Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
25.08.2011

La organización médico-humanitaria sigue evaluando las necesidades de los hospitales en la capital libia, al tiempo que facilita suministros y apoyo médico a varias estructuras de salud en el resto del país. Más personal médico y materiales de refuerzo están de camino a Trípoli.

Un equipo de MSF ha evaluado tres instalaciones sanitarias de Trípoli, todas ellas con escasez de insumos y equipamiento médicos. MSF les proporcionó materiales de curas para los heridos, así como antibióticos, anestésicos y calmantes. Algunas estructuras de salud también solicitaron equipamiento quirúrgico, como fijadores externos y oxígeno, que la organización suministrará en los próximos días.
Desde el inicio de los combates en la capital, los hospitales están registrando un aumento de casos de traumatismos graves. El primer día una clínica atendió a 100 heridos a causa de la violencia y en las últimas jornadas se han tratado 90 casos de fracturas abiertas en el mismo centro.
Las instalaciones sanitarias no cuentan con la infraestructura y los sistemas para cubrir una emergencia de esta magnitud, especialmente en lo referente al triaje de casos urgentes y al número de camas disponibles en las unidades de cuidados intensivos y postoperatorios. MSF se dispone a ampliar su apoyo a hospitales y clínicas enviando personal médico adicional.
En los próximos días, si las condiciones de seguridad lo permiten, el equipo de MSF intentará acceder a más estructuras sanitarias de la ciudad. En estos momentos hay tres miembros de la organización en Trípoli, a los que en breve se sumarán equipos médicos provenientes de Túnez y de otras zonas de Libia.

Apoyo a hospitales en Zawiya y Zlitan
MSF ha enviado además equipos médicos a Zlitan, al este de Trípoli, y a Al Zawiyah, en el oeste, para asistir a centros sanitarios que están recibiendo una gran afluencia de heridos. En Zawiya, un equipo médico y quirúrgico da apoyo a los servicios de cirugía, cuidados intensivos y reanimación del hospital de la ciudad. El lunes 22 de agosto ingresaron 60 personas heridas y el miércoles 24, otros 40 pacientes fueron admitidos. Los heridos llegan ahora desde Trípoli y desde zonas aledañas a la carretera de la capital a Zawiya.
En Zlitan, MSF ha donado equipamiento quirúrgico, medicamentos e insumos médicos. En los próximos días, un equipo formado por un enfermero, un anestesista y un ginecólogo de MSF se unirá al personal médico libio en el hospital de la ciudad.

Otras actividades de MSF en Libia
MSF trabaja en el hospital de Yefren desde el 15 de junio, al que aporta personal, materiales médicos y equipamiento en refuerzo de los servicios de urgencias, cirugía y cuidados postoperatorios. Entre julio y agosto se duplicó el número de heridos, pero la situación en Yefren y sus alrededores es ahora más tranquila. En centros de salud de Zintan, MSF da soporte psicológico a personas afectadas por la violencia.
Algunos heridos han sido transferidos desde Trípoli a hospitales en Misrata. En el hospital de Qasr Ahmed, donde MSF presta apoyo quirúrgico desde abril, seis personas fueron ingresadas el pasado 24 de agosto. El equipo también ofrece atención de salud mental y fisioterapia a pacientes postoperatorios. En otros centros de salud de Misrata, MSF da apoyo en ginecología y obstetricia, y lleva a cabo un proyecto de atención médica básica y salud mental en prisiones.
En Bengasi, MSF ofrece apoyo psicológico a desplazados internos que viven en campos de las afueras de la ciudad. También se ha organizado un sistema de referencia de pacientes que requieren cirugía reconstructiva al programa de MSF en Ammán, la capital de Jordania, especializado en este tipo de intervenciones. Cuatro personas que habían sido heridas en enfrentamientos previos partieron de Bengasi rumbo a Ammán el miércoles 24 de agosto.

Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización médico-humanitaria internacional que trabaja en Libia desde el 25 de febrero de 2011. Para asegurar la independencia de sus acciones, MSF depende únicamente de donaciones privadas para financiar sus actividades en el país y no acepta fondos de ningún gobierno, donante institucional o grupo con ninguna filiación política o militar. Actualmente el equipo de MSF en Libia está formado por 44 trabajadores libios y 30 trabajadores internacionales, que aportan atención médica, quirúrgica y de salud mental, así como suministros médicos, en las ciudades de Trípoli, Misrata, Zlintan, Yefren y Bengasi.