Estas son las preguntas más frecuentes que recibimos sobre el nuevo coronavirus COVID-19. Recuerda siempre consultar a un médico en caso de enfermedad.

¿Con qué síntomas comienza el coronavirus?

Los síntomas más comunes son fiebre, fatiga y tos seca. Algunas personas pueden presentar dolor de cabeza y malestar general, congestión nasal, escurrimiento nasal, dolor de garganta o diarrea; pero estos síntomas son menos comunes. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “estos síntomas usualmente son leves e inician gradualmente. Algunas personas que han sido infectadas no desarrollan ningún síntoma y no se sienten mal".

¿Por qué las personas con enfermedades crónicas deben ser más cuidadosas?

Las personas con enfermedades crónicas como la hipertensión, diabetes y enfermedad cardiovascular, si llegan a infectarse están en mayor riesgo de progresar hacia una forma más severa de la enfermedad. Otras condiciones incluyen enfermedad renal crónica y enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

¿Las personas que tienen alguna enfermedad autoinmune que riesgo corren?

Las personas con enfermedades autoinmunes, es decir, cuyo sistema de defensa ataca a las células sanas de su cuerpo por error, también tienen mayor riesgo de progresar a una forma severa de la enfermedad ya que el virus también puede dañar aún más las células que nos protegen de las enfermedades.

¿Qué medicamentos debo usar si tengo COVID19?

Ninguno. Pedimos a todas las personas que no se automediquen. Es muy común que cuando nos duele algo compremos en la tienda o farmacia algún medicamento: no hay que hacerlo. Es necesario consultar a un médico antes de tomar cualquier tipo de medicamento.

¿El cloro desinfecta?

El cloro sí desinfecta. Puede ser utilizado para limpiar superficies duras.

Tengo entendido que para las personas de la tercera edad ya no hay cura. ¿Es cierto?

No. Ya existen casos de personas de la tercera edad que se han recuperado completamente del coronavirus.

¿Cómo protejo a mi familia si me contagio de COVID-19?

Si estás enfermo y no tienes síntomas de alarma, debes quedarte en casa. Si es posible, aíslate en una habitación que no compartas con nadie más e intenta usar un baño propio. Lava tus manos frecuentemente con agua y jabón, u ocupa gel antibacterial a base de alcohol de más del 60%. Usa una mascarilla cuando salgas de la habitación o estés en contacto con otras personas y desinfecta las superficies de tu alrededor con algún desinfectante. Si cuidas a otro enfermo, utiliza guantes si manejas algún fluido corporal y, al retirarlos, lava muy bien tus manos. No compartas nada con el enfermo, debe tener su propia ropa, cama y utensilios para comer, es importante lavar todo.