20,000 pacientes por mes. Es decir,  los médicos tratan a hasta 700 personas por día. Es una carga masiva de personas para un hospital de tamaño regular.
 
El alto número de pacientes se debe a diversos factores, incluyendo la limitada disponibilidad de servicios y las altas tasas de accidentes y enfermedades. Los centros de salud primarios en la ciudad de Sadr por lo general cierran temprano en la tarde, lo que significa que las personas tienden a ir directamente a la sala de urgencias. Algunos pacientes también piensan que recibirán un mejor tratamiento allí.
 
El entorno en el que vive la gente también desempeña un papel importante a la hora de explicar el sorprendente número de pacientes. El tráfico en las calles es caótico y los accidentes son frecuentes. Las condiciones de vida tampoco son óptimas, lo que explica por qué los médicos tienen que tratar casos cardíacos muy difíciles y otras enfermedades no transmisibles. Además, el distrito de Rusafa, donde se encuentra la ciudad de Sadr, tuvo la mayor incidencia de casos de tuberculosis en todo Irak en 2017.
 
La sala de urgencias del Hospital Imam Ali está integrada por médicos iraquíes en sus primeros años de práctica, bajo la supervisión de un solo especialista en emergencias. Todos los días tratan con cientos de pacientes que acuden a ellos para recibir tratamiento de urgencia. En un entorno en el que las amenazas a los médicos son relativamente frecuentes, y donde las cosas pueden volverse rápidamente caóticas, estos médicos luchan por trabajar de la mejor manera posible, y priorizar los casos puede convertirse rápidamente en un desafío
 

La importancia del triaje

 
Un equipo de MSF visitó el hospital Imam Ali por primera vez en 2017, e inmediatamente propuso mejorar la forma en que funcionaba la sala de urgencias. Comenzamos con donaciones de equipo técnico al hospital y luego renovamos toda la sala de urgencias. Habíamos sugerido implementar un sistema de triaje, que implicaría adaptar el diseño del departamento.
 
El triaje (la priorización del tratamiento de los pacientes con base en la gravedad de su condición), aún no se implementa en la mayoría de las instalaciones médicas en Irak. Confiábamos en que un sistema de triaje ayudaría considerablemente a todos en el hospital, tanto a médicos como a pacientes por igual.
 
Capacitamos a más de 80 médicos y enfermeras de emergencias sobre cómo clasificar a los pacientes de manera correcta usando un código de color sencillo: "verde" para pacientes con lesiones o afecciones médicas no severas; "Amarillo" para los pacientes gravemente heridos o enfermos pero que se encuentran en una condición que no pone en peligro la vida de inmediato; y "rojo" para los pacientes que necesitan atención médica inmediata.
 
 

"Los médicos y enfermeras han hecho suyo el nuevo sistema"

 
Cuando se inauguró la nueva sala de emergencias del hospital Imam Ali en diciembre de 2018, los médicos y las enfermeras estaban listos para trabajar con el nuevo sistema. Desde entonces, el caos que era un desafío diario se ha vuelto mucho más manejable. Los médicos y las enfermeras realmente han adoptado este nuevo sistema y lo han hecho suyo.
 
Estábamos un poco preocupados por cómo reaccionarían los pacientes, nunca es fácil cambiar los hábitos de las personas. Nos reunimos con la comunidad para explicar por qué estábamos implementando este sistema, y sus respuestas han sido muy positivas.
 
Con el triaje, los pacientes se clasifican tan pronto como llegan a la sala de urgencias, y las personas en estado crítico no necesitan esperar en la fila para ser atendidas. El departamento todavía está lleno y muy ocupado, pero este nuevo sistema definitivamente ha traído más estructura. Los médicos generalmente se sienten menos estresados y algunas enfermeras me dijeron que les gusta ir a trabajar más desde que se implementó este nuevo sistema.
 
Nuestro equipo, compuesto por un médico de urgencias, un gestor de actividades de enfermería, un traductor y una persona de enlace comunitario, todavía está en la ciudad de Sadr. Todos los días, trabajamos de la mano con el personal médico del departamento para brindar los mejores servicios y atención a cientos de pacientes.
 
Mientras que algunos integrantes del equipo de MSF explican cómo funciona el triaje a las personas que ingresan, otros brindan apoyo técnico a los médicos iraquíes, quienes en general aprecian la orientación que podemos brindar. A menudo nos agradecen por los cambios que hemos hecho, pero siempre les digo que, aunque ayudamos, son ellos quienes lo hicieron funcionar."