23.03.2011

Tras evaluar las necesidades de salud mental, MSF da apoyo a un equipo de psicólogos japoneses en la zona siniestrada. La organización sigue ofreciendo atención médica y distribuye materiales de primera necesidad en centros de evacuación y zonas aisladas afectadas por la catástrofe.

Los equipos médicos de MSF siguen prestando atención de salud en centros de evacuación de Minami Sanriku, en la prefectura de Miyagi. Uno de ellos ha empezado a dar apoyo a un médico japonés que trabaja en la ciudad de Taro, en la prefectura de Iwate, más al norte. Las principales actividades siguen siendo consultas a pacientes de edad con enfermedades crónicas como hipertensión y diabetes.

A principios de esta semana, Ritsuko Nishimae, psicóloga clínica de MSF, se unió a los equipos para evaluar las necesidades de salud mental en Minami Sanriku. “Muchas personas se encuentran ahora en fase de estrés agudo, una respuesta totalmente natural a los niveles de trauma que han sufrido”, declara Ritsuko. “Si no se les da un apoyo psicológico adecuado, tienen más posibilidades de desarrollar trastornos de estrés postraumático”, añade.

Un equipo de seis psicólogos de la Sociedad Japonesa de Psicólogos Clínicos (JSCCP) se dispone a trabajar junto al personal de MSF sobre el terreno. La organización humanitaria les ayudará a identificar bolsas de población que necesiten asistencia psicológica y les dará apoyo logístico en sus actividades.

Distribuciones y apoyo a las autoridades locales

Esta semana MSF ha distribuido 10.000 kits de higiene compuestos por jabón, cepillos de dientes, dentífrico y toallas entre la población evacuada en Minami Sanriku. También se van a distribuir 4.000 kits con artículos de primera necesidad como pilas, velas y cerillas. Los suministros de alimentos, agua y electricidad están mejorando.

La fase de emergencia del dispositivo nacional de respuesta a la catástrofe parece estar bajando, con la retirada paulatina de los equipos japoneses de asistencia médica en desastres y la gradual asunción de responsabilidades médicas por parte de las autoridades locales.

MSF continuará con sus actuales actividades médicas en coordinación con las autoridades y hará seguimiento de la situación en áreas aisladas específicas, donde los equipos puedan dar apoyo adicional en caso necesario.