07.12.2014

El tifón Hagupit se ha debilitado y aunque el nivel de los daños a lo largo de las Filipinas todavía no es claro, no parecen ser tan graves como se temía, dijo el jefe de misión de Médicos Sin Fronteras, Olivier Aubry.

8 de diciembre 2014.- El tifón Hagupit se ha debilitado y aunque el nivel de los daños a lo largo de las Filipinas todavía no es claro, no parecen ser tan graves como se temía, dijo el jefe de misión de Médicos Sin Fronteras, Olivier Aubry.

"La situación es muy diferente a la del año pasado", dijo Aubry. "El tifón Hagupit golpeó como categoría tres, lo que significa vientos y lluvias mucho menos fuertes que lo que vimos con el tifón Haiyan, que fue de categoría cinco. Aunque no tenemos cifras oficiales, parece que hubo evacuaciones eficientes y ha habido menos muertes".

El tifón que primero tocó tierra en la ciudad de Dolores, en el este de Samar, la noche del domingo, se ha trasladado del noroeste de Torrijo en la isla de Marinduque. El tifón se reporta actualmente como categoría uno, e incluso debilitándose a tormenta tropical.

Mientras el nivel de daños y necesidades médicas de la población en Samar todavía no está claro, los equipos de MSF en Tacloban se están preparando para salir mañana para evaluar partes de la isla.

El equipo, compuesto por un coordinador de terreno, un logista y un referente médico, viajará en coche por el sur oeste de Samar, antes de dirigirse a Taft en el este de la isla.

Los equipos quirúrgicos y de coordinación de MSF permanecen en estado de alerta en Manila, incapaces de partir debido a las malas condiciones meteorológicas en Manila y en las zonas afectadas por el tifón. MSF cuenta con dos helicópteros que pueden transportar rápidamente a los equipos a Tacloban y a las zonas afectadas en la isla de Samar, tan pronto como sea posible.

Se prevé que los equipos puedan partir hacia Tacloban mañana, con el equipo de coordinación para evaluar el noreste de Samar.

Mientras tanto, el personal de MSF en Tacloban ha informado de una mejoría en las condiciones meteorológicas con lluvia ligera, e inundaciones sólo en las zonas cercanas al mar.

El Hospital Provincial de Leyte en Palo, apoyado por MSF, opera de manera normal, y todo el personal ha vuelto a su trabajo. Al día de hoy había 33 madres con sus bebés, y durante la noche se realizó una cesárea. Otras seis personas fueron atendidas por lesiones derivadas del paso del tifón.

"Trabajamos de manera regular", dijo el coordinador del proyecto en Tacloban, Elvis Otieno. "Estamos operativos y hoy seguimos recibiendo pacientes. La gente ha vuelto a salir de sus casas y los coches circulan por las calles ".

MSF trabajó en las Filipinas durante la respuesta al tifón Haiyan en 2013, prestando servicios médicos a la población afectada en Visayas Oriental.