14.04.2018
Cerca de 60,000 personas han sido desplazadas de Guta Oriental hacia el noroeste de Siria en solo un mes. Un número significativo de estos hombres, mujeres y niños están heridos o enfermos, y necesitan atención médica. Médicos Sin Fronteras (MSF) participa en la respuesta médica, apoyando al principal hospital a cargo de la evaluación y el tratamiento de estos pacientes en un lugar conocido como el "punto cero", donde los recién llegados descienden de los autobuses. Refaat Al Obed, Director Médico del hospital, describe la situación.
"He estado trabajando en el hospital Qalaat Al Madiq desde que abrió, hace aproximadamente un año y medio. Nuestro hospital está especializado en atención médica materno infantil y se ubica en un área en donde no hay muchos otros hospitales, por lo que tratamos a un promedio de 300 pacientes por día.
Nuestro hospital está justo en primera línea entre las áreas controladas por el gobierno de Siria y por los grupos armados de oposición. En la práctica, esto significa que generalmente, cuando se produce un acuerdo de reconciliación entre los beligerantes en diferentes partes del país, y cuando las personas son transferidas a Idlib, primero pasan por aquí, en Qalaat Al Madiq.
"Pillados desprevenidos cuando 5 mil personas fueron dejadas frente a nuestras instalaciones"

Cada vez que esto sucede, tratamos de prepararnos lo mejor que podemos. Así que, hace unas semanas, cuando nos informaron que la gente comenzaría a venir desde Guta Oriental, nos preparamos. Nos pusimos en contacto con MSF y les pedimos que nos proporcionaran suministros y equipamiento médico para poder realizar más cirugías, sesiones de rehabilitación y remitir pacientes a otros hospitales en la región. MSF nos envió una tienda de campaña para clasificar a los pacientes que ingresan, así como suministros médicos y kits para emergencias. También nos ayudaron con la logística y nos dieron consejos técnicos.
Sin embargo, cuando la gente de Guta Oriental comenzó a llegar a Qalaat Al Madiq, tuvimos mucho trabajo y estuvimos bajo mucha presión. El primer día nos pillaron un poco desprevenidos, cuando dejaron ¡a 5,000 personas frente a nuestras instalaciones! No estábamos listos para tratar a tantos pacientes. Cada vez que los desplazados internos llegan a nuestra área, enfrentamos el mismo tipo de desafíos y dificultades. Pero esta vez, la cantidad de personas que llegaron fue mucho mayor de lo que esperábamos.
"Muchas personas heridas o que necesitan atención médica urgente"

Más de 200 pacientes con traumatismos llegaron a nuestro hospital en los primeros días: en su mayoría personas afectadas por los bombardeos durante la reciente ofensiva, pero también pacientes con disparos. Además, tuvimos que atender más de 20 partos naturales y cesáreas. Nuestro personal médico se movilizó todos los días para manejar esta emergencia. Además de las lesiones por trauma, también diagnosticamos muchas necesidades médicas que generalmente deberían ser tratadas por especialistas. Tuvimos que lidiar con algunos niños que sufren de desnutrición, por ejemplo. No contamos con profesionales de la salud especializados para responder a tales necesidades, y no contamos con una sección dedicada en nuestro hospital para este tipo de casos.
Manejamos y tratamos tantos pacientes como pudimos, mientras que otros fueron transportados y referidos, cuando fue posible, a otras instalaciones con departamentos médicos especializados y apropiados. Aunque el papel de nuestro hospital fue y sigue siendo crítico en el marco de esta respuesta de emergencia, realmente tuvimos que depender de otros hospitales y organizaciones para brindar a las personas la mejor asistencia.
Nuestras instalaciones son relativamente pequeñas y solo tenemos un quirófano, por lo que simplemente no pudimos manejar esta afluencia de pacientes por nuestra cuenta. Por ejemplo, en algún momento, uno de los convoyes recibió disparos en su camino hacia el noroeste de Siria y recibimos a ocho pacientes con heridas de bala frescas, que llegaron a la vez, directamente desde el autobús. Habríamos necesitado de dos a tres quirófanos para manejar tal afluencia de pacientes.
Una gran cantidad de personas de Guta Oriental se han establecido en Qalaat Al Madiq y sus alrededores. La presión, el estrés y la carga de trabajo siguen siendo elevados: todos los días nos encontramos con personas que necesitan atención, pacientes que deben ser operados. Hemos tenido un gran incremento en el número de pacientes que acudían a nuestras instalaciones todos los días. Este último mes ha sido muy difícil para nosotros: hay solo unas pocas docenas trabajadores sanitarios atendiendo a miles de pacientes".
--------
MSF ha estado apoyando en la provisión de atención médica a las comunidades en la región de Guta Oriental desde 2013. Incapaz de estar físicamente presente en Guta Oriental, MSF apoyó a médicos sirios en el terreno desde el exterior. En el norte de Siria, MSF opera directamente cinco centros de salud y tres clínicas móviles, y tiene asociaciones con otras cinco instalaciones. MSF también proporciona soporte a distancia a alrededor de 25 instalaciones de salud en todo el país, en áreas donde los equipos no pueden estar presentes permanentemente.
Las actividades de MSF en Siria no incluyen las áreas controladas por el grupo Estado Islámico, ya que no se han obtenido garantías de seguridad e imparcialidad de sus líderes, MSF tampoco puede trabajar en las áreas controladas por el gobierno, ya que a pesar de las solicitudes de MSF hasta la fecha, no se le ha permitido el acceso. Para garantizar la independencia de cualquier presión política, MSF no recibe fondos de ningún gobierno para su trabajo en Siria.