12.01.2013

Tras los violentos combates en Konna y los bombardeos que se produjeron en Léré y posteriormente en Douentza, durante la noche del sábado al domingo, Médicos Sin Fronteras (MSF) hace un llamamiento a todas las partes del conflicto en Malí para respetar a la población civil, así como la integridad de los servicios de salud.

En Douentza, localidad situada al noreste de Mopti, los bombardeos se reanudaron el domingo por la mañana. Un equipo médico de MSF se encuentra actualmente en el hospital para apoyar las actividades médicas.

\"A causa de los bombardeos y los combates, nadie se arriesga a moverse por la ciudad y los pacientes no pueden llegar hospital\", dijo Rosa Crestani, directora de programas de emergencia de MSF. \"Estamos preocupados por las personas que viven cerca de las zonas de combate y hacemos un llamamiento a todas las partes en el conflicto a que respeten la suerte de la población civil y la integridad de las instalaciones médicas\". En la noche del 10 al 11 de enero MSF ya había recibido varias \"llamadas de notificación sobre numerosos muertos y heridos a Konna, incluidos civiles\", dijo el Dr. Mego Terzian, director de operaciones de emergencia para Malí en París.

MSF ya ha enviado dos camiones cargados de suministros médicos y medicamentos para las estructuras de salud en la región de Mopti. Muchos residentes de la región de Mopti también habrían huido de los combates, y muchas localidades están siendo abandonadas por sus habitantes. MSF está tratando de localizar a las personas desplazadas para proporcionarles asistencia médica a través de clínicas móviles.

Adicionalmente a las actividades médicas realizadas en Mopti y Douentza, MSF trabaja en las regiones de Tombuctú y Gao. En Tombuctú, donde nuestros equipos trabajan en el hospital de referencia, MSF recibió una docena de heridos provenientes de los combates ubicados a más de siete horas. Nuestros equipos también trabajan en nueve centros de salud comunitarios de los alrededores de Tombuctú. Así mismo, MSF lleva a cabo actividades de aprovisionamiento de medicamentos y equipos médicos, y trata de aumentar su apoyo médico y quirúrgico cerca de las zonas de combate.

También hubo bombardeos durante el fin de semana en las ciudades de Gao y Ansongo, en la región de Gao. MSF está apoyando a un hospital de referencia de Ansongo con atención primaria en salud y de urgencias, así como a dos centros de salud -uno de ellos en las afueras de la ciudad de Gao-, y con una clínica móvil en la región.

Desde hace varios meses, los equipos de MSF intervienen en Malí, en las regiones de Gao, Tombuctú y Douentza, principalmente con actividades quirúrgicas, médicas y nutricionales. MSF también trabaja en el sur con actividades de nutrición, llevadas a cabo en la región de Koutiala, y con los refugiados en los países vecinos de Malí, Mauritania, Níger y Burkina Faso.