Caos sanitario en la República Centroafricana

Desde diciembre de 2013, la República Centroafricana (RCA) ha sido desgarrada por un conflicto con tintes cada vez más religiosos. La escalada de violencia y el desplazamiento, han empeorado unas condiciones de salud que ya antes, eran catastróficas.

Desde diciembre de 2013, la República Centroafricana (RCA) ha sido desgarrada por un conflicto con tintes cada vez más religiosos. La escalada de violencia y el desplazamiento, han empeorado unas condiciones de salud que ya antes, eran catastróficas.

Los centroafricanos se enfrentan a la inseguridad alimentaria y la malaria aumentando en espiral, mientras que la economía y el sistema de salud pública están a punto de paralizarse. Desde enero, MSF trabaja en el Hospital Regional Universitario en Berberati, en el oeste del país, ayudando a cubrir las laguna grave en la atención médica.

Miles de termitas revolotean alrededor de las pocas luces que brillan en Berberati. El día anterior, una violenta tormenta marcó el comienzo de la temporada de lluvias y llegaron los enjambres de insectos. La gente estaba esperando este momento para poder comenzar la caza. Asadas en una parrilla, las termitas pueden llenar el estómago vacío; en estos tiempos de vacas flacas, ninguna fuente de proteína debe ser pasada por alto.

El hospital, el único en la ciudad, apenas funcionaba cuando un equipo de MSF llegó en diciembre. "No había ni electricidad", dice un médico local. "Los pacientes tenían que traer su propia luz para poder ser examinados."

"La mayoría de la gente no desea pagar por una atención de mala calidad," dice el Dr. Nicolas Peyraud, un pediatra de MSF. "Como resultado, hemos visto un gran resurgimiento en el uso de las medicinas tradicionales. La mayoría de los niños que vemos fueron tratados primero por los curanderos, a veces con consecuencias dramáticas ".

Hace dos meses, un alto muro de dos metros fue construido en frente del área de consulta para proteger a los pacientes y al personal de las balas perdidas. Aunque el riesgo de quedar atrapados en el fuego cruzado se ha reducido, las 150 camas del hospital todavía están llenas de pacientes con malaria y desnutrición.

"La tasa de malaria es enorme", dice el Dr. Peyraud. "Alrededor de tres cuartas partes de los niños que vemos dan positivo a la prueba. La enfermedad es particularmente mortal para los pacientes que ya están debilitados por la desnutrición o la diarrea ".

Furaha Walumpumpu, una comadrona de MSF, ayuda en un promedio de 10 partos cada día. "Las mujeres de esta región habían dejado de venir al hospital para dar a luz, por no hablar de la atención prenatal que puede ayudar a detectar si hay algún riesgo de complicaciones", dice Furaha. "A veces recibimos a las mujeres en una condición horrible, simplemente porque no había personal médico cualificado cerca."

Furaha le informa al cirujano de MSF Yves Groebli, que uno de sus pacientes, Mariette, tiene que ir a la sala de operaciones inmediatamente para una cesárea de emergencia. "El bebé está en peligro, hay que actuar con rapidez", dice ella. Hace unos años, Mariette , que hoy tiene 25 años, perdió un bebé porque no podía permitirse el lujo de una cesárea. Esta vez, hay un resultado más feliz: en pocos minutos, Yves tira de un recién nacido de su vientre.

Desde enero, la mayor parte de la población musulmana de Berberati ha huido de la ciudad rumbo a Camerún para escapar de la violencia. El barrio musulmán, Potopoto, que una vez fuera el corazón económico de la ciudad, está casi desierto. Todas las mezquitas han sido saqueadas. Una de ellas ha sido convertida en una iglesia evangélica.

"Las milicias anti-Balaka controlan la ciudad", dice el Imam Rashid, líder espiritual de los musulmanes que quedan en Berberati, y que se refugian en los dentro de un recinto de la iglesia. "No podemos salir sin poner en peligro nuestras vidas", dice. En la actualidad hay alrededor de 350 musulmanes en Berberati, protegidos por los soldados cameruneses de MISCA, las fuerzas de la Unión Africana. "Estamos muy agradecidos por la hospitalidad que se ha extendido para nosotros", dice Imam Rashid. "Tenemos todo aquí, a excepción de la libertad."

En un rincón del patio, una enfermera está cambiando los vendajes de Issoufa, de 24 años, que perdió un brazo durante la reciente ola de violencia. "Yo vivía cerca de Nola, a 100 km al sur de Berberati", dice Issoufa. "Cuando los anti-Balaka llegaron, me robaron todas mis pertenencias y me dispararon en el brazo. Era demasiado peligroso ir al hospital de Nola. Tuve que esperar varios días antes de que pudieran traerme a Berberati ".

Para el momento en que Issoufa llegó a Berberati, era demasiado tarde para salvar el brazo, y el cirujano de MSF se vio obligado a amputar. "Voy a esperar hasta que termine mi tratamiento, y luego voy a ir a Camerún a reunirme con mi familia", dice Issoufa. "No tengo futuro aquí."

MSF comenzó a trabajar en Berberati en enero de 2014 para atender las necesidades sanitarias de los desplazados y para tratar a las víctimas de la violencia. Aunque la violencia en la ciudad se ha reducido desde enero, las necesidades de salud siguen siendo enormes. Sólo en mayo de 2014, se ofrecieron más de 3.000 consultas externas, 2.450 de ellas para pacientes con malaria. 427 pacientes fueron ingresados en el departamento de pacientes internos, se llevaron a cabo más de 300 cirugías, y se asistieron 320 partos.

Compartir

Relacionados

Colabora