Una cosa a la que todos nos aferramos, contra todas las imposibilidades y desarrollos desalentadores en los últimos meses, semanas y días, es que todos elegimos quedarnos.

AYLA EMMINKDoctora
31.07.2020

Lee la primera parte del blog de nuestra compañera aquí.

A medida que la pandemia de COVID-19 interrumpe los movimientos de suministros médicos y personal, la médica Ayla Emmink se traslada de su proyecto rural a un vasto campo de desplazados, donde nuestros equipos se apresuran y se preparan para la llegada de la COVID-19. En este texto, narra su experiencia.

"Aquí en el campo de Bentiu no tenemos, y no tendremos, ninguna opción para ventilar mecánicamente a un paciente. Lo mejor que tenemos son los concentradores de oxígeno, máquinas que separan el oxígeno y el nitrógeno del aire para ayudar a los pacientes con dificultades respiratorias.

Esto significa que no podremos tratar a ninguno de los pacientes que necesitan más que eso. Si luchan por respirar, no podremos hacer nada al respecto. Es posible que ni siquiera podamos ofrecerles mucho tratamiento paliativo si ya nos faltan camas y equipos, medicamentos y personal.

Una vez que el virus estalle en el campo, es posible que el equipo médico tenga que usar el triaje para decidir quién tiene más probabilidades de recuperarse si recibe tratamiento y a quién dejaremos ir. A menos que tengamos suerte y, por alguna razón, el impacto del virus no sea tan malo como tememos. Por el momento entendemos muy poco de cómo el virus afectará a las personas en este lugar.

Preparando a los pacientes

Debido a las brechas de personal en el equipo, mis colegas han estado de guardia todas las noches durante las últimas semanas. Nadie me presiona, pero hago todo lo posible para familiarizarme en este nuevo entorno y pongo de mi parte durante las noches de guardia para convertirme en la médica supervisora de la sala de pediatría, el departamento de neonatología y más tarde también de la sala de nutrición.

En la preparación ante la COVID-19 , debemos reducir el número de pacientes que permanecen en el hospital por otras afecciones. Eso significa que tratamos de reducir los ingresos hospitalarios y dar el alta a tantas personas como sea posible sin comprometer la calidad de su atención.

 

 

La mayoría de las salas tienen un número cada vez menor de pacientes todos los días, pero en los departamentos de pediatría, la rotación parece mantenerse alta como siempre.

La diarrea aguda es el mayor desafío de la estación de sequía, mientras que los pacientes jóvenes con infecciones respiratorias, meningitis y otras enfermedades infecciosas llenan el resto de la sala. A veces hay complicaciones por otras enfermedades como la desnutrición, el VIH o la tuberculosis (TB) .

Buenos y malos días

Algunos días son pacíficos.

Hago globos con guantes para entretener a los niños en la sala de nutrición, les enseño a usar un estetoscopio y me siento aliviada cuando los recién nacidos salen en los brazos de sus madres después de haber estado días o semanas en estado crítico.

Otros días, apenas sé cómo mantenerme positiva.

Como cuando la mañana comienza con la comprensión de que el tratamiento que tenemos para salvar una vida joven no es suficiente. Cuando la tarde está marcada por el asesoramiento a una niña que recientemente dio a luz a un bebé con trastornos congénitos graves. O cuando la noche trae una o más resucitaciones que necesito terminar, declarando la muerte porque lo intentamos todo pero no fue suficiente.

A pesar de todo eso, estoy agradecida por los inesperados momentos de alegría que alivian mi presión, como ver a las suricatas corriendo delante de nosotros durante nuestra carrera de la mañana; ver que una niña con desnutrición finalmente está lo suficientemente fuerte como para caminar; ver un partido de voleibol al atardecer con mis colegas; o cuando los niños mayores en la sala me enseñaron nuer; el compartir cucharadas de Nutella con mi amiga la partera cuando regresamos juntas del hospital después de la medianoche.

El maremoto

En las próximas semanas esperamos ver aumentos significativos en el número de pacientes en el hospital. Las primeras lluvias han caído y los mosquitos se multiplican diariamente, pronto la malaria dominará todas las salas. Tendremos que abrir camas y salas adicionales para alojar a todos los pacientes. La probabilidad de que la temporada de malaria y la COVID-19 golpeen al mismo tiempo es un pensamiento desagradable.

Desafortunadamente, este miedo se vuelve cada vez más realista. Recibimos el primer resultado positivo de una prueba COVID-19 de uno de nuestros pacientes, poco después de que comenzaran las lluvias.

El primer caso

La buena noticia es que el paciente se encuentra completamente estable. La mala noticia es que no ha salido del campamento en meses. Esto sugiere que la transmisión ya está ocurriendo a nivel local antes de que podamos tomar más medidas.

Activamos todos los planes que hemos preparado, listos para ajustarse cuando sea necesario. Rastreamos y realizamos pruebas a los contactos del paciente, les pedimos que se aislen e intentamos ser lo más pragmáticos que se pueda para continuar con nuestras actividades normales.

Pero la realidad es que todos estamos ligeramente paralizados por la situación surrealista en la que nos encontramos. Es como si todos pudiéramos ver una enorme marea que se acerca a cámara lenta. Ahora, cuando comienza a caer sobre nosotros, somos arrastrados hacia abajo, por lo que no podemos entender hacia dónde vamos y qué tan profundo podría ser.

"Corona, corona"

Sorprendentemente, los primeros enfrentamientos con la COVID-19 no son casos de médicos.

Las reglas restringidas de la ONU ahora impiden que el personal pase por la base desde sus hogares en el campamento hasta su trabajo en el hospital. El personal tampoco puede ir al mercado a almorzar, mientras que a los pacientes ya no se les permite recibir alimentos del exterior.

Las noches de cine semanales que se organizaban para los niños y sus padres se posponen hasta nuevo aviso, lo que es especialmente triste para los pacientes jóvenes a largo plazo.

Sin embargo, dado que la evaluación previa para la COVID-19 ocurre antes de que las personas lleguen a la sala de urgencias, y las unidades de aislamiento están completamente separadas del hospital, es casi como si nada hubiera cambiado en las salas en las que estoy trabajando.

 

 

Solo vemos una diferencia de forma indirecta.

Algunos miembros del personal ahora se han trasladado de su trabajo normal y se dedican solo al área de aislamiento de COVID-19. A medida que el gobierno pide a las personas que usen mascarillas, vemos que más personal las usa todos los días. Frente al único acceso directo al área de aislamiento, se coloca una cerca y un guardia adicional. La cantidad de grifos de agua y los puntos de lavado de manos aumentan (la cantidad de personas que realmente los usa también aumentó al principio).

En el mercado, las personas han cambiado lo que llaman al personal "occidental". Solía ​​ser "kawaja" (que significa misionero blanco), pero ahora es "corona, corona". Esto trae restricciones de seguridad adicionales que nos llevan al complejo hospitalario y a la base de la ONU.

Mientras tanto, el trabajo continúa, niños asmáticos, niños pequeños deshidratados y recién nacidos prematuros siguen siendo admitidos. Y, mientras ajusto el flujo de oxígeno para un paciente sin aliento, me pregunto cuánto tiempo continuará este silencio antes de la tormenta.

Juntos en esto

A pesar de toda la incertidumbre de la situación en la que nos encontramos: la carga de trabajo, el número y la gravedad de los casos, la rapidez con que se propagará el virus, la continuidad de nuestra cadena de suministro y cuánto durará el bloqueo, hay una cosa que sabemos con certeza.

Una cosa a la que todos nos aferramos, contra todas las imposibilidades y desarrollos desalentadores en los últimos meses, semanas y días, es que todos elegimos quedarnos.

Mientras que otros deciden irse, decidimos que para nosotros todavía no es la hora de irnos. Todavía estamos demasiado apegados a nuestras tareas y responsabilidades aquí y continuaremos realizándolas tanto como la situación nos lo permita.

Esto nos une a todos. En los momentos felices y en los momentos estresantes, estamos juntos en esto."

 

Lee la primera parte del blog de nuestra compañera aquí.