20.05.2012

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha respondido a un brote de cólera detectado en Middle Shabelle a finales de marzo. La intervención de emergencia finalizará en breve ante la ausencia de nuevos casos. MSF no abrirá nuevos proyectos regulares en Somalia hasta la liberación de sus dos compañeras secuestradas en octubre de 2011 en Kenia.

La confirmación del primer caso de cólera llevó a la apertura por parte de la organización médico-humanitaria de un centro de tratamiento de cólera (CTC) en Balcad el 28 de marzo. Un total de 77 pacientes ingresaron en el centro, de los cuales, dos niños pequeños fallecieron tras llegar en estado muy grave. El resto de pacientes, mayoritariamente niños menores de 5 años, pudieron ser tratados a tiempo. Además de tratar a los pacientes, los equipos de MSF también llevaron a cabo actividades de agua y saneamiento, como cloración de pozos y fuentes de agua, y distribución de pastillas para purificar el agua en las comunidades afectadas.

El CTC será clausurado el próximo fin de semana ante la ausencia de nuevos casos de cólera en las dos últimas semanas. Sin embargo, los equipos de MSF seguirán supervisando la situación en los pueblos y aldeas cercanos a Balcad, e informando a la población sobre cómo prevenir la propagación de la enfermedad.

El cólera es endémico en esta región de Somalia y los brotes se suceden de forma anual. La bacteria ‘Vibrio cholerae’, causante de la enfermedad, se desarrolla y expande a través de agua contaminada que es ingerida por los humanos. El año pasado, los equipos de MSF trataron a 150 pacientes en la misma zona. El cólera puede causar la muerte por deshidratación de los pacientes, que sufren fuertes diarreas. De ahí la importancia de que todas las personas que presenten este síntoma acudan a un centro médico.

La difusión de mensajes preventivos –beber agua hervida, lavarse las manos frecuentemente y hacer un uso adecuado de las letrinas– y la cloración de fuentes de agua reducen en gran medida el contagio de la enfermedad. Los niños suelen ser el sector de población más afectado en este tipo de epidemias. El 50% de los enfermos pueden morir si no son atendidos a tiempo.

MSF respondió al brote de cólera en Middle Shabelle por tratarse de una situación de emergencia. La organización no ampliará sus actividades o abrirá nuevos proyectos regulares en Somalia hasta que sus dos compañeras, Montserrat Serra y Blanca Thiebaut, secuestradas en los campos de refugiados de Dadaab (Kenia) en octubre de 2011, se reúnan sanas y salvas con sus familias.