01.04.2012

La desnutrición aguda severa en partes del cinturón del Sahel en Chad ha alcanzado niveles de emergencia y requiere una intervención inmediata para salvar vidas e impedir una crisis de salud más profunda. También se necesita una respuesta médica urgente para contener un brote de meningitis que se está extendiendo con gran rapidez por el país.

“Ahora podemos ver claramente que en algunas partes de Chad ya hay tasas muy alarmantes de desnutrición entre la población infantil”, advierte el Dr. Kodjo Edoh, coordinador de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Chad. “Nos preocupa que esta situación pueda estar afectando también a otros distritos del país, e instamos al gobierno chadiano y a las agencias humanitarias a evaluar la situación y actuar de forma inmediata”.

Una evaluación nutricional realizada en febrero por MSF en el distrito de Biltine, región de Wadi Fira, en el este de Chad, reveló una tasa de desnutrición aguda severa del 6,5% entre la población infantil de entre 0 y 5 años de edad, y una desnutrición aguda global* del 24,3% entre el mismo grupo de edad. Son resultados preocupantes porque generalmente febrero es el mes con las tasas de desnutrición más bajas. En agosto y septiembre de 2011, Unicef había detectado en la zona unas tasas de desnutrición severa del 4,6% y del 18% para la desnutrición global. Varios factores han jugado un papel importante en este deterioro: cosechas por debajo de lo normal, plagas y caída en picado de la economía por una reducción de los envíos de fondos desde Libia.

En colaboración con el Ministerio de Salud chadiano, MSF ha iniciado una intervención nutricional de emergencia en la ciudad de Biltine que comprende un centro de nutrición terapéutica intensiva, tratamiento de personas no desnutridas gravemente enfermas y centros de nutrición terapéutica ambulatorios en las zonas colindantes. En otra parte de Chad, en Yao, MSF acaba de iniciar otra intervención con actividades de nutrición ambulatoria e intensiva, atención primaria de salud y vacunación, también en respuesta a altos niveles de desnutrición aguda severa en la región de Bathsa. La organización está evaluando la situación nutricional en las regiones de Hadjer Lamis, Abéché y Ouaddai.

Al mismo tiempo un brote de meningitis meningocócica se extiende por el país: ocho distritos han superado el umbral epidémico de esta enfermedad y otros cuatro están en situación de alerta. En el distrito de Oum Hadjer, al este de Chad, se han registrado ocho muertes y 209 casos hasta la fecha; el umbral epidémico se superó la semana del 12 de febrero. El distrito de Am Timan, en el sureste del país, donde se han reportado 147 casos y ocho muertes, alcanzó niveles epidémicos la semana del 18 de marzo. El número de casos de meningitis en los distritos de Am Dam, Abou Deia, Lere, Dono Manga, Massakory y Bedjondo también ha alcanzado niveles epidémicos.

En respuesta a esta emergencia, MSF está poniendo en marcha campañas de vacunación masivas de meningitis en colaboración con el Ministerio de Salud, primero en el distrito de Oum Hadjer y después en el distrito de Am Timan, donde dará cobertura vacunal a respectivamente 147.928 y 139.404 personas de edades comprendidas entre 1 y 29 años. Para ello se utilizará una nueva vacuna contra la meningitis llamada MenAfriVac, que confiere una inmunidad más larga para un sector más amplio de población que vacunas anteriores. Las personas ya afectadas por la enfermedad en ambos distritos también recibirán atención y tratamiento médico.

MSF trabaja en Chad desde 1981. Actualmente dispensa asistencia médica en Am Timan, Moissala, Massakory y Abéché, y responde a emergencias por desnutrición y epidemias.
 

  • La desnutrición aguda está causada por un desequilibrio importante entre el consumo de nutrientes y las necesidades individuales. En la mayoría de casos, la provocan deficiencias cuantitativas (número de kilocalorías/día) y cualitativas (vitaminas y minerales). La desnutrición aguda se calcula midiendo el peso y la talla del niño, cuya relación se expresa en un z-score. Si el z-score de un niño es inferior a -3, se clasifica como desnutrido severo y si se sitúa entre -3 y -2, como desnutrido moderado. Las dos categorías juntas forman la desnutrición global. El Sistema de Clasificación Integrada de las Fases de Seguridad Alimentaria de la ONU establece un 15% de desnutrición global como umbral de emergencia, es decir, el momento en que es preciso intervenir en la situación de manera urgente.