12.12.2011

El número de refugiados registrados el pasado 7 de diciembre en el pueblo de Doro era de 21,500 y no para de aumentar cada día. Entre 500 y 1,000 nuevos refugiados llegan a diario. El viaje a pie desde sus casas, en el estado del Nilo Azul (Sudan), les ha llevado entre una semana y hasta un mes.

Pese a que ya está en marcha la creación de un campo de refugiados, a ninguna de las familias se les ha asignado aún un trozo de tierra por lo que la mayoría tiene que buscar un árbol o matorral donde dejar las pertenencias que pudieron llevarse consigo.
Los refugiados cuentan que han huido de la guerra en el estado del Nilo Azul del vecino Sudán. Un anciano que llegó recientemente le contó al personal de MSF que cree que toda su comunidad, de 5,000 personas, ha huido de Doro. “Hemos venido todos”, cuenta. “No ha quedado nadie”. Su comunidad está compuesta en su mayoría por granjeros de subsistencia, cultivan la tierra para comer. Está preocupado por sus nuevas circunstancias ya que pueden prolongarse muchos años y son desestabilizadoras. Muchos han estado en esta situación antes como refugiados en campos en Etiopía durante la guerra civil en Sudán. “Me siento muy mal estando aquí porque vemos que la vida será difícil para nosotros sin comida ni agua”, dice. “Mi gente no para de preguntarme cómo vamos a sobrevivir en este lugar”.
Los pocos servicios en la zona están desbordados. Cerca del perímetro del futuro campo de refugiados, una perforación con una bomba manual utilizada hasta ahora por la gente del pueblo está actualmente llena de mujeres y niñas que hacen cola con sus cubos de agua hasta 12 horas. Las tensiones están aumentando.
“Muchos de los pacientes que vemos en nuestra clínica tienen enfermedades respiratorias”, cuenta Robert Mungai Maina, sanitario de MSF. “Y hay muchos pacientes con diarreas ya que en las últimas semanas no han habido letrinas y no hay agua suficiente. Hoy hemos tenido cuatro casos de diarrea con sangre y muchos más casos de diarrea acuosa. También estamos viendo niños desnutridos, algunos con desnutrición moderada y otros con severa. Estamos aquí para dar asistencia médica, pero estamos haciendo letrinas y preparando suministro de agua para dar respuesta a las necesidades inmediatas”.
Un hombre de 33 años contó a MSF que había venido buscando seguridad pero que ahora se enfrentaba a nuevos problemas. “[Durante nuestro viaje] mis hijos me preguntaban, ‘¿Dónde vamos?’ Querían irse a casa. Les expliqué que estábamos huyendo de la guerra y que necesitábamos ir a un sitio seguro. Pero aquí nos encontramos con muchos problemas. Vinimos a un lugar donde estar seguros pero la inseguridad alimentaria está ahora substituyendo el otro problema de seguridad del que huimos”.

Qué hace MSF en Doro
El 28 de noviembre, Médicos sin Fronteras (MSF) puso en marcha una clínica temporal en Doro. Hasta el viernes pasado, MSF había hecho 700 consultas, entre ellas trató a 100 pacientes con malaria e hizo más de 100 consultas prenatales. La mayoría de refugiados que buscan atención sanitaria tienen enfermedades respiratorias y diarrea. Esto se debe a que están durmiendo al raso, las noches son frías y no hay agua limpia ni acceso a la sanidad. La malaria es también común. La clínica proporciona vacunas y alimentos listos para consumo reforzadas con proteínas y minerales. MSF ha empezado a construir letrinas y poner en marcha medidas temporales para suministro de agua potable.

En total, MSF tiene 15 trabajadores internacionales y más de 70 locales.