Hace pocos meses, después de que nuestro hospital en Kunduz, Afganistán, fuera atacado y destruido por el ejército de Estados Unidos, tú ayudaste a Médicos Sin Fronteras a alzar la voz y  defender la protección de las instalaciones médicas al firmar nuestra petición que exigía una investigación independiente del bombardeo.
 
Esperamos que te sumes a nosotros en el siguiente paso de nuestra campaña. 
 
El 3 de mayo, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas votará por una resolución pensada para detener futuros ataques contra hospitales, pacientes y civiles en zonas de guerra. Hemos seguido de cerca el desarrollo de esta resolución, y ahora necesitamos tu ayuda para asegurarnos de que sea lo más estricta posible. 
 
Específicamente, desde Médicos Sin Fronteras queremos asegurarnos de que esta resolución:
 
  • Reafirmará las obligaciones ya contraídas por todos los países bajo el Derecho Internacional Humanitario; 
  • Reafirmará la protección de la provisión imparcial de atención médica, de los trabajadores sanitarios y de todos los pacientes, sin importar sus antecedentes; 
  • Creará investigaciones independientes eficaces para denunciar ataques contra instalaciones médicas y responsabilizar a los atacantes.
 

¿Qué puedes hacer?

1. Ayúdanos a difundir en redes sociales usando el hashtag #NotATarget

Haz oír tu voz y urge a los estados miembros de las Naciones Unidas a apoyar la versión más estricta posible de está resolución. ¿Cómo? Compartiendo los siguientes mensajes:
 

Twitter:

  • ¡Los ataques contra hospitales deben parar! No pueden ser la norma. #UNSC debe reafirmar que los hospitales no son un blanco #NotATarget

           

  • Apoyo a @MSF_Mexico en el pedido al Consejo de Seguridad de @UN: los hospitales y los civiles no son un blanco #NotATarget

            

Facebook:

Copia, pega y comparte el siguiente mensaje en Facebook:
 
En promedio, una instalación médica apoyada por MSF fue bombardeada cada semana en Siria durante 2015 y las primeras seis semanas de 2016. Los trabajadores sanitarios y las instalaciones médicas también han sido atacadas en Yemen, Sudán del Sur y Afganistán, entre otros países, causando un sufrimiento, destrucción y muerte intolerables. 
 
Apoyo a Médicos Sin Fronteras en su petición al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para que reafirme la protección de la asistencia médica imparcial, del personal sanitario y de todos los pacientes, sin importar sus antecedentes; y que establezca investigaciones independientes efectivas para reportar los ataques a instalaciones médicas y responsabilizar a los atacantes. ¡Los hospitales no son un blanco! #NotATarget 
 

 

2. Únete a Thunderclap...

...y ayúdanos a canalizar el poder las multitudes para amplificar nuestro mensaje al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. 
 
Une tu cuenta de Facebook, Twitter o Tumblr para ayudarnos a mandar el mensaje al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas antes de que se vote por una resolución. 
 
Necesitamos que al menos 500 seguidores se unan al Thunderclap. Si alcanzamos esa meta para el 2 de mayo, quienes nos apoyan enviarán simultáneamente el mensaje al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas de una manera fuerte y clara. 
 

3. Cambia tu foto de perfil en Facebook o Twitter como muestra de tu apoyo:

Sólo debes hacer click en la imagen de arriba y serás llevado a un sitio web en el que cambio de imagen en tu perfil de Facebook o Twitter se realizará de forma automática una vez que des tu autorización. El resultado será este:

 

4. Tómate una foto y compártela en tus redes sociales. 

Imprime uno de los siguientes pictogramas y sostenlo frente a tu cámara. Comparte la imagen en tus redes sociales con el hashtag #NotATarget.
(Haz click en la imagen que desees para poder descargarla en resolución alta) 
 

 

 
Únete a la conversación en redes sociales.
 

Da “Me gusta” y comparte nuestra página de Facebook:
 

Publica una foto en Instagram
 

 

¿Por qué ahora? 

 
El mundo ha alcanzado un punto de inflexión perturbador en las guerras modernas. Después de la Segunda Guerra Mundial, cientos de países accedieron a proteger a la población civil al firmar los Convenios de Ginebra.
 
Hoy, estos mismos países están bombardeando indiscriminadamente a la población civil. Los Estados que firmaron los Convenios de Ginebra, incluyendo a los Estados miembros de las Naciones Unidas y del Consejo de Seguridad, ya no parecen obligados a respetar el derecho humanitario internacional, que regula un guerra justa y proporcionada. 
 
Tenemos el ejemplo del pasado 16 de febrero en Siria, en donde un bombardeo aéreo alcanzó un hospital apoyado por MSF, presuntamente realizado por el ejército ruso o sirio. 25 personas murieron, y cientos más no tienen acceso a atención médica de emergencia. En 2015, 63 hospitales y clínicas apoyadas por MSF fueron alcanzadas por bombardeos en Siria en más de 94 ocasiones, en promedio, más de una vez a la semana. En total, 23 integrantes del personal de MSF fueron asesinados y 58 más resultaron heridos. 
 
En Afganistán, el 3 de octubre de 2015, el ejército de Estados Unidos destruyó un hospital de MSF en Kunduz, matando a 42 personas. Ese es el número más elevado de personal médico y pacientes asesinados en un sólo incidente en la historia del trabajo humanitario de la organización. 
 
En Yemen, los proyectos médicos fueron atacados cuatro veces en tan sólo tres meses entre octubre de 2015 y enero de 2016. El primer ataque se realizó el 26 de octubre de 2015, cuando aviones de combate de la coalición liderada por Arabia Saudita bombardearon repetidamente el hospital. 
 
El 2 de diciembre de 2015, una clínica móvil de MSF fue alcanzada por un bombardeo, hiriendo a al menos 8 personas y matando a una persona que estaba cerca del lugar. 
 
El 10 de enero de 2016, un ataque al hospital apoyado por MSF en Shiara mató a seis personas e hirió a al menos 7 más; y el 21 de enero una ambulancia de MSF fue atacada, matando a su conductor, durante una serie de bombardeos en la gobernación de Saada. 
 
Los ataques también ocurren en otras regiones del mundo. En Sudán, un hospital gestionado por MSF fue bombardeado por la fuerza aérea sudanesa el 20 de enero de 2015, forzando la suspensión de actividades médicas y, por ende, cancelando la atención médica para cientos de sudaneses. 
 
MSF no puede aceptar que esta nueva “normalidad” defina a las guerras actuales. Los ataques indiscriminados de civiles, personal médico y pacientes no pueden continuar, sin importar qué fuerza o fuerzas armadas sean responsables. 
 
MSF está buscando que crezca el conocimiento de este tema dentro de la población. Te invitamos a que nos ayudes participando en nuestra campaña de redes sociales #NotATarget, y a que tomes una posición de solidaridad con los civiles inocentes y trabajadores humanitarios alrededor del mundo. 
 

No son un objetivo #NotATarget from Médicos Sin Fronteras México on Vimeo.

 

ACTUALIZACIÓN:

Intervención de Joanne Liu, Presidenta de MSF, ante el consejo de Seguridad de la ONU, defendiendo la resolución para la protección de la asistencia médica.