"El sarampión es una enfermedad altamente contagiosa y, en una comunidad que no está vacunada, se puede propagar como un incendio forestal, afectando principalmente a niños pequeños que no lo han tenido antes."

MÅRTEN LARSSONMédico pediatra
06.03.2019
A medida que la temporada de malaria comienza a menguar en el noreste de Nigeria, el doctor sueco Mårten y su equipo detectaron un aumento en la cantidad de niños que llegan con sarampión a la clínica de MSF. Su pregunta: ¿podría haber un brote en una comunidad cercana?
 
“Las lluvias pararon hace casi dos meses, y ahora un viento seco ha comenzado a soplar desde el norte, el infame Harmattan que sopla desde el desierto del Sahara. Este viento reseca la piel y hace que las noches sean más frescas. Por la mañana, la mayoría de las personas pueden vestirse con chaquetas, suéteres o incluso envolverse en chales.
 
Sin embargo, como sueco, agradezco la oportunidad de realizar ejercicios matutinos a 18 grados centígrados en lugar de los habituales 28. Por la tarde, la temperatura seguirá siendo de 35 grados. Se acerca el invierno...
 

Las garras de la malaria

 
Con el cambio de clima, también hemos visto un cambio esperado en el panorama de esta enfermedad. La malaria que hizo que nuestro hospital fuera más allá de su capacidad debido a la gran cantidad de pacientes cuando llegué por primera vez a este lugar, hace poco más de dos meses, ahora ha disminuido y nuestro hospital ha comenzado a estar más tranquilo a medida que los mosquitos disminuyen.
 
Sin embargo, debido a la cantidad de piscinas, charcos y tanques de agua que se encuentran en la ciudad, no hemos eliminado completamente los mosquitos ni la malaria. A pesar de ello, los pacientes actuales son solo un tercio de los que atendimos cuando la malaria estaba en su peor momento. Y ahora todos los pacientes tienen su propia cama (ya no es necesario que compartan), y los cuidados de enfermería que necesitan. Es un sentimiento gratificante, un respiro muy necesitado para el cansado personal sanitario.
 
Una mañana, me pidieron que fuera a nuestra tienda de aislamiento para evaluar a un paciente con uno de nuestros médicos. En esta tienda es donde tratamos a los niños con sarampión, una enfermedad que comenzamos a ver más a finales de noviembre. En una de las camas había un niño pequeño que jadeaba mucho mientras estaba en el regazo de su madre. Había llegado unos días antes, con fiebre y una erupción en la cara. Pero súbitamente se había deteriorado su salud durante la noche y había dejado de comer. Estaba despierto, pero somnoliento, y no realizaba ningún contacto visual.
 
Hemos tenido algunos casos de sarampión desde que estoy aquí, pero actualmente hemos visto un claro aumento de casos. Es común en esta época del año, cuando el Harmattan llega y la temperatura baja, según me dice el personal local. Sin embargo, el sarampión es una enfermedad altamente contagiosa y, en una comunidad que no está vacunada, se puede propagar como un incendio forestal, afectando principalmente a niños pequeños que no lo han tenido antes.
 
 

Comunidades vulnerables

 
Puedes pensar que un poco de fiebre, tos, secreción nasal, ojos rojos y algunas manchas no son tan peligrosos. Pero el sarampión es peligroso porque afecta el sistema inmunológico y puede provocar infecciones secundarias graves, como la neumonía, una inflamación cerebral y diarrea con deshidratación.
 
En una comunidad como Maiduguri, donde muchas personas tienen un sistema inmunológico deteriorado debido a la desnutrición y las deficiencias de vitaminas, un brote de sarampión puede tener consecuencias muy graves. Como resultado, la vacunación masiva contra esta enfermedad siempre es una parte central de las medidas preventivas que deben tomarse durante una respuesta humanitaria ante un desastre. Se ha implementado en Maiduguri en varias ocasiones previas.
 
Sin embargo, es un desafío vacunar a todas las personas dentro de una comunidad que está en constante crecimiento y movimiento, y lo mismo pasa con aquellas comunidades con muchas personas desplazadas internamente que viven con sus familiares, amigos o en campos temporales desorganizados.
 
Pronto notamos que muchos de los pacientes con sarampión que habían estado llegando provenían de la misma área, y que la mayoría no estaban vacunados. Siempre reportamos los casos de sarampión a las Autoridades de Salud Pública de Nigeria (Nigerian Public Health Authority, en inglés), apoyada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).
 
Vinieron a visitar el hospital y a obtener muestras de nuestros pacientes. Su siguiente paso es buscar activamente casos de sarampión en las áreas de donde provienen los pacientes, evaluarán si está ocurriendo un brote y, si es el caso, iniciarán rápidamente una campaña de vacunación.
 

Recuperación y riesgos

 
Confirmamos que el niño tenía una neumonía grave como resultado del sarampión, a pesar de que estaba tomando antibióticos. Ahora le estamos dando un tratamiento intravenoso y más oxígeno. Idealmente, nos gustaría trasladarlo a nuestra unidad de cuidados intensivos, pero desafortunadamente no es posible porque infectaría a todos los demás pacientes allí. Entonces, debemos hacer lo mejor que podamos en la carpa para pacientes con sarampión.
 
A la mañana siguiente, la respiración del pequeño se había calmado un poco, y recuperó su interés en ser amamantado nuevamente. Con suerte, estará bien.
 
Hasta ahora, de los más de 50 pacientes que tenemos, murieron dos en los últimos dos meses debido a la neumonía. Desafortunadamente, existe el riesgo de que haya más casos. "