Actualización – agosto 2018

Actualización correspondiente al mes de agosto de 2018 sobre las actividades en el distrito de Cox’s Bazar, Bangladesh, brindando atención a los refugiados rohingya que han huido de Myanmar.

 

Resumen

- NÚMERO DE INSTALACIONES DE SALUD: 5 instalaciones de salud para pacientes internados, 4 centros de atención primaria, 9 puestos de salud / instalaciones - para pacientes ambulatorios y una clínica móvil (detalles a continuación).

- NÚMERO DE PERSONAL: Más de 2,000 trabajadores de MSF y más de 1,000 voluntarios trabajan en conjunto para responder a las necesidades de salud y agua y saneamiento de los refugiados rohingya.

- NÚMERO DE PACIENTES: Entre agosto de 2017 y finales de junio de 2018, nuestros equipos llevaron a cabo 656,228 consultas ambulatorias, incluidas más de 8,000 consultas para las personas locales que viven alrededor de nuestras instalaciones de salud, y 13,115 consultas de pacientes hospitalizados.

- PRINCIPALES CAUSAS DE MORBILIDAD: infecciones respiratorias, enfermedades diarreicas y enfermedades de la piel, todas relacionadas con las precarias condiciones de vida, así como con enfermedades no transmisibles.

- AGUA Y SANEAMIENTO: Las actividades incluyen la perforación de pozos y tubería, el establecimiento de sistemas de distribución de agua, el transporte en pipas, el deslavado de letrinas viejas, la construcción de nuevas letrinas sustentables, la cloración de baldes de agua y la distribución de filtros de agua domésticos.

- SERVICIOS DE SALUD MENTAL:  Los servicios de salud mental se han ampliado y ahora están disponibles en la mayoría de las instalaciones de MSF.

- ALCANCE COMUNITARIO: los equipos de alcance comunitario se centran en la promoción de la salud, prevención de brotes, alerta y respuesta, mientras que los equipos de vigilancia reúnen indicadores demográficos, nutricionales, de mortalidad y de nacimiento, cubriendo el 80% de los asentamientos de refugiados. Un equipo exclusivamente femenino difunde mensajes sobre salud sexual y reproductiva en la comunidad.

 

Acontecimientos recientes

 

TEMPORADA DE LLUVIAS

La temporada del monzón ha llegado y las intensas lluvias han causado estragos en los campos y las comunidades locales. Las lluvias han provocado deslizamientos de tierra, inundaciones e incendios, lo cual ha tenido como consecuencia lesiones, muertes y destrucción de infraestructura e instalaciones. Algunas carreteras se han vuelto inaccesibles y requieren reparaciones.

Los rohingya que viven en los campos siguen en riesgo de brotes de enfermedades, interrupciones y acceso deficiente o complicado a la atención médica. Desde el 11 de mayo, más de 49,000 personas se han visto afectadas por al menos 560 incidentes. Estos incluyen 297 deslizamientos de tierra, que afectaron a más de 15,000 personas, y 41 casos de inundación, que afectaron a 1,300 hogares. Se espera que la temporada del monzón dure de junio a septiembre.

 

REUBICACIONES

Incluso con las lluvias, miles de personas en los campos de Kutupalong-Balukhali y Nayapara continúan siendo reubicadas debido a condiciones inestables y peligrosas. En Kutupalong-Balukhali, las personas han sido trasladas al lado extremo occidental del campo donde escasean los servicios básicos.

Inicialmente, estas nuevas ubicaciones se adaptaron de manera apresurada y, a menudo, inadecuada. En ocasiones, los refugios de emergencia se ubicaban al borde del hundimiento de la tierra, el suministro de agua y el saneamiento eran insuficientes, y muchas estructuras de salud aún no operaban. Lo anterior dejó a miles de personas en una situación desesperante durante algunos de los días más intensos de lluvia.

Desde mediados de junio, las organizaciones responsables de las reubicaciones han logrado avances notables en la mejora de los nuevos campos de destino y se han realizado esfuerzos para consultar a las comunidades antes de trasladarlas. A pesar de las reubicaciones en curso, decenas de miles de rohingyas en el distrito están directamente en riesgo debido a los deslizamientos de tierra y las inundaciones, que también pueden causar el desbordamiento de los inodoros y la contaminación del agua potable.

 

CONDICIONES DE VIDA

La sobrepoblación y el congestionamiento del lugar continúan siendo motivo de gran preocupación. El terreno de Kutupalong-Balukhali continúa expandiéndose hacia el oeste, donde la geografía consiste en un terreno montañoso y remoto que ha sido despojado de árboles y vegetación. Esto también es una preocupación en Nayapara, el refugio principal al sur de la península. Mientras se preparan tierras adicionales, las autoridades de Bangladesh no han puesto a disposición suficientes tierras adecuadas para reubicar a todas las personas afectadas que se encuentran lejos de las zonas de alto riesgo.

El acceso a agua potable para beber y servicios de saneamiento son insuficientes en los campos existentes y particularmente en los nuevos campos a lo largo del borde occidental del sitio de expansión de Kutupaling-Balukhali, lo que aumenta la vulnerabilidad de las personas que viven allí. Sin un acceso adecuado al agua, saneamiento e higiene, es probable que se produzcan brotes de enfermedades transmisibles.

 

AUNQUE EN MENOR NÚMERO, LAS LLEGADAS CONTINÚAN

El número de personas rohingya que llegan a Bangladesh desde el estado de Rakhine ha disminuido constantemente durante los últimos meses, pero quienes llegan dicen a los equipos de MSF que los incidentes de violencia, acoso y detención continúan, así como las inspecciones domésticas y el registro forzado de la Tarjeta Nacional de Verificación (NVC).

A mediados de junio, el ACNUR había registrado más de 11,000 nuevos arribos a Bangladesh desde el comienzo de 2018, la mayoría de los cuales llegó durante los primeros tres meses del año.

La presencia de una población de refugiados tan grande ha ejercido una enorme presión sobre la población anfitriona de Bangladesh. Las tensiones se ven exacerbadas por los niveles existentes de pobreza en Cox's Bazar, la alta densidad de población y la vulnerabilidad a los desastres naturales.

 

“TIERRA DE NADIE”

Un grupo de aproximadamente 4,200 rohingyas ha vivido en lo que llaman “la tierra de nadie”, ubicada al borde entre Myanmar y Bangladesh desde finales de agosto de 2017. Los rohingya que habitan en este lugar denuncian de amenazas y acoso frecuentes por parte del ejército de Myanmar, incluso mediante el uso de altavoces. Un número de incidentes han tenido lugar en esta área, el último fue registrado el 28 de junio, cuando un niño que jugaba cerca de la valla en el lago de Myanmar recibió un disparo en la pierna.

 

PROBLEMAS DE SALUD ACTUALES

Las preocupaciones de salud entre los refugiados rohingya siguen siendo bastante consistentes. Los principales problemas de salud siguen relacionados con las malas condiciones de vida, incluidas las infecciones del tracto respiratorio, las enfermedades diarreicas y las enfermedades de la piel.

MSF ha establecido varias unidades / centros de tratamiento de diarrea, que están preparados para responder a un posible aumento en los casos de diarrea acuosa aguda. La salud mental, la violencia sexual y de género también continúan siendo motivo de preocupación.

Continuamos monitoreando los indicadores de salud y los incidentes a través de los sistemas de brotes y vigilancia y estamos preparados una respuesta, que incluye la instalación de varias instalaciones para el tratamiento de la diarrea.

Hemos atendido menos casos de difteria, con un promedio de 44 casos por semana en julio, en comparación con un promedio de 178 casos por semana en enero y febrero.

 

ESTACIÓN DE MONZONES

La temporada de monzones ha provocado deslizamientos de tierra e inundaciones, que aumentan el riesgo de lesiones traumáticas. Muchas personas han sido atendidas por lesiones relacionadas con deslizamientos de tierra, y los equipos de MSF han visto casos de ahogamiento, particularmente entre niños y adultos mayores. Las inundaciones tienen como consecuencia riesgos de enfermedades transmitidas por el agua, que puede causar brotes epidémicos.

 

COBERTURA DE VACUNACIÓN

De igual manera, existe un enfoque en la vacunación, ya que la  mayoría de los rohingya tenían una cobertura de inmunización extremadamente baja como resultado de décadas de acceso restringido a la atención médica en Myanmar. En los últimos meses, se han llevado a cabo campañas de vacunación contra el cólera, la difteria y el sarampión, pero los niveles de vacunación de rutina siguen siendo relativamente bajos. MSF ofrece vacunas de rutina en la mayoría de nuestras instalaciones de salud, en asociación con las autoridades locales.

 

SALUD MENTAL

La violencia dirigida que obligó a los refugiados rohingya a huir de sus hogares en Myanmar, combinado con el peligroso viaje y las tensiones diarias de la vida en los campos, significa que muchos refugiados experimentan escenas retrospectivas, ansiedad generalizada, ataques de pánico, pesadillas recurrentes e insomnio; así como enfermedades tales como el trastorno de estrés postraumático y la depresión mayor. Los equipos de MSF también ha detectado mayores problemas de salud mental crónica y necesidades psiquiátricas.

Algunos de los factores que contribuyen a que se incremente la angustia de las personas incluye la escases de suficiente comida, falta de oportunidades para ganarse la vida, restricciones de libertad de movimiento más allá de los campos y el miedo a la seguridad personal dentro de los campos. Esto se incrementa por la inseguridad respecto de su futuro y la falta de poder de decisión y control sobre sus propias vidas.

Así como proveemos servicios de salud mental a los refugiados rohingya, una parte significativa de las actividades de salud mental de MSF ayudan a las comunidades locales alrededor de los asentamientos de refugiados, asegurando que también se aborden las necesidades de salud mental de la población de acogida.

 

VIOLENCIA SEXUAL Y DE GÉNERO

Los equipos de MSF continúan proporcionando servicios a las víctimas de violencia sexual y de género (SGBV por sus siglas en inglés). Las tasas de violencia doméstica y de pareja son altas.

La violencia de pareja a menudo es impulsada por una variedad de factores que incluyen desigualdades de género preexistentes y exacerbadas por el cambio rápido de los roles de género desencadenados por el desplazamiento; tensiones adicionales debido a la pérdida de medios de subsistencia y aislamiento de los sistemas de apoyo comunitario y familiar. Estos factores se intensifican aún más por el trauma sufrido a través de experiencias violentas.

Es necesario seguir trabajando para garantizar que los refugiados rohingya tengan acceso a la protección y los servicios específicamente diseñados para satisfacer sus necesidades.

 

AGUA Y SANEAMIENTO

La respuesta de agua y saneamiento de MSF se enfoca en proveer acceso a agua limpia y tratada, así como el mantenimiento de la infraestructura existente como letrinas, duchas y tubería.

 

SANEAMIENTO

Las lluvias del monzón y los derrumbes e inundaciones resultantes han dañado e incluso destruido las letrinas. Algunas han colapsado; otras se han ido llenado rápidamente y comenzaron a desbordarse. Los equipos de MSF continúan monitoreando la situación y han comenzado a construir una instalación para procesar de forma segura los desechos de las letrinas.

 

AGUA LIMPIA

La mayor preocupación con respecto al agua limpia es la contaminación en el hogar. Entre marzo y julio de 2018, más de 9,000 muestras de agua fueron recolectados para pruebas bacteriológicas. Esta prueba demostró abrumadoramente que la principal fuente de contaminación bacteriológica ocurría durante la recolección, el tránsito, el almacenamiento y el uso de agua en el hogar, con un 46,5% de las muestras analizadas a nivel doméstico que mostraban contaminación con Escherichia coli (E. coli).

MSF continúa suministrando agua a los hogares y filtros de agua domésticos (filtros de agua de cubo). Los cuales se distribuyen como una medida preventiva en áreas donde se prevén brotes de enfermedades transmitidas por el agua y para pacientes con MSF cuando son dados de alta.

A la fecha, MSF ha perforado 12 pozos productivos y 362 tuberías con bombas manuales. El tratamiento de agua por cloración, que utiliza cloro para tratar el agua en el lugar donde se recoge el agua, también continúa, particularmente en áreas donde la calidad del agua y las condiciones sanitarias son deficientes y / o existe un riesgo particular de brotes.

Sin embargo, los datos de las pruebas mencionadas anteriormente, comprueban firmemente las necesidades de una estrategia centralizada de suministro de agua tratada como la única forma de proteger el agua durante las fases de tránsito y almacenamiento como un requisito clave para evitar un brote. Para respaldar esto, MSF está trabajando para establecer sistemas de distribución de agua que llegarán a más personas, incluidos los sistemas de alimentación por sonda y otros sistemas de distribución. Se han construido dos sistemas de distribución de agua y existen nuevos proyectos adicionales actualmente en curso, planificados para su finalización en los próximos meses.

Los equipos de monitoreo de brotes y alcance rastrean incidentes relacionados con el agua y el saneamiento. La calidad del agua también se monitorea regularmente.

 

LOCACIONES DE LOS PROYECTOS DE MSF

Los equipos de MSF brindan una amplia gama de servicios de salud para los refugiados rohingya que viven en campos formales e informales, así como para la población anfitriona local que rodea nuestras instalaciones. Los proyectos de MSF que sirven a los refugiados rohingya y las comunidades de acogida locales se encuentran a lo largo de una península entre la Bahía de Bengala y la frontera con Myanmar, en el sureste de Bangladesh. La distancia desde la ciudad de Cox's Bazar hasta el punto de entrada de Sabrang (puesto fronterizo) es de aproximadamente 100 kilómetros.

 

CIUDAD DE COX’S BAZAR

  • Proyecto que trabaja en la mejora de la prevención y el control de infecciones en el hospital de distrito.

 

KUTUPALONG-BALUKHALI MEGA-CAMP (MÁS DE 600,000 REFUGIADOS)

  • 3 instalaciones hospitalarias (Kutupalong, Balukhali y Hospital on the Hill)
  • 8 puestos de salud / instalaciones para pacientes ambulatorios
  •  Actividades de vigilancia y divulgación, incluida la educación sanitaria, derivaciones y recopilación de indicadores demográficos, nutricionales, de mortalidad y de nacimiento
  • Actividades de agua y saneamiento, incluidos perforación de pozos y tuberías, cloración de agua, distribución de filtros de agua domésticos y construcción de sistemas de distribución de agua
  • Centro de tratamiento contra la difteria en Rubber Garden y nuevo centro de tratamiento agudo de diarrea acuosa
  • Equipo de intervención médica rápida para respuesta de emergencia
  • Las clínicas móviles se pueden activar si surge la necesidad

 

CAMPOS DE HAKIMPARA, JAMTOLI Y MOYNARGHONA (MÁS DE 100,000 REFUGIADOS)

  • 1 centro para pacientes internados a nivel de hospital (Hospital Goyalmara, justo afuera de los campos, que también sirve a la comunidad "anfitriona")
  • 2 centros de salud primarios
  • 1 puesto de salud / centro para pacientes ambulatorios
  • Actividades de vigilancia y divulgación, incluida la educación sanitaria, derivaciones y recopilación de indicadores demográficos, nutricionales, de mortalidad y de nacimiento
  • 2 puestos de salud adicionales planeados en el campo de Jamtoli

     

CAMPO DE UNCHIPRANG (23,000 REFUGIADOS)

  • 1 centro de salud primario con centro de tratamiento de diarrea

 

CAMPO DE NAYAPARA (100,000 REFUGIADOS)

  • 1 centro de salud primario con centro de tratamiento de diarrea

 

PUNTO DE ENTRADA SABRANG (CRUCE DE FRONTERA)

  • 1 clínica móvil en caso de una nueva afluencia de refugiados.

 

Instalaciones y servicios de salud de MSF

 

INSTALACIONES PARA PACIENTES INTERNADOS (INSTALACIONES A NIVEL DEL HOSPITAL)

MSF opera cuatro instalaciones a nivel hospitalario en el distrito Cox’s Bazar y un centro de respuesta a brotes hospitalarios (Rubber Garden).

 

Las cuatro instalaciones de nivel hospitalario ofrecen una gama de servicios que incluyen:

  • Servicios de emergencia las 24 horas y servicio de ambulancia
  • Departamentos para pacientes internados y ambulatorios
  • Servicios de salud sexual y reproductiva
  • Instalaciones de maternidad, neonatales y pediátricas
  • Camas / salas de aislamiento
  • Servicios de salud mental
  • Servicios de violencia sexual y de género, y
  • Servicios de laboratorio

 

Tres de las cinco instalaciones para pacientes internados están ubicadas en el campo principal de  Kutupalong-Balukhali, hogar de más de 600,000 refugiados, mientras que el hospital Goyalmara está ubicado entre los campos Moynarghona y Unchiprang. Las instalaciones para pacientes internados de Goyalmara y Kutupalong están ubicadas fuera de los campos y atienden a las poblaciones de los campos y población local. El hospital de Balukhali tiene un enfoque particular en la salud materna e infantil, mientras que el Hospital on the Hill recientemente presentó un programa para tratar enfermedades no transmisibles como la hipertensión y la diabetes.

Tanto las instalaciones de Balukhali como las de Goyalmara, actuaron como centros de tratamiento de la difteria en el momento cumbre del brote. Los casos de difteria ahora se envían a las instalaciones de Rubber Garden de MSF. El centro de respuesta de múltiples brotes de Rubber Garden es un centro para pacientes internados que brinda tratamiento específicamente en caso de un brote y participa activamente en la búsqueda de casos, rastreo de contactos y seguimiento.

MSF también tiene un proyecto en el hospital del distrito de Sadar, ubicado en la ciudad de Cox’s Bazar. Este hospital con 250 camas es operado por el Ministerio de Salud y bienestar de la familia. Atienden aproximadamente a 500 pacientes por día la mayoría de la comunidad local. MSF está trabajando para remodelar las instalaciones y sistemas de prevención y control de infecciones (IPC) en el hospital, incluido el entrenamiento del personal y el suministro de todos los materiales para implementar protocolos mejorados. En los próximos meses se construirá una nueva área de desechos y una nueva lavandería para ropa de alto riesgo (de los departamentos de cirugía y maternidad) y se rehabilitará el sistema de aguas grises externo.

 

CENTROS DE SALUD PRIMARIA

MSF opera cuatro centros de salud primarios (PHC por sus siglas en inglés) en los campos de refugiados hacia el sur de la península de Cox's Bazar (en los campos de Hakimpara, Jamtoli, Unchiprang y Nayapara).

Estos PHCs son centros para pacientes ambulatorios que brindan servicios clave de emergencia, salud primaria y derivación, que incluyen:

  • Sala de emergencias las 24 horas y sistema de traslado de ambulancias,
  • Consultas ambulatorias
  • Servicios de salud mental,
  • Servicios de salud sexual y reproductiva, incluida atención prenatal, de parto y posnatal,
  • Servicios de violencia sexual y de género,
  • Vacunas, vestidores y pruebas de diagnóstico rápido.

 

Cada uno de estos PCHs atiende entre 180 y 300 pacientes por día. Los equipos de alcance comunitario que trabajan con los PCH se enfocan en la promoción de salud, referencia de la comunidad por una posible alerta y respuesta ante un brote, mientras que los equipos de vigilancia reúnen indicadores demográficos, nutricionales, de mortalidad y de nacimiento.

Unchiprang PHC tiene una unidad de tratamiento de diarrea, con una capacidad de 40 camas, que se puede activar en caso de un brote. MSF también está estableciendo un centro de tratamiento de diarrea de 100 camas en Nayapara PHC.

 

PUESTOS DE SALUD Y CLÍNICA MÓVIL

MSF tiene nueve puestos de salud (ocho en Kutupalong-Balukhali y uno en Moynarghona) y una clínica móvil en el punto de entrada de Sabrang (cruce fronterizo).

Los puestos de salud en Kutupalong-Balukhali ofrece diferentes servicios, incluye consultas ambulatorias, vacunaciones, seguimiento de enfermedades no transmisibles (ENT), servicios sexuales y reproductivos (violencia prenatal, posnatal, sexual y de género y planificación familiar), y servicios de salud mental. El puesto de salud de Moynarghona también opera un sistema de referencia de ambulancia las 24 horas.

La clínica móvil de MSF ha trabajado para brindar servicios de detección, consulta y derivación a los refugiados recién llegados y a la población local alrededor del punto de entrada de Sabrang (cruce fronterizo). Como el número de nuevas llegadas ahora ha disminuido, esta clínica móvil se ha puesto en espera. Un trabajador social de MSF continúa brindando seguimiento diario y monitoreando la situación, para que el servicio móvil pueda reactivarse rápidamente si es necesario.

 

 

Últimas Noticias

Voces Rohingya en Bangladesh: "Lloré toda la noche"

Crisis en Rohingya: Vacunando a los niños del campo de refugiados más grande del mundo.

Construcción del hospital de MSF en el Campamento Tasnimarkhola.

 

Última actualización: 21 de mayo 2018  

 
Desde el 25 de agosto de 2017, más de 693,000 [1] refugiados rohingya han huido de Myanmar, cruzando la frontera hacia el distrito de Cox's Bazar, en Bangladesh, después de una campaña de violencia dirigida por el ejército de Myanmar contra los rohingya en el estado de Rakhine.  Junto con la ya existente población de desplazados de rohingya, ahora hay más de 905,000 refugiados en Bangladesh.
 

MSF estableció su primera misión en Blangladesh en 1985 y ha tenido una presencia continua en el país desde 1992. Tras la última afluencia de refugiados en agosto de 2017, MSF lanzó proyectos de emergencia adicionales en Cox's Bazar.

Los arribos continúan con menos afluencia

La población rohingya continúa cruzado hacia Bangladesh, aunque en menores números, más de 8,000 personas han llegado este año; quienes logran cruzar el Río Naf, constantemente deben esperar en los puntos de entrada al llegar a Bangladesh. El acceso de los actores humanitarios en los puntos fronterizos de Bangladesh es complicado, haciendo difícil que las personas accedan a asistencia básica como alimentos, agua y atención médica. Los recién llegados son reubicados principalmente en el campo de refugiados de Nayapara o en el centro de tránsito del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Kutupalong, desde donde son reubicados en el sitio de expansión de Kutupalong-Balukhali. Este sitio ya está peligrosamente sobrepoblado.

 

Desde finales de agosto de 2017, un grupo de refugiados rohingya ha estado viviendo en lo que llaman “tierra de nadie”, en la frontera de Myanmar y Bangladesh. A pesar de que las autoridades de Myanmar les ordenaron abandonar el área debido a que Bangladesh incluyó al grupo en la lista de repatriación inicial, no se han realizado avances para trasladar el grupo a cualquiera de los dos lados de la frontera. El área es susceptible a las inundaciones, lo que genera la preocupación de que los rohingya sean desplazados nuevamente a medida que las lluvias aumentan.

 

Temporada de lluvias

Las primeras lluvias y vientos fuertes han comenzado. Más de diez derrumbes han sido registrados hasta el 14 de mayo, afectando más de mil refugios y estructuras. Estar preparados para cualquier emergencia es una prioridad, pero el procedimiento sigue siendo obstaculizado por la falta de tierras estables.

 

El gobierno de Bangladesh ha propuesto a Bhasan Vhar, una isla hasta ahora deshabitada en la Bahía de Bengala, como un hogar temporal para los refugiados rohingya. Así, se reduciría la población en los campos de Cox´s Bazar y los riesgos que plantea la inminente temporada del monzón.  Está previsto que la reubicación de hasta 100,000 refugiados comience en junio o julio.  Sin embargo, este plan no aborda los riesgos que enfrentaría una población mucho mayor que quedaría expuesta a condiciones de pobreza y a condiciones de hacinamiento bajo refugios de bambú y láminas de plástico. Las lluvias ya han comenzado y con ello, MSF comenzó a atender pacientes heridos y ha visto a varias personas morir en derrumbes.

 

Acuerdo de repatriación estancado

El 23 de noviembre, el Gobierno de Bangadlesh y el Gobierno de Myanmar firmaron un acuerdo para la repatriación de refugiados Roginhya y el 15 de enero acordaron los arreglos físicos para los retornos.  Es necesario un monitoreo continuo dado que ambos gobiernos parecen estar avanzando con arreglos prácticos. Un Memorando de Entendimiento fue firmado el mes pasado, mismo que brinda un marco de referencia de cooperación entre el ACNUR y Bangladesh sobre el retorno seguro, voluntario y digno de los refugiados. Un punto clave es el registro de nacimiento de los niños refugiados.  El ACNUR, sin embargo, ha dicho que dichas condiciones en Myanmar todavía no son propicias para que las repatriaciones sean seguras, dignas y sustentables. Hasta el momento sólo una familia de cinco personas ha regresado a Myanmar, pero tanto el gobierno de Bangladesh como el ACNUR dijeron que no participaron en la misma [2].

 

Evolución en Bangladesh  

 

Las lluvias comenzaron y con ellas los deslizamientos de tierra, que a su vez han provocado la muerte de personas y la destrucción de la infraestructura y material en los campos. Cientos de miles de rohingyas están expuestos a brotes de enfermedades, interrupción de la ayuda y acceso complicado a la atención médica.

 

El sitio de expansión de Kutupalong-Balukhali continúa expandiéndose hacia el oeste, donde la tierra está formada de montañas y ha sido despojado de árboles y vegetación. El hacinamiento y la congestión en el área continúan siendo motivo de gran preocupación. La misma situación se vive en Nayapara, el principal sitio de refugiados en el sur de la península. Si bien se están preparando más áreas, no hay suficiente tierra adecuada para ubicar a la población lejos de las zonas de riesgo. Alrededor de 200,000 rohingyas en el distrito están en alto riesgo de inundación, lo que también puede causar inundamiento de los inodoros y contaminación del agua potable.

 

El acceso a servicios de agua potable y saneamiento es insuficiente en los campos existentes y, en particular, en los nuevos campos que se encuentran a lo largo de las franjas occidentales del sitio de expansión, lo que aumenta el nivel de vulnerabilidad de las personas que viven allí. Sin acceso al agua, el saneamiento y servicios de higiene, los brotes de enfermedades transmisibles son inevitables.

 

El riesgo de diarrea aguda aumenta, por lo que MSF ha establecido varias Unidades de Tratamiento de Diarrea en los asentamientos improvisados. La gran mayoría de los rohingya tenían una cobertura de inmunización extremadamente baja como resultado del deficiente acceso a la atención médica en Myanmar. A pesar de varias campañas de vacunación en los últimos nueve meses, aún existen lagunas en esta enorme población de refugiados.

 

Cubrir las necesidades de salud mental también es importante. El trauma de lo que las personas experimentaron en Rakhine se ve agravado por el estrés cotidiano de la vida en el campo, incluida la falta de alimentos suficientes, la falta de oportunidades para ganarse la vida, la imposibilidad de viajar libremente más allá de los campamentos y el temor a la seguridad personal.

 

En Bangladesh:

  1. Las condiciones de vida de los refugiados deben mejorar cabalmente con un enfoque específico en el agua y saneamiento, y en la reducción de la densidad de población. La situación de los rohingya en Bangladesh sigue siendo precaria; en el contexto actual de una elveada sobrepoblación, escasez de agua y condiciones sanitarias.
  2. La temporada del monzón sólo empeorará la ya grave situación humanitaria. El riesgo de brotes de enfermedades sigue siendo alto. MSF ha puesto en marcha varias Unidades de Tratamiento de Diarrea y planes de preparación para emergencias para reaccionar en caso de daño significativo en las instalaciones sanitarias.
  3. Existe una necesidad urgente de garantizar campañas de vacunación rutinarias para la población rohingya y para los refugiados; y que todos los actores sanitarios estén mejor preparados para una respuesta ante cualquier brote epidémico. Las necesidades humanitarias siguen siendo inmensas.
  4. Los equipos de MSF han visto a varias mujeres y niñas que han quedado embarazadas como resultado de la violencia sexual, ya sea en Myanmar o en Bangladesh. MSF también está preocupada por las mujeres y niñas que llegan en condiciones de riesgo tras abortos inseguros o incompletos.

 

En Myanmar:

  1. Las organizaciones humanitarias independientes siguen sin poder acceder y operar en el norte del estado de Rakhine. MSF está solicitando acceso sin restricciones al estado de Rahine para garantizar la entrega imparcial de ayuda. Las personas no tienen atención médica y en caso de tenerla, es muy limitada.
  2. El éxodo rohingya no ha terminado: las personas continúan huyendo de Rakhine a Bangladesh, aunque en menor número, temiendo por su vida y buscando seguridad.
  3. Está claro que cualquier retorno o repatriación de los refugiados rohingya a Myanmar sólo podrá concretarse si es voluntario, si se garantiza su seguridad y si se han abordado las causas fundamentales de la violencia. MSF también considera que el establecimiento de campamentos para personas internamente desplazadas (PDI) o repatriados en el norte de Rakhine agravaría la actual segregación entre las comunidades de Rakhine y  los rohingya; y complicaría aún más las soluciones a largo plazo.

[1] Reuters, 15 de abril de 2018

[2] Consultado el 10 de mayo de 2018 (ISCG)

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Desde el 25 de agosto de 2017, más de 620,000 (cifra al 14 de diciembre de 2017) refugiados rohingyas han huido de la violencia en el estado de Rakhine en Myanmar y cruzado la frontera hacia Bangladesh. Médicos Sin Fronteras gestiona 7 proyectos en la region de Cox’s Bazar en Bangladesh, ha sido testigo de un gran incremento en la demanda de servicios médicos. 

 
En casi dos meses, MSF atendió a más de 30,000 pacientes en el área de Cox’s Bazar, efectivamente cinco veces más personas de las que buscaron tratamiento en las instalaciones médicas de MSF durante el mismo periodo del año pasado. 
 
Los principales padecimientos entre estas personas son las infecciones del tracto respiratorio y las enfermedades diarreicas, que están directamente relacionadas con las precarias condiciones de higiene en los hacinados asentamientos informales en los que están viviendo los refugiados rohingyas. 
 
Como resultado del aumento masivo de la demanda por servicios médicos, contratamos a un equipo adicional de 800 personas, aumentando así el número total de nuestros trabajadores sobre el terreno en Cox´s Bazar de 200 a 1,000 personas. Desde julio, el número de pacientes que atendemos diariamente aumentó de 200 a más de 2,000 pacientes. 
 

Expansión de los servicios 

 
MSF expandió rápidamente su capacidad hospitalaria en sus instalaciones médicas en Kutupalong de 50 a 70 camas, con nuevas salas y un departamento de aislamiento para enfermedades infecciosas. La instalación médica, que proporciona servicios de atención médica primaria y secundaria, es la instalación más grande de MSF en Cox’s Bazar y está en funcionamiento desde 2009. Se está construyendo una segunda instalación médica en Balukhali, y se espera que abra sus puertas a mediados de octubre con un enfoque en atención materno infantil. También se planea que otras dos instalaciones abran en la región para hacer frente a la creciente demanda de atención secundaria.
 
Pero con una población de más de 521,000 refugiados, además de los 200,000 que llegaron desde antes, todavía hay una necesidad para incrementar sustancialmente la capacidad de hospitalización. El reto es encontrar un espacio disponible para instalar instalaciones de refugio para las personas internamente desplazadas, ya que el área está severamente congestionada. 
 
Debido a la enorme presión sobre los servicios ambulatorios (con aproximadamente 2,500 consultas y 1,000 urgencias para pacientes ambulatorios por semana en la clínica de Kutupalong, mostrando así que se cuadriplicó la demanda de estos servicios desde la afluencia) también estamos estableciendo centros médicos (en Balukhali y Mainnerghona) y una clínicas móviles adicionales para satisfacer las necesidades de las nuevas llegadas.
 
 

Actividades de agua y saneamiento

 
Además de la respuesta médica, mejorar el agua y saneamiento es una parte importante de nuestros esfuerzos para prevenir la propagación de enfermedades. Nuestros equipos han construido 200 letrinas, 34 pozos y un sistema de suministro de agua por gravedadque extrae en promedio 100m3 de agua diariamente de los pozos para los asentamientos desde el pozo de las instalaciones hospitalarias de MSF. Se planea construir más letrinas y tomas de agua en las áreas más afectadas, en coordinación con el Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente (DPHE, por sus siglas en inglés) y otros actores.
 
Desde ahora y hasta final del año se construirán 100 pozos profundos, 300 pozos poco profundos y 1,000 letrinas en los campamentos de Balukhali y Kutupalong. Dado el tamaño de la población en estos asentamientos, es necesario construir 8,000 letrinas, que corresponde a una letrina por cada 50 personas para la fase de emergencia. Cuanto más se retrase su construcción, aumenta el riesgo de que haya un brote de alguna enfermedad transmitida por el agua. MSF también está evaluando como mejorar la situación del agua y saneamiento en otros lugares.
 

Aumento de las necesidades por ayuda humanitaria en Bangladesh y Myanmar

 
La ayuda humanitaria debe aumentar significativamente en Bangladesh. En MSF estamos extremadamente preocupados de que los refugiados rohingyas que permanecen en el norte y centro de Rakhine, en Myanmar, sean obligados a huir dentro de poco debido a que carecen de acceso a la atención médica, comida y otros artículos de primera necesidad.
 
Las organizaciones humanitarias internacionales e independientes siguen sin poder acceder ni trabajar en el norte de Rakhine. El gobierno de Myanmar decidió trabajar sólo con un selecto grupo de organizaciones de ayuda como la Cruz Roja de Myanmar, a pesar de la magnitud de las necesidades. En MSF urgimos a que haya acceso sin trabas al estado de Rakhine para garantizar la prestación imparcial de ayuda.
 
 

Proyectos de MSF en Cox’s Bazar

 

Asentamiento improvisado de Mainnerghona 

 
Instalamos una clínica el 1 de octubre que ahora expandió sus servicios a los de una clínica para pacientes ambulatorios. Tenemos un sistema de ambulancia para poder referir a un hospital a los pacientes que lo requieren.
 

Asentamiento improvisado de Burma Para

 
Estamos creando una red de vigilancia y un departamento para pacientes ambulatorios. Su construcción comenzó el 12 de octubre y se planea comience sus actividades el día 16 de octubre. 
 

Clínica para pacientes internos 

 
Encontramos un terreno para construir un hospital en el que se busca establecer una estructura temporal con capacidad de 30 a 50 camas, dependiendo de la construcción de un departamento sostenible para pacientes internos. 
 

Asentamiento improvisado de Jamtoli 

 
Hay una clínica en funcionamiento desde finales de septiembre que actualmente tiene como objetivo expandir sus actividades y ofrecer servicios para pacientes ambulatorios, una sala de partos, camas de examinación y dos clínicas móviles en la periferia.
 

Asentamiento improvisado de Hakimpara

 
Tenemos una nueva clínica móvil en el asentamiento de Hakimpara que comenzó sus actividades el 8 de octubre. También se planea crear un nuevo departamento para pacientes ambulatorios en la entrada del campo e implementar dos clínicas móviles en los alrededores. 
 

Asentamiento improvisado de Unchiparang

 
MSF planea instalar una sala de partos y camas de examinación a su departamento para pacientes ambulatorios; además, la organización también gestionará una clínica móvil en los alrededores del asentamiento. 
 

Centro de recepción de Hajjakahli

 
Una clínica móvil comenzó sus actividades en este lugar el 8 de octubre y ofrece exámenes nutricionales, atención médica primaria y monitoreo en la frontera.
 

Asentamientos improvisados de Baggoha y Putibunia

 
Una clínica móvil comenzó sus actividades aquí a finales de septiembre y desde entonces se ha convertido en un centro médico en el que se atienden, en promedio, a unos 160 pacientes por día. 
 

Asentamiento informal de Balukhali 

 
Un departamento para pacientes internos con capacidad de 30 a 50 camas, que fue construido hace poco, abrirá en las próximas semanas. Construimos un departamento para pacientes ambulatorios durante la afluencia de personas durante octubre de 2016 y desde el 25 de agosto en este lugar se han triplicado el número de consultas. También abrimos una nueva clínica en la zona del asentamiento donde se establecen los recién llegados. Planeamos abrir dos clínicas más en las próximas semanas. 
 

Asentamientos improvisados de Kutapalong

 
Esta instalación médica con capacidad de 70 camas es actualmente la instalación más grande de MSF en Cox’s Bazar, y está en funcionamiento desde 2009. Nuestros servicios incluyen consultas para pacientes ambulatorios, una sala de urgencias que funciona las 24 horas, un departamento para pacientes internos con 4 salas para cuidados neonatales, pediátricos y para adultos; servicios de laboratorio básicos, atención en salud sexual y reproductiva y un departamento de salud mental.
 
El lugar trabaja en colaboración con las autoridades de salud locales (que pueden utilizar el laboratorio de MSF para hacer pruebas de cólera) y con organizaciones no gubernamentales locales que brindan tratamiento a pacientes con tuberculosis. El 25 de agosto una nueva clínica comenzó sus operaciones y se planea que dos más lo hagan en las próximas semanas, por su parte, el nuevo departamento para pacientes ambulatorios se cambiará de lugar para permitir una mayor expansión. 
 

Otras actividades

 
MF planea abrir clínicas móviles y centros médicos adicionales para atender a la población que vive en el asentamiento improvisado de Hakimpara. MSF también está apoyando al Ministerio de Salud durante su campaña de vacunación contra el cólera proporcionando asesoramiento técnico, movilización comunitaria y apoyo logístico. MSF tiene listos suministros de emergencia y sitios de aislamiento (CTU) en todas las áreas en las que tiene operaciones en caso de que se presente un brote o alguna situación sanitaria crítica que afecte la población. 
 

ÚLTIMAS NOTICIAS

Actualización de las actividades de MSF en Bangladesh

Bangladesh: "Las necesidades de agua potable en los asentamientos rohingya siguen siendo extremas"