06.10.2017
Pedimos a la comunidad internacional apoyo financiero urgente para que los trabajadores sanitarios reciban pagos inmediatos y evite un mayor deterioro de los servicios médicos.
 
En nuestro nuevo informe 'Salvando vidas sin cobrar un sueldo’ , alertamos que el colapso del sistema de salud público de Yemen se debe, en parte, a que el personal sanitario lleva un año sin cobrar su sueldo. Ante esta situación, reclamamos una respuesta financiera urgente de la comunidad internacional y de las autoridades yemeníes para garantizar que el personal del Ministerio de Salud Pública y Población recibe pagos inmediatos y evitar, así, un mayor deterioro de los servicios médicos vitales.
 
Más de dos años y medio de guerra, bombardeos, combates, desplazamientos masivos y propagación de enfermedades han devastado a las familias yemeníes. Durante el último año, la mayoría de los 1,2 millones de funcionarios yemeníes han recibido escasos o ningún sueldo. En esta situación se encuentran decenas de miles de trabajadores sanitarios del sector público de todo el país.
 
"La población no entiende que muchas veces no tengamos medicamentos o que tengamos que comprarlos con nuestro propio dinero. ‘¡Para qué están aquí!’, nos gritan”, afirma una enfermera del centro de salud de Al Khamees, en la gobernación de Hodeida. La masiva epidemia de cólera que vive el país es un claro ejemplo de las consecuencias del impago de sueldos al personal médico. Los salarios no remunerados están acelerando el colapso del ya débil sistema público de salud, cuya columna vertebral son los profesionales sanitarios.
 
 

Humildad y esfuerzo

 
"El compromiso del personal público que vemos cada día es toda una lección de humildad", explica Melissa McRae, nuestra coordinadora médica en Yemen. "Llevan todo un año yendo a trabajar sin cobrar, muchos están haciendo todo lo posible para mantener los servicios de salud operativos, aunque sea mínimamente, mientras se preguntan cómo mantener a sus familias, cómo garantizarles comida, abrigo y seguridad. Otros han tenido que buscar un empleo alternativo o empezar a cobrar a los pacientes por una atención médica que debería estar disponible de forma gratuita".
 
Esto es solo una parte de la terrible realidad que viven los trabajadores sanitarios en todo el país. Como el resto de la población, soportan los efectos catastróficos de la guerra y ven morir a sus seres queridos. Además, trabajan en hospitales y centros de salud que, en ocasiones, también son objeto de ataques.
 
Ante todo ello, solicitamos una respuesta urgente por parte de las autoridades yemeníes y de la comunidad internacional para garantizar que los trabajadores de la salud cobren de forma inmediata. “Proporcionar al personal sanitario una remuneración suficiente es una intervención que salva vidas”, afirma David Noguera, presidente de MSF en España, que acaba de regresar de Yemen. “No hacerlo –continúa Noguera– solo acelerará la desaparición del sistema de salud con consecuencias fatales. Las enfermedades y las muertes prevenibles están aumentando en el país, y este incremento se puede atribuir, en parte, al impago de sueldos a los trabajadores de salud públicos”.
 
Lee aquí el resumen del informe "Salvando vidas sin cobrar un sueldo"
 
Lee el informe completo "Salvando vidas sin cobrar un sueldo" (en inglés)
 
En Médicos Sin Fronteras (MSF) pagamos los salarios de 1,200 trabajadores públicos de salud en los centros de salud que administramos y apoyamos en 10 de las gobernaciones de Yemen. En 2016, el año pasado destinamos más de 60 millones de euros a nuestros proyectos en el país. Sin embargo, nuestros esfuerzos son solo una gota en el océano dada la magnitud de las necesidades.

Entradas relacionadas