09.01.2020
María, de 80 años, vivía con su hijo en la aldea ucraniana de Opytne, pero éste murió en un bombardeo derivado de los conflictos en el este de Ucrania.
 
Parece que algunas partes del mundo olvidan que hay un conflicto en el este de Ucrania. Después de cinco años, los traumas y las tragedias siguen afectando a miles de personas. 
 
Este artículo fue escrito en memoria de María, que vivía en la aldea ucraniana de Opytne.
 
Mataron a mi hijo”, dijo Maria, de 80 años, o Masha, como se la conoce en la aldea. Ese día hubo bombardeos y le rogó a su hijo Vitja que se quedara en casa. Pero él salió. Quería ayudar a sus vecinos a proteger las tuberías de gas del daño.
 
“De repente, Sasha (un conocido) estaba corriendo hacia mí, diciendo” ¡Vitja está herido!”, Agregó Masha. Su hijo había sido golpeado en la cabeza por un trozo de bala de metralla.
 
“Puse un poco de zeljonka (antiséptico) sobre él y envolví su cabeza con vendas. Siempre tuve un botiquín de primeros auxilios a la mano”.
 

Una carrera para salvar a Vitja

Vecinos y soldados llegaron corriendo. Brindaron primeros auxilios y ofrecieron llevar a Masha y Vitja a un hospital.
 
“Hubo disparos en Avdiivka. Hubo disparos en Dimitrovo”, dijo con lágrimas en los ojos.
 
Finalmente, lograron llevar a su hijo a Dnipro, a casi 250 kilómetros de distancia, donde se le sometió a una cirugía para quitarle la bala de metralla de la cabeza. 
 
Su condición mejoró y pudo regresar a su hogar, pero luego se sintió mal nuevamente.
 
“Tuvo un derrame cerebral y murió en mis brazos. He estado sola desde entonces. Han pasado años desde entonces”.
 

De 800 a 38

Opytne es un pueblo en una zona controlada por el gobierno del este de Ucrania. Está a poca distancia de las ruinas del aeropuerto de Donetsk, que ahora se encuentra al otro lado de la línea de contacto. 
 
“Los francotiradores acechan detrás de nuestros hogares sin importar el miedo que provocan en nuestras almas”.
 
Hace cuatro o cinco años, los enfrentamientos violentos para obtener el control de este lugar eran comunes. De los 800 residentes, solo 38 han permanecido en sus casas dañadas, que están acribilladas con balas. Todos los demás huyeron o murieron.
 
El conflicto ha dejado a los residentes sin electricidad, agua corriente y gas. Han sido aislados del mundo, cercados por la línea del frente por un lado y los campos minados por el otro.
 

La vida en el frente de guerra

La mayoría de las personas que permanecen y luchan por sobrevivir en medio del conflicto son ancianas. 
 
El único camino que conecta Opytne con el mundo exterior corre entre campos cubiertos de minas. Cuando llueve, es imposible conducir por el camino embarrado.
 
“Solía ​​haber una oficina de correos aquí. Una tienda. Ahora no hay nada. Nos traen la ayuda humanitaria que pueden hasta acá”, explicó Masha.
 
Sufriendo de hipertensión arterial, Masha fue una de los pacientes que se recibió en una clínica móvil de Médicos Sin Fronteras en Opytne.
 

“Deberíamos habernos ido”

Masha nació en Zakarpatia, Ucrania occidental. Se mudó a Opytne con su esposo en la década de 1970. Realmente no quería mudarse, preferiría haberse quedado en la región de Rostov, donde vivían antes. Pero ella se fue. El hermano de su esposo ya estaba en Opytne.
 
Compraron una casa, así que se quedaron y, con el tiempo, ella se acostumbró. Ella trabajaba en una granja ordeñando vacas. Entonces su esposo murió. El conflicto comenzó.
 
“Mi hijo quería quedarse. Debería haberlo convencido… Deberíamos habernos ido”, sollozó.
 
“Ahora vivo sola con dos gatos y un perro”, agregó con una leve sonrisa.
 
ʺTengo una hermana en Zakarpatia; nos llamamos de vez en cuando. Pero no me iré ahora. Mi familia está aquí… Mi esposo y mi hijo están enterrados aquí”.
 

Recordando a Masha

Unos días después, el personal de MSF se enteró de que Masha había muerto en un incendio. Su casa se había incendiado. Todavía no se sabe por qué. 
 
Una teoría es que el fuego puede haber sido iniciado por una lámpara de queroseno o una vela. En Opytne, se usan ampliamente ya que los cables eléctricos se cortaron durante el conflicto.