Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
06.07.2010

A finales de junio, Médicos Sin Fronteras (MSF) puso oficialmente fin a la gestión de sus dos últimos hospitales en Monrovia, tras 20 años prestando asistencia médico-humanitaria. MSF seguirá prestando atención a víctimas de violencia sexual en estructuras de salud públicas.

Tras el fin de la guerra en 2003 y las elecciones de 2005, MSF empezó a traspasar progresivamente sus proyectos de emergencia y hospitales en muchos de los 15 condados del país. A principios de este año, MSF todavía gestionaba dos hospitales gratuitos en la capital, Monrovia –el hospital Benson, en Paynesville, y el hospital Island, en Bushrod Island–, donde atendía a más de 20.000 mujeres y niños al año.

“Liberia fue devastada por una brutal guerra civil que duró 14 años y dejó el sistema de salud en ruinas”, explica el Dr. Dhammika Perera, jefe de misión de MSF en Liberia. “La recuperación es siempre lenta, pero hoy el Ministerio de Salud asume la responsabilidad de los últimos hospitales. Seguimos en el país, pero tras dos décadas, esto supone un hito importante para nosotros y simboliza lo lejos que ha llegado Liberia en lo que a prestación de servicios médicos se refiere”.

“Como organización emergencista, MSF presta ayuda médica a personas en situación de crisis extrema”, añade el Dr. Perera. “A medida que Liberia va avanzando hacia la estabilidad, nuestro papel va disminuyendo y el del gobierno es cada vez mayor. Sin embargo, sigue habiendo grandes retos para asegurar que los más vulnerables, las mujeres y los niños, sigan recibiendo una muy necesaria asistencia gratuita. No existen soluciones baratas, justo ahora que Liberia está en fase de reconstrucción, la comunidad internacional debe aumentar su apoyo”.

Para minimizar los vacíos que podrían crearse con el cierre de sus últimos dos hospitales, MSF construyó un nuevo hospital, trasladando sus servicios allí, y lo donó al Ministerio de Salud y Bienestar Social. MSF también añadió 80 camas pediátricas y amplió los servicios de pediatría del hospital Redemption, el principal hospital público de Monrovia.

Ahora hace falta apoyo a más largo plazo en lugar de ayuda de emergencia. En este momento hay menos de 100 médicos en un país de 3,6 millones de habitantes, y poco más de 250 camas pediátricas en los hospitales de Monrovia, una ciudad de más de 1 millón de personas. Además de ampliar la disponibilidad de servicios pediátricos, Liberia también necesita una mayor capacidad de atención toco-ginecológica de urgencia y mejor acceso a servicios hospitalarios gratuitos para mujeres.

“Hemos avanzado mucho desde la guerra, pero queda muchísimo trabajo por hacer”, afirma el Dr. Gwenigale, del Ministerio Liberiano de Salud y Bienestar Social. “Nos enfrentamos a grandes dificultades para cumplir nuestra promesa de atención gratuita a personas que apenas pueden permitirse el pan de cada día. Para superarlas, necesitaremos el compromiso continuado de los financiadores internacionales para incrementar el número de camas hospitalarias, garantizar los salarios del personal, asegurar el suministro de medicamentos en los hospitales y formar a nuevo personal sanitario”.

Desde julio de 2010, MSF trabajará en colaboración con el Ministerio de Salud y Bienestar Social para ofrecer atención sanitaria y psicológica gratuita a víctimas de violencia sexual en hasta tres estructuras de salud públicas.

MSF presta ayuda médico-humanitaria en Liberia desde 1990. Este traspaso de sus últimos servicios hospitalarios supone la reducción de actividades más importante de sus dos décadas de presencia en el país.