Jacob BurnsCoordinador de Comunicación de MSF
15.04.2019
Los equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) estaban listos para atender a cientos de personas lesionadas el pasado 30 de marzo en Gaza, ya que las protestas semanales marcaban su primer aniversario. En ese lapso, más de 190 personas han muerto y 6,800 han recibido disparos y heridas por parte del ejército israelí. Al final, ese día "solo" cuatro personas murieron y 64 resultaron heridas.
 
El coordinador de comunicaciones de terreno de MSF en Jerusalén, Jacob Burns, reflexiona sobre lo que significa cuando una cantidad tan devastadora de lesiones se considera como un día "bueno".
 
 
El día estaba bien preparado para el drama: una tormenta que soplaba desde el Mediterráneo, el mar blanco y el aire lleno de polvo desafiando lo que se suponía que era la primavera. En el hospital al-Aqsa, en el centro de la Franja de Gaza, el viento azotaba una tienda de campaña instalada en los terrenos, refrescando a las enfermeras y los médicos vestidos con sus batas. Esta tienda se había instalado como parte de un sistema de tiraje médico, una forma de gestionar la llegada esperada de muchos heridos en las protestas en la cerca que marca el límite con Israel.
 
Fue el 30 de marzo, el primer aniversario de las manifestaciones semanales en las que más de 190 personas murieron y 6,800 personas recibieron disparos y resultaron heridas por las fuerzas israelíes. Todo el sistema de salud de Gaza estaba en alerta, listo para recibir cientos de heridos en unas pocas horas, tal como lo había hecho en los peores días de la primavera y el verano del año pasado.
 
Alrededor de las dos y media, la radio crepitó y se corrió la voz: había diez casos en camino. La primera sirena de la tarde cortó el aire, y la ambulancia naranja y blanca se detuvo e ingresó a sus heridos: un joven que llevaba un vendaje en el cuello, tal vez cortado por la metralla; un hombre inmóvil en una camilla, con un impacto de una bala de goma en la cabeza; y otro joven con una bala en el pie saltando para entrar en la tienda, haciendo una mueca.
 
La tarde continuó así, con pacientes que llegaron juntos en pequeñas ráfagas de dolor, los médicos y enfermeras de MSF ayudaron al personal del Ministerio de Salud y de otra ONG con su evaluación y tratamiento. Muchos tenían heridas de bala en las piernas, con sangre acumulada en vendas blancas, enfermeras que sujetaban férulas detrás de la espinilla para mantener los huesos rotos inmovilizados. Algunas personas gemían y lloraban, otras callaban y otras, afectadas por los gases lacrimógenos, temblaban y vomitaban.
 
Y sin embargo, un aire de alivio se extendió gradualmente entre los equipos médicos reunidos. Esto no era tan malo como habían pensado después de una semana marcada por el lanzamiento de cohetes palestinos, los bombardeos israelíes y los rumores de guerra. Los esfuerzos de Egipto para negociar la calma entre Hamas, el grupo palestino que controla Gaza e Israel, parecían haber tenido éxito.
 
No fue tan malo como el 30 de marzo del año pasado, o el 14 de mayo, u otras fechas menos conocidas, cuando los hospitales se vieron abrumados y los pacientes se quedaban esperando tratamiento en los pasillos.
 
Lo que sería inimaginable en otro lugar se ha vuelto normal aquí en Gaza. Un día en el que murieron cuatro personas y 64 sufrieron disparos con munición real, es uno en el que nos sentimos casi felices porque no eran las doscientas o trescientas, o incluso más, que habíamos temido que pudieran ser.
 
 
Debemos luchar contra este sentido de normalidad. No es normal ver a tantos jóvenes llegar al hospital, todos a la vez y con balas en las piernas.
 
No es normal que nuestros cirujanos trabajen con un hombre de 25 años de edad al que se tuvo que reemplazar toda su sangre porque una bala le atravesó tanto la arteria principal como la vena principal del pecho.
 
No es normal que extraigan el riñón de un niño porque intentar salvarlo significaría que se desangraría hasta morir. No es normal que nuestros médicos de emergencia escuchen los pulmones llenos de un paciente, alcanzado en la garganta con lo que aparentemente era un bote de gas lacrimógeno.
 
No es normal que demos de alta a un paciente de nuestras clínicas, y luego lo readmitamos cuando le vuelvan a disparar, solo para que su familia nos diga que volvió a la cerca y fue asesinado.
 
El cruce entre Gaza e Israel ahora está abierto de nuevo para los pocos afortunados que pueden usarlo. Se habla de que Israel proporciona más electricidad y más espacio a los pescadores de Gaza para ejercer su oficio. Israel espera a cambio la calma de los palestinos.
 
Los medios de comunicación del mundo que vinieron a ver qué pasaría este fin de semana se irán a casa, y Gaza una vez más saldrá de los titulares, hasta que la violencia vuelva a estallar.
 
Mientras tanto, sin embargo, Gaza continuará sufriendo en las circunstancias a las que sus habitantes se han acostumbrado: una economía en caída libre, un sistema de salud prácticamente quebrado por el bloqueo israelí y por las luchas internas palestinas, miles de pacientes con heridas de bala que esperan, con la esperanza de que sanarán
 
 
Nosotros en MSF volveremos a nuestras actividades habituales esta semana, trabajando en nuestras clínicas y hospitales en toda Gaza. Admitiremos a más pacientes con heridas de bala y continuaremos tratando a los casi 1,000 que permanecen en nuestros registros, un recordatorio vivo del sufrimiento que ha sufrido Gaza durante el último año.
 
Sin embargo, a medida que volvemos a la rutina, debemos hacer todo lo posible por recordar que a pesar de la pequeña esperanza de que un acuerdo pueda cambiar parcialmente la situación de los habitantes de Gaza, esto no ha terminado. No es así como deben vivir las personas. Esto no es normal.