13.05.2017

ACTUALIZACIÓN LUNES 15 DE MAYO

Bangui, 15 de mayo de 2017. Ayer lunes, una unidad móvil de Médicos Sin Fronteras (MSF) finalmente logró proveer atención médica de urgencia a la población que había encontrado refugio en la mezquita de Bangassou. Entre las 250 personas que se encontraban allí, MSF identificó 25 heridos y suministró primeros auxilios a 10 de ellos antes de que los disparos obligaran a los equipos médicos a retirarse. Cinco de los heridos requerían intervención quirúrgica; pero fue imposible trasladar a ninguno al hospital debido a los combates.
 
Por otro lado, 34 heridos fueron tratados al hospital ayer, lo que hacen un total de 60 atendidos en el centro desde el sábado (22 el sábado, 4 el domingo y 34 ayer lunes).
 
MSF está extremadamente preocupada por la población civil de Bangassou. La organización ha tenido confirmación antes de enviar este comunicado de que los desplazados que encontraron refugio en el hospital y en la mezquita han sido transferidos a la iglesia del pueblo. La situación de seguridad es extremadamente volátil y nuestros equipos siguen escuchando tiroteos esporádicos. MSF hace un nuevo llamamiento a las partes del conflicto para que permitan el despliegue de ayuda médica de emergencia para los civiles y la población herida.
-------------------
 
Bangassou / Bangui, 13 de mayo de 2017 - Después de los intensos combates que estallaron esta mañana en Bangassou (Provincia de Mbomou), Médicos sin Fronteras (MSF) pide a todas las partes que acuerden un cese al fuego para poder acceder a los heridos en necesidad urgente de recibir atención médica vital.
 
"En un espacio de pocas horas, MSF ha tratado a 21 heridos en el hospital de Bangassou. Nuestros equipos están al tanto de otros heridos en otras partes de la ciudad que están bajo fuego y por lo tanto no pueden acceder a atención médica. Por el momento, sin embargo, es imposible tener una idea del número exacto, ya que la intensidad de los combates significa que es imposible moverse por el centro de la ciudad. Pedimos a todas las partes que actualmente participan en combates abiertos en Bangassou que acuerden un alto el fuego y nos permitan recoger a los heridos y ofrecer un mínimo de asistencia humanitaria a la población", dice René Colgo, jefe adjunto de MSF que trabaja actualmente en el hospital de Bangassou .
 
En los últimos días, algunos residentes de Bangassou han huido de la ciudad, pero otros están atrapados en sus casas o han buscado refugio en lugares que esperan puedan ofrecerles alguna protección contra la violencia.
 
"Todos los heridos tienen derecho a acceder a la atención médica. Los civiles no deben ser atacados, y todas las partes en conflicto tienen el deber de respetar la seguridad de las instalaciones médicas, tales como hospitales, ambulancias y su personal", dice René Colgo.
 
Los conflictos en la parte oriental de la República Centroafricana se han intensificado en los últimos meses, alcanzando la provincia de Mbomou, que hasta marzo pasado era una región relativamente estable. El lunes 8 de mayo, los equipos de MSF en el hospital de Bangassou atendieron a 12 personas heridas en enfrentamientos entre fuerzas de la ONU y un grupo armado, a 25 kilómetros de la ciudad.
 
 
Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización humanitaria internacional e independiente, que ofrece ayuda de emergencia a personas afectadas por conflictos armados, epidemias, exclusión sanitaria y desastres naturales o provocados por el hombre. Además de sus operaciones en más de una docena de lugares en la República Centroafricana, MSF ha prestado apoyo al hospital de Bangassou desde 2014, así como a los centros de salud de Yongofongo, Mbalazine y Niakari, donde ofrece acceso a atención médica vital para 206.000 habitantes de la provincia de Mbomou. De enero a marzo de 2017, MSF atendió a casi 2.000 personas en el hospital de Bangassou.
 

Entradas relacionadas