"Culturalmente, se espera que las mujeres tengan muchos bebés y no es raro ver a las mujeres embarazadas por sexta o séptima vez".

Heather GottliebGinecóloga / Obstetra
04.01.2018
Heather Gottlieb es una médico ginecóloga y obstetra canadiense que actualmente está colaborando en el hospital materno infantil de la ciudad de Khost, en Afganistán. En este texto nos cuenta su experiencia atendiendo a las mujeres de la comunidad.
 
 
"Cierro los ojos y respiro profundamente. Por un segundo, dejé que mi mente volviera a las vistas que vi desde el pequeño avión de hélice el día antes de mi llegada a Khost desde Kabul. Las vistas de las montañas nevadas del desierto me llenan de calma. Abro los ojos y exhalo, lista para enfrentar el caos frente a mí.
 
Hay un mar de pacientes y sus cuidadoras abarrotando el pasillo frente a mí, algunas en burkas azules, otras con múltiples capas de paños coloridos y bufandas. Las mujeres me sonríen y suavemente alcanzan mis manos mientras me hablan en Pashtu. "Pashtu nishta" respondo con una sonrisa apresurada mientras me abro un camino. No hablo mucho pashtu y necesito llegar al quirófano. Es urgente.
 
Un paciente había llegado a nuestro hospital con fuertes contracciones después de recibir múltiples inyecciones de oxitocina, un medicamento para mejorar las contracciones uterinas, en una clínica privada. Esta es una práctica muy común en esta región de Afganistán. Los medicamentos inductores del trabajo de parto están disponibles fácilmente y son ampliamente prescritos en Khost. Existen ciertas situaciones en las que su uso es apropiado, pero cuando no se usan adecuadamente, pueden ser peligrosos tanto para la madre como para el bebé.
 
Ella había dado a luz un bebé hace unos años pero este bebé no nacía. Cuando llegó al hospital parecía angustiada, con el pulso acelerado. Una ecografía rápida reveló que el bebé tenía la cabeza muy grande y llena de líquido, situación que se conoce como hidrocefalia y que frecuentemente es el resultado de un defecto del tubo neural o de una malformación. Sería casi imposible liberar al bebé normalmente. El bebé estaba muerto, pero lo más grave es que estaba completamente fuera del útero, el útero se había roto.
 
 
En el quirófano evaluamos el daño, mientras el anestesista resucitaba a la paciente con líquidos y sangre. Tan pronto como hicimos un corte en el abdomen, emergió el bebé seguido por la placenta, completamente desprendido, y sobre un litro de sangre. Luego vimos el útero, cuyo aspecto inferior había explotado por completo. Como un complejo rompecabezas, tratamos de volver a armarlo. Pero las piezas no se ajustaban y otras faltaban. No tuvimos más remedio que realizar una histerectomía para extirpar el útero.
 
 
Bajo cualquier circunstancia, esta es una historia triste, pero para una mujer en Afganistán, es mucho más devastadora. Culturalmente, se espera que las mujeres tengan muchos bebés y no es raro ver a las mujeres embarazadas por sexta o séptima vez.
 
Mientras hago mis rondas de pacientes más tarde ese día, noto a una paciente joven y hermosa, con los más cautivadores ojos verdes. Había dado a luz a gemelos por vía vaginal el día anterior y después había sangrado significativamente. Esto no es raro, que un útero cansado no se contraiga como debería para detener el sangrado. Ahora estaba mucho mejor. "¡Mubarak, shah!", Le digo, felicidades en Pashtu.
 
 
Ella sonrió y tocó mi hombro mientras recogía su historial clínico. Apenas podía creer lo que veía mientras pasaba las páginas. Confirmé a través del traductor que a los 30 años de edad ya ha tenido 9 embarazos y 8 partos, incluido este más reciente de gemelos. Uno de sus bebés había muerto, por lo que con sus nuevos gemelos ahora tiene 9 hijos. Antes del alta, discutimos las opciones anticonceptivas. Ella lo piensa por un minuto, pero desea hablar primero con su marido. Todavía es joven y se espera que tenga más bebés.
 
La planificación familiar se ofrece en Khost para ayudar a las mujeres a espaciar o prevenir futuros embarazos. Especialmente en mujeres que han tenido complicaciones obstétricas, la planificación familiar realmente puede salvar vidas".