14.12.2013

El equipo móvil de emergencia de MSF está proporcionando atención médica las veinticuatro horas en el aeropuerto de Bangui, a raíz del brote de violencia que se ha extendido en la capital desde el pasado 5 de diciembre. La clínica de MSF en el aeropuerto se ocupa de las necesidades médicas de más de 40.000 personas desplazadas que han buscado refugio en el aeropuerto.

"Es una situación muy difícil. Las condiciones sanitarias son deplorables y la gente vive con miedo", dijo Rosa Crestani , coordinadora de emergencia de MSF en Bangui. "Después de haber huido de sus hogares, ahora están buscando refugio debajo de las alas de los aviones o en cualquier otro lugar donde puedan encontrarlo".

MSF está llevando a cabo más de 200 consultas por día en el aeropuerto, proporcionando principalmente curaciones para las heridas, abscesos y quemaduras, así como tratamiento para infecciones de las vías respiratorias y malaria. También está proporcionando referencias de urgencias médicas y quirúrgicas a las estructuras hospitalarias en la ciudad , como la maternidad Castor, el Hospital de la Comunidad o el complejo pediátrico en Bangui. MSF también ha proporcionado asistencia en el nacimiento de varios bebés .

MSF se esfuerza por hacer frente a las actuales necesidades médicas no cumplidas, como el tratamiento de las enfermedades crónicas y la tuberculosis. Pero las tensiones dentro del campo del aeropuerto están en aumento debido a otras necesidades insatisfechas.

El pasado 12 de diciembre, MSF dijo en una carta abierta dirigida a Valérie Amos , la Secretaria General Adjunta para Asuntos Humanitarios de la ONU, que las organizaciones de las Naciones Unidas no han logrado proporcionar una respuesta adecuada a la gravedad y la magnitud de las necesidades humanitarias en el terreno. Organizaciones como el CICR y la Cruz Roja de la República Centroafricana han comenzado a ofrecer servicios de agua y saneamiento, pero las necesidades aún están lejos de ser cubiertas.

"Aunque MSF es capaz de proporcionar apoyo médico, muchas otras necesidades siguen sin atenderse, como alimentos, refugio y protección “, dijo Crestani. "El agua y el saneamiento son un desastre, y como resultado, el riesgo de enfermedades es más alto. Esta situación es insostenible".

El equipo móvil de emergencia de MSF también ha comenzado a apoyar las actividades médicas en el monasterio Boy Rabe, donde otros 10.000 desplazados han buscado refugio. El 11 y 12 de diciembre - los primeros dos días de actividades en este centro - MSF realizó 231 consultas y atendió a 31 heridos. Además, MSF también ofrece atención médica, referencias hospitalarias, así como agua y actividades de saneamiento en el campamento de Don Bosco, donde se encuentran más de 13.000 personas desplazadas.

Médicos Sin Fronteras ha estado presente en la RCA desde 1997. MSF gestiona actualmente siete proyectos regulares (en Batangafo, Boguila, Carnot, Kabo , Ndele, Paoua y Zemio ) y cuatro proyectos de emergencia (en Bangui , Bossangoa, Bouca y Bria ). Además, un equipo de emergencia móvil está atendiendo los campos de desplazados de Bangui. A finales de año, MSF espera poder iniciar las actividades en los hospitales de Bangassou y Ouango. En total, se brinda atención médica gratuita a casi 400.000 personas, a través del trabajo en 7 hospitales, dos centros médicos y 40 puestos de salud, y cuenta con más de 100 miembros del personal expatriado y cerca de 1.100 empleados locales en sus equipos.