04.04.2013

Después de los combates registrados en la localidad maliense de Tombuctú el 30 y 31 de marzo, los equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) que trabajan en el hospital de la ciudad trataron a 21 heridos, incluidos 11 civiles. Tres de los heridos perdieron la vida, entre ellos dos civiles.

Otras personas han sucumbido a las heridas supuestamente por la imposibilidad de acceder a centros médicos a causa de los combates. Los choques esporádicos entre soldados y grupos armados impiden que los lugareños puedan moverse en Tombuctú. MSF hace un llamamiento a todas las partes en conflicto a que respeten a las poblaciones civiles y a que faciliten el acceso a los centros sanitarios.

Durante más de un año, los equipos de MSF han estado ofreciendo ayuda médica, incluida cirugía, a pacientes y heridos causados por todas las partes en conflicto. En los últimos meses, 40 pacientes han ingresado en el hospital de Tombuctú, donde se efectúan una media de 15 operaciones por semana.

Además de sus actividades en Tombuctú, MSF trata la malnutrición y la malaria en cuatro centros de salud y en el hospital de Niafounké. MSF también trabaja en Gao, Ansongo, Duoentza, Konna y Boré para intentar cubrir las necesidades médicas relacionadas con el conflicto en el norte de Malí. Los equipos atienden a los refugiados malienses en Mauritania, Níger y Burkina Faso. MSF también ofrece atención pediátrica en un hospital y cinco centros de tratamiento en el distrito de Koutiala (sur de Malí).