16.11.2018

Sundas Pervez es una enfermera que trabaja en la unidad de neonatos en el Hospital para Mujeres en Peshawar, Pakistán. Trabaja ahí con Médicos Sin Fronteras desde 2014. En este blog, escribe sobre la vez que atendió a unas trillizas recién nacidas.

"“Hace unas semanas, estaba trabajando en el turno mañana cuando recibí de un colega el caso de unas trillizas prematuras. Eran tres niñas que habían sido admitidas en el hospital por su bajo peso. Después de su evaluación y tratamiento inicial, llamé a la mamá y le pedí que se extrajera un poco de leche para alimentarlas. Mientras lo hacía, comencé a leer su expediente y nos pusimos a conversar.

Una pregunta

Súbitamente me vino a la mente una pregunta. Me acerqué de forma titubeante y le pregunté: “Estás feliz de haber dado a luz a tres niñas? ¿No esperabas un niño?"

Normalmente, las personas en la cultura local se sienten más felices si un niño nace dentro de la familia. Se sienten orgullosos de tener un varón que pueda representar a su familia y traer el pan a la mesa. Poco después de preguntarle eso, me di cuenta de que probablemente fue algo inapropiado. Rápidamente me disculpé y le pedí que ignorara mi pregunta.

Ella solo sonrío y, después de un par de segundos, me respondió: “por supuesto que estoy feliz, ¿por qué no lo estaría. Yo misma soy una mujer."

Me quedé en silencio por un momento. Su declaración me hizo reír, y me sentí serena.

Las trillizas dentro de sus incubadoras el Hospital para Mujeres en Peshawar, Pakistán.

Una celebración

He visto familias que no se alegran tanto durante el nacimiento de niñas. Así que le pregunté cómo se sentían su esposo y sus suegros. ¿También estaban felices? Sin pensarlo ni un momento, me contestó con alivio: me dijo que su marido estaba muy feliz, al igual que su suegra.

Su suegra incluso pidió a los nuevos padres que le informaran cuando planeaban salir del hospital para regresar a casa y celebrar la llegada de las trillizas con un Dhol -un barrill de madera tallada que se usa para celebrar la ocasión- y con la distribución de maní alrededor del pueblo.

Me sentí genial al escuchar todo esto.

Las trillizas están luchando arduamente, su estado de salud mejora día con día. Su primer tratamiento con antibióticos ha sido completado y esperamos que puedan ser dadas del hospital dentro de unos días"

 

LEER MÁS

Pakistán: Brindar asistencia y crear conciencia para reducir la mortalidad infantil