08.08.2018
Durante la primera semana de intervención, nuestros equipos establecieron unidades de aislamiento y tratamiento en el epicentro de la crisis, y están brindando apoyo al sistema de salud local para que permanezca completamente funcional. MSF continúa trabajando en sus otros proyectos en la región.
 
El décimo brote de Ébola en la República Democrática del Congo se declaró el 1 de agosto en la provincia de Kivu del Norte, en la parte noreste del país.Hasta el momento, las autoridades de salud han reportado 74 casos y 34 muertes.
 
MSF interviene dentro del marco del plan de respuesta del Ministerio de Salud. Durante la primera semana de intervención, nuestros equipos establecieron una unidad de tratamiento en la ciudad de Mangina, el epicentro del brote, con capacidad de 30 camas dentro de las tiendas de aislamiento. Se instaló otra unidad de aislamiento en Beni, una ciudad de 400,000 habitantes, que está a 45 minutos de distancia.
 
MSF también está ofreciendo capacitación en cuestión de prevención y control de infecciones a los centros de salud de los alrededores: uno de los elementos clave de la respuesta es asegurarse de que el resto del sistema de salud siga funcionando, a fin de preservar la continuidad de la atención para los otros pacientes.
 
"Hay varios desafíos que tenemos que enfrentar", dice Gwenola Seroux, directora de la célula de emergencia de MSF. "El primero, por supuesto, es limitar la propagación de la epidemia, y para lograrlo es necesario proteger del virus a los trabajadores sanitarios y las instalaciones de salud. Las vacunaciones que el Ministerio de Salud está comenzando a proporcionar, son otra parte crítica de este esfuerzo ". 
 
Otros proyectos de MSF en la región también han elevado el nivel de alerta y puesto en marcha procedimientos para salvaguardar las actividades existentes del riesgo de contaminación; entre estas actividades se incluyen proyectos de MSF que brindan atención a pacientes pediátricos, pacientes con desnutrición y a sobrevivientes de violencia sexual en Lubero y Bambu-Kiribizi, y en el hospital en Rutshuru.
 
Alrededor de 800 contactos de pacientes con Ébola ya han sido identificados por las autoridades de salud y están siendo monitoreados para controlar cualquier síntoma temprano de la enfermedad.
 
Y hay más desafíos debido al contexto: la región donde se ha presentado el brote se ha caracterizado durante mucho tiempo por la violencia constante. "Es la primera vez que realizamos una respuesta a un brote de Ébola en un área de conflicto", dice Gwenola Seroux. "Esto hará que la respuesta sea aún más difícil, especialmente en lo que refiere a limitar la propagación de la enfermedad en áreas de difícil acceso. Nuestra capacidad para avanzar en el terreno será limitada ".
 
La zona también se encuentra muy cerca de la frontera con Uganda, y las autoridades de Kampala han pedido que sus ciudadanos estén en alerta máxima. Los equipos de MSF en el lado ugandés de la frontera han sido igualmente reactivos, y están colaborando con las autoridades nacionales en caso de que se requiera una intervención en el país vecino.
 
Si bien el origen del brote podría remontarse a mayo, parece no tener relación con el brote anterior que afectó a la región de Ecuador y fue declarado como terminado en julio.