Costa de Marfil: la violencia amenaza el acceso de los civiles a la atención médica

Muchos hospitales de Abiyán se han quedado prácticamente sin personal y la gente que sigue en la ciudad no se atreve a salir en busca de atención médica, mientras miles de marfileños del oeste cruzan la frontera para refugiarse en Liberia. La parálisis comercial y de transportes dificulta el suministro de medicamentos.

Muchos hospitales de Abiyán se han quedado prácticamente sin personal y la gente que sigue en la ciudad no se atreve a salir en busca de atención médica, mientras miles de marfileños del oeste cruzan la frontera para refugiarse en Liberia. La parálisis comercial y de transportes dificulta el suministro de medicamentos.

La violencia que asola Costa de Marfil desde finales de 2010 se ha recrudecido en este último mes: los enfrentamientos que han tenido lugar en los barrios de Abiyán, la ciudad más importante del país, y en las regiones del oeste, han provocado el desplazamiento de miles de personas. La huida del personal sanitario de las estructuras de salud debido a la inseguridad, sumada a la escasez de medicamentos, está complicando aún más el acceso a la atención médica.

Según las autoridades sanitarias, seis hospitales de Abiyán han visto como la casi totalidad del personal abandonaba sus puestos de trabajo debido a la inseguridad reinante. Un solo hospital se encuentra en funcionamiento, el de Abobo Sur, donde MSF se ocupa de las urgencias médicas y quirúrgicas en colaboración con el Ministerio de Salud, desde finales de febrero. En tres semanas, los equipos en este hospital atendieron de urgencia a 273 personas, 225 de las cuales por heridas de bala. Entre los fallecidos se contaban mujeres y niños.

Atención a heridos y enfermos

Todos los días escuchamos disparos en Abobo, y cada día recibimos de 10 a 15 heridos”,explica el Dr. Okanta Chibuzo, médico de urgencias de MSF. El pasado 17 de marzo, un ataque lanzado contra el mercado de Abobo provocó numerosas víctimas. Ese día, los equipos de MSF y el personal del Ministerio de Salud asistieron a 66 heridos de bala o por explosión de obuses: debido a la situación en las calles, habían tenido que llegar al hospital por sus propios medios. “Algunos heridos fueron trasladados en camiones que habitualmente se utilizan para transportar alimentos. Todos ellos eran casos urgentes”, añade.

Los pacientes con patologías curables también necesitan asistencia, pero el acceso a la misma es muy limitado, especialmente para los niños con enfermedades agudas, las mujeres embarazadas y las personas con enfermedades crónicas. Además, los pacientes temen salir a la calle para acudir a las consultas. Otra consecuencia del estallido de violencia es que la población huye a refugiarse a lugares que cree más seguros: los habitantes de Abiyán, por ejemplo, están huyendo masivamente, para instalarse en refugios improvisados o regresar a sus aldeas de origen.

Desplazamientos en el oeste del país

En el oeste del país, los movimientos de población empezaron el pasado diciembre. Decenas de miles de personas se refugiaron en la vecina Liberia, donde equipos móviles de MSF dispensan asistencia. Si bien es cierto que en algunas localidades al sur de Danané se ha iniciado un movimiento de retorno, más al sur la línea del frente se desplaza y los combates se intensifican en la región de Guiglo, lo que está obligando a huir a la población.

Para la población del oeste del país, el acceso a la atención sanitaria también constituye un verdadero problema. “Algunos centros de salud han sido saqueados, otros han dejado de funcionar o son poco operativos debido a la falta de personal y también de medicamentos y de material médico”, explica Renzo Fricke, coordinador de emergencias de MSF. La parálisis del sistema bancario y de las redes comerciales y las dificultades de transporte perturban considerablemente el sistema de aprovisionamiento de medicamentos en las diferentes regiones.

Ante esta situación, los equipos de MSF están prestando asistencia primaria de salud en muchas localidades del oeste de Costa de Marfil, a ambos lados de la línea del frente, y dan apoyo a muchos hospitales. Pero las tensiones asociadas a la proximidad del frente complican los desplazamientos de los equipos.
 

Médicos Sin Fronteras es una organización médico-humanitaria que interviene de forma imparcial, observando la más estricta neutralidad. Sus actividades en Costa de Marfil están exclusivamente financiadas por donantes privados, lo que asegura su total independencia.

MSF está presente en Abiyán, donde sus equipos se ocupan de las urgencias médicas. En el oeste del país, dispensan asistencia primaria en Duékoué, Guiglo, Bangolo y Bin-Houyé, y prestan apoyo a los hospitales de la zona. Asimismo, en Liberia, MSF aporta atención primaria de salud en el distrito de Nimba, hasta donde han llegado unos 85.000 refugiados marfileños en las últimas fechas.

Los equipos de MSF cuentan en Costa de Marfil con 35 trabajadores internacionales y 135 nacionales y en Liberia con 5 internacionales y 25 nacionales.

Compartir

Relacionados

Colabora