Ébola en Uganda: “Nunca sabemos todo sobre el rompecabezas epidemiológico”

MSF responde al brote de Ébola en Uganda
Para evitar cualquier riesgo de contaminación, un enfermero se viste con un equipo de protección personal (EPP) antes de entrar en la zona del Centro de Tratamiento del Ébola de Mubende donde se atiende a los pacientes infectados por el Ébola. ©Sam Taylor/MSF

El pasado 27 de noviembre se declaró el último caso confirmado de Ébola en Uganda: un bebé que nació muerto de una madre que sobrevivió a la enfermedad.  

Médicos Sin Fronteras (MSF) hemos estado respondiendo al brote de la variante sudanesa del virus del Ébola, desde su declaración el 20 de septiembre mediante la construcción de centros y unidades de tratamiento del Ébola, brindando apoyo al Ministerio de Salud de Uganda para la gestión de casos en estas instalaciones, así como realizando actividades comunitarias como medidas de promoción de la salud, protección y control de infecciones en los centros de salud donde los pacientes conocidos buscaron ayuda antes del diagnóstico. 

Denis Ardiet trabaja para Epicentre, la división de epidemiología de Médicos Sin Fronteras. Actualmente coordina un equipo de siete epidemiólogos que participan en la respuesta al Ébola en Uganda. Su trabajo consiste en un análisis riguroso de la situación epidemiológica y los diferentes escenarios posibles en este brote para mejorar la respuesta de MSF y del Ministerio de Salud de Uganda. 

MSF responde al brote de Ébola en Uganda
Denis Ardiet, coordinador de epidemiología de emergencia en Uganda Brote de Ébola 2022. ©MSF/Patricia Otuka-Karner

 

¿Cuál es la tendencia actual del brote en Uganda? 

En términos de tendencias, vimos dos picos importantes en el brote. El primero fue en septiembre en el distrito de Mubende que fue el primer epicentro de este brote, al que siguió otro en el distrito vecino de Kassanda.  

Si bien los casos solo en estos dos distritos representan el 80 % de todos los casos detectados hasta ahora en esta epidemia, en total se vieron afectados nueve distritos del país. Históricamente, esta es la mayor propagación geográfica del Ébola que ha enfrentado Uganda. 

Después de un fuerte aumento de casos en octubre (86 casos en 4 semanas), el brote se desaceleró en términos de nuevos casos confirmados en las últimas semanas (14 casos en 4 semanas en noviembre). Sin embargo, nos preocupa mucho que hayamos tenido varios casos de Ébola que no estaban vinculados a ninguna cadena de transmisión conocida, lo que significa que habrían adquirido la infección de una fuente que se desconocía en el momento en que fueron encontrados, y que la respuesta no pudo prever estos casos como deberían haber sido mediante el rastreo y seguimiento de contactos. Esto provocó que dos nuevos distritos se vieran afectados: Masaka y Jinja. 

El seguimiento de los contactos de los casos confirmados es sumamente importante para controlar un brote. Cuando estamos a tiempo de poder identificar a todas las personas que estuvieron en contacto con un caso confirmado, podemos monitorear su salud y ayudarles a buscar atención rápidamente en el centro de salud adecuado en caso de que se presenten síntomas relacionados con el Ébola.  

Sin embargo, según los datos del Ministerio de Salud, solo se hizo un seguimiento inicial de alrededor del 64 % de los contactos de los casos, lo que indica la existencia de lagunas en esta parte crucial de la respuesta. Aunque la tendencia epidemiológica general ahora es positiva, seguimos preocupados y vigilantes por lo que aún pueda ocurrir. 

 

¿Cuáles son los posibles escenarios futuros? ¿Qué esfuerzos serán necesarios? 

Esto no puede ir en una sola dirección. Todo es posible. El primer escenario es que vemos una tendencia continua a la baja y no hay más casos nuevos a medida que nos acercamos al final de la epidemia. El segundo escenario es que surjan nuevos casos ocasionales aquí y allá, tal vez en diferentes distritos. Y el tercer escenario es que se produzca un aumento de nuevos casos en dirección a otro pico de transmisión. 

Todos estos escenarios requerirán respuestas operativas correspondientes de los equipos de MSF y del Ministerio de Salud con quienes trabajamos estrechamente. Confiamos mucho en sus datos, especialmente porque no realizamos nuestras propias pruebas de laboratorio ni nuestras propias investigaciones de casos. Juntos trabajamos en acciones de vigilancia de la salud cruciales para la respuesta. 

Personal de MSF en el Centro de Tratamiento del Ébola de Mubende, Uganda.
Personal de MSF en el Centro de Tratamiento del Ébola de Mubende, Uganda. ©Sam Taylor/MSF

 

La mejor forma en que MSF puede apoyar a las autoridades sanitarias de Uganda depende de las necesidades de la situación actual. Debemos evaluar qué tiene más sentido y podríamos cambiar a un enfoque de equipo de respuesta rápida a menor escala. Podría tratarse de un enfoque más basado en la comunidad más cercano al lugar donde viven los pacientes, en lugar de establecer centros de tratamiento de gran capacidad los distritos. 

También es esencial garantizar que la atención no relacionada con el Ébola continúe en las áreas afectadas y que se establezca una gestión curativa y preventiva de los casos de malaria, dado que los síntomas iniciales del Ébola y la malaria son similares. Apoyamos al Ministerio de Salud en el refuerzo de la capacidad de detección y aislamiento de casos en los centros de salud existentes para que puedan reaccionar con prontitud ante cualquier alerta o caso nuevo y reducir rápidamente las posibilidades de una mayor propagación.  

Por parte de la comunidad, el Ministerio de Salud mantiene la vigilancia de la salud para asegurarse de que no hay transmisión en curso. Todos estos esfuerzos deben mantenerse vigilantes hasta que se declare oficialmente el fin de la epidemia, después de 42 días sin nuevos casos, o el doble del período de incubación del virus del Ébola que es de 21 días. 

Siempre es difícil prever el final de un brote porque te enfrentas a lo desconocido. Nunca sabemos todo sobre el rompecabezas epidemiológico y solo podemos asegurarnos de recopilar toda la información relevante posible. Conocemos la situación epidemiológica y vemos que la curva epidémica ha descendido, lo cual es bueno. Pero detrás de esta curva puede haber acontecimientos e información que desconocemos, y esa es la parte difícil de descubrir. En cualquier caso, tenemos que estar preparados y reactivos para responder a cualquier alerta o nuevo caso. 

 

¿Es inusual una rápida disminución de casos en los brotes de Ébola? 

En realidad no es inusual, ya que se ha observado durante otros brotes, aunque sigue siendo sorprendente teniendo en cuenta todos los elementos desconocidos en juego en el brote de Uganda. Esta disminución puede reflejar que la transmisión se ha detenido gracias a una combinación de varios factores, entre ellos la respuesta al brote y las acciones de la comunidad.  

Este brote me recuerda un poco a los de Conakry en Guinea en 2015 o Beni en la República Democrática del Congo en 2020. Las autoridades sanitarias y sus socios, entre ellos MSF, también tuvieron dificultades para hacer un seguimiento de todos los contactos de los casos entonces y, a pesar de las tendencias decrecientes, los últimos pocos casos aparecieron esporádicamente durante algunos meses. 

Es importante mencionar que la baja tasa inicial de seguimiento de contactos de casos en Uganda ha mejorado durante las últimas semanas en varios distritos. Aunque es una buena señal, parece que la respuesta a menudo se centra en exigir el cumplimiento de la comunidad para el seguimiento, ya sea a través de la cuarentena obligatoria o el aislamiento domiciliario y las llamadas diarias, lo que puede asustar a las personas cuando se envían mensajes de salud comprensivos y completos que expliquen la razón de ser de estas medidas.   

Las actividades de promoción de la salud y de divulgación comunitaria desempeñan un papel esencial para cerrar esta brecha de confianza y garantizar que las personas tengan suficiente información sobre el virus del Ébola para protegerse a sí mismas y a sus comunidades, y para comprender mejor las medidas.  

Por lo general, como puede ser el caso en cualquier brote y como también vimos con la COVID-19, existe mucho miedo en torno a la perspectiva de ser separado de su familia y amigos, ser aislado y enviado a una unidad de tratamiento de Ébola. La promoción de la salud y la participación de la comunidad ayudan a contrarrestar los rumores y los temores al tiempo contribuyen a prevenir la transmisión comunitaria. 

Compartir

Relacionados

Colabora