03.12.2014

MSF seguirá prestando servicios de salud en los departamentos de Nariño y Cauca.

Médicos Sin Fronteras (MSF) cerrará el próximo mes sus servicios de salud primaria y salud mental en el departamento de Caquetá, en el sur del país. Tras 14 años, la organización da por finalizada su intervención en la zona.

“La organización viene planificando el proceso de salida del departamento desde hace un año y medio,” explica Raquel Ayora, Directora de Operaciones de MSF. “Las razones del cese de actividades se vinculan con la evolución del contexto en relación a nuestros objetivos médicos, lo que nos llevó a reevaluar la pertinencia de nuestra permanencia en la zona.”

En los últimos años, las intervenciones de emergencia de MSF en Caquetá se han visto limitadas por problemas de acceso humanitario a las zonas donde la organización considera que las necesidades son mayores, principalmente en las áreas rurales. Por ello, el impacto médico de los servicios de salud provistos por MSF se ha ido reduciendo progresivamente.

“Queremos aclarar que MSF no atribuye a ningún actor en particular el cierre de nuestro proyecto en Caquetá, aunque creemos que los diferentes grupos podrían haber hecho mucho más por facilitar nuestro acceso a los más vulnerables. Nos preocupa enormemente que nuestra decisión y nuestras palabras hayan sido malinterpretadas por error o intencionalmente, creemos que esa malinterpretación no contribuye a mejorar la acción humanitaria”, añade Ayora.

La misión de MSF en Colombia consiste en brindar atención sanitaria a las poblaciones más vulnerables, a las víctimas de la violencia armada y de la violencia sexual. Si bien la organización finalizará su intervención en el Departamento de Caquetá, los equipos de MSF seguirán asistiendo a la población colombiana en otras regiones del país, prestando servicios de salud en los departamentos de Nariño o Cauca y reclamando ante todos los actores relevantes un acceso humanitario independiente a las zonas de conflicto con el objetivo de proveer cuidados médicos y psicológicos a las poblaciones más necesitadas. Para lograr este objetivo MSF seguirá demandando de todos los actores armados un estricto respeto por el Derecho Internacional Humanitario.

Entradas relacionadas