País/Región

21.07.2016

Tras el brote de fiebre amarilla en Angola en diciembre y la posterior confirmación de docenas de casos en la República Democrática del Congo, MSF desplegó equipos en los dos países para ayudar a contener la propagación de la enfermedad.