27.02.2011

Tras evaluar la situación en Bengasi y sus alrededores, el equipo ofrece suministros y formación a varios hospitales y un centro médico. Otro equipo en la frontera de Túnez está preparado para atender a la gente que salga de Libia mientras llegan refuerzos de personal.

El viernes pasado, el primer equipo de Médicos Sin Fronteras (MSF) pudo cruzar la frontera egipcia y llegar a la ciudad de Bengasi, al este del país. Durante estos tres días, el equipo ha estado evaluando la situación en los hospitales de Al-Yalaa, Al-Hawari y 7 de Octubre, así como el Centro Médico de Bengasi (BMC), de la ciudad y sus alrededores.

Dichos centros habían informado de la recepción de más de 1.800 personas heridas entre el 17 y el 21 de febrero. Todos ellos están bien equipados, con lo cual pudieron atender a los heridos y cubrir sus necesidades. Sin embargo, empiezan a tener carencias de materiales médicos y medicamentos.

El equipo de MSF ha donado suministros médicos, como consumibles, vendas, suturas, anestésicos y fijaciones externas para fracturas, tanto a los hospitales como al centro médico. También está dando formación a personal médico local en la gestión de flujos masivos de heridos en caso de nuevos enfrentamientos.

El equipo de MSF en Bengasi está compuesto por ocho miembros, de los cuales tres son médicos. Un cirujano traumatólogo, un anestesista y una enfermera de quirófano se unirán a ellos hoy para evaluar las necesidades de los pacientes heridos en el hospital Al-Yalaa, con capacidad para 400 camas. Algunos de los pacientes ingresados pueden requerir cirugía de secundaria.

Ocho toneladas de suministros médicos, incluidos materiales quirúrgicos, han llegado a Bengasi y otras 12 toneladas de materiales están en camino desde Egipto.

En la parte oeste del país, un equipo de MSF se encuentra en la frontera de Túnez con Libia (aún cerrada), preparado para cruzar con materiales médicos y dar asistencia a víctimas de la violencia dentro del país. Un cargamento de cuatro toneladas de suministros médico-quirúrgicos llegó a Túnez este fin de semana y será transportado a la frontera.

En los últimos días, miles de trabajadores migrantes han abandonado Túnez, huyendo de la violencia. El equipo de MSF está evaluando la situación en coordinación con otras organizaciones sobre el terreno para hacer frente a la llegada de un gran número de personas. En caso necesario, el equipo está preparado para atender las necesidades de la gente que cruce la frontera y será reforzado con más personal en los próximos días.