08.04.2020

Cristian Reynders, coordinador de terreno de Médicos Sin Fronteras en el noroeste de Siria, explica en este texto lo que la potencial propagación de la COVID-19 podría implicar en Idlib y cómo MSF se prepara ante esta situación.

"No hace mucho, la COVID-19 todavía no estaba en los titulares de todo el mundo. En las noticias de televisión pasaban informes sobre varios temas no relacionados con la pandemia. Muchos de estos se referían a la situación humanitaria en la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria.

La guerra siria acaba de entrar en su décimo año e Idlib es actualmente el área más afectada por el conflicto. Los bombardeos diarios han desplazado a casi un millón de personas de sus hogares en solo unos pocos meses. Desde el comienzo del año, la lucha ha dejado fuera de servicio a más de 80 hospitales. No hace mucho tiempo, Idlib era una emergencia humanitaria. Hoy todavía lo es. La pandemia de COVID-19 ha agregado otra capa de complejidad a una situación que ya era catastrófica.

La semana pasada, Siria confirmó su primer caso de COVID-19. Desde entonces, el número de casos ha aumentado ligeramente, pero hasta ahora, no se han identificado casos positivos en Idlib. Sin embargo, nuestros equipos no quieren esperar a que esto suceda antes de prepararse para ello, porque sabemos qué tan preocupante podría ser la propagación de la enfermedad en ese lugar.

 

En los países desarrollados, como Italia, España y Estados Unidos estamos viendo los hospitales públicos en el borde del colapso debido a la propagación de la COVID-19. ¿Cómo, entonces, hará frente el sistema de salud de Idlib? La atención médica en el noroeste de Siria se ha visto gravemente afectada por el conflicto. De hecho, ya estaba en su límite antes de la propagación del nuevo coronavirus que fue declarado una pandemia.

Incluso si la COVID-19 aún no se ha extendido en el noroeste de Siria, las personas ya se enfrentan a una serie de preguntas sin respuesta y opciones imposibles. De hecho, la mayoría de las recomendaciones para proteger a las personas contra el virus y ralentizar su propagación simplemente no se pueden implementar en Idlib.

¿Cómo puede pedirle a la gente que se quede en casa para evitar infecciones? ¿Dónde está su hogar? Estamos hablando de casi un millón de personas desplazadas, al menos un tercio de la población total de Idlib, la mayoría de ellas viviendo en tiendas de campaña en campamentos. Ellas no tienen hogar.

Cuando una persona muestra síntomas de COVID-19, se le pide que se aísle. ¿Dónde está el espacio para hacer esto en Idlib? Muchas familias tienen que compartir carpas con otras familias. También se les pide a las personas que practiquen buenas medidas de higiene y que se laven las manos con frecuencia. Pero, ¿cómo puedes practicar una buena higiene cuando vives rodeado de barro?

Si desarrolla síntomas graves, la persona debe ir a un hospital, pero cuando solo un puñado de hospitales están abiertos, y estos hospitales ya están sobrecargados y no están equipados para hacer frente a una emergencia de salud pública, ¿a dónde puede ir realmente?

Mientras se preparan para una posible propagación de la COVID-19 en el noroeste de Siria, los médicos también enfrentan opciones imposibles y deben priorizar constantemente: elegir entre capacitarse y prepararse en caso de que la pandemia llegue a Idlib y lidiar con el flujo interminable de pacientes que vienen a recibir tratamiento. El personal médico en Idlib está haciendo todo lo posible con los pocos medios a su disposición. Nunca dejaré de impresionarme por su capacidad para mantenerse firmes ante tantas dificultades, por su capacidad de recuperación, por su compromiso de seguir trabajando en estas condiciones increíbles.

Las organizaciones humanitarias también tienen que tomar decisiones imposibles en estas circunstancias: ¿Qué medidas debemos tomar para prevenir una posible propagación del virus? ¿Deberíamos detener nuestro trabajo en los campamentos para evitar que las personas se reúnan frente a nuestras clínicas móviles o durante nuestras distribuciones de artículos esenciales? ¿Estamos protegiendo a las personas si detenemos nuestras actividades o las estamos privando de servicios esenciales y, por lo tanto, estamos poniendo en riesgo su salud? Este tipo de dilema es uno que enfrentan constantemente aquellos en nuestro campo de trabajo.

La decisión que MSF ha tomado es mantener nuestras actividades en funcionamiento. Esto se debe a que sabemos que la asistencia que brindamos, incluso si no cubre todas las necesidades, es vital para decenas de miles de personas en Idlib. Y es porque más de 35 por ciento de los pacientes que vemos en nuestras clínicas móviles ya padecen infecciones respiratorias y una posible propagación del virus podría provocar complicaciones rápidamente. Las personas necesitan nuestra ayuda y no queremos dejar de proporcionarla, pero también estamos adaptando nuestras actividades y tratando de actuar responsablemente ante una posible propagación de la COVID-19.

En los campos, hemos comenzado a implementar medidas de distanciamiento social al proporcionar nuestros servicios regulares. Cuando gestionamos clínicas móviles, sólo permitimos que pequeños grupos se reúnan alrededor de nuestros camiones mientras esperan sus consultas. Durante nuestras distribuciones de artículos de primera necesidad, pedimos a las personas que mantengan distancia entre ellas. De esta forma, seguimos ayudando a las personas desplazadas y, a la vez, disminuimos el riesgo de que contraigan el virus al acudir a recibir asistencia. Por supuesto, también queremos proteger a nuestros equipos y les hemos equipado con equipo de protección para que puedan seguir trabajando en los campos.

También hemos estado trabajando para prepararnos a nivel hospitalario. Las instalaciones médicas que permanecen abiertas en la provincia de Idlib juegan un papel vital para la población y debemos centrarnos en apoyarlas para que se preparen. Hemos establecido comités de higiene en tres hospitales diferentes que ya cuentan con el apoyo de MSF. También hemos establecido nuevos sistemas de clasificación en estos lugares para identificar y aislar mejor a los pacientes sospechosos del COVID-19. Y estamos realizando capacitaciones en la gestión del flujo de pacientes en coordinación con las autoridades sanitarias locales y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Estamos poniendo todo lo que podemos en su lugar, pero hablando pragmáticamente probablemente no será suficiente si la COVID-19 comienza a extenderse mañana en la provincia de Idlib. Lo que está sucediendo hoy en el noroeste de Siria es una emergencia humanitaria. Una emergencia de salud pública en medio de todo esto podría convertirse rápidamente en catastrófica, a no ser que haya una movilización internacional inmediata; a menos que los médicos y las organizaciones humanitarias reciban los medios para abordar esta catástrofe potencial adecuadamente antes de que suceda; a menos que los hospitales reciban los suministros y el equipo que necesitan para enfrentar esta "crisis sobre otra crisis".

Pero la respuesta a esta situación no sólo puede ser médica. La asistencia sanitaria es, por supuesto, clave, pero no es la única necesidad en Idlib. La gente todavía necesita comida, la gente todavía necesita refugio, la gente todavía necesita saneamiento. Cuando se enfrenta a una pandemia, todas estas cosas son esenciales. El COVID-19 está afectando a todos en todo el mundo. Ya sea que las personas estén en Siria o en Italia, todas están conectadas. Este virus afecta a todos, sin importar su nacionalidad o el color de su piel. Y así como este virus no tiene fronteras, espero que la solidaridad tampoco tenga fronteras."