El ciclón Freddy en Mozambique deja a su paso un grave brote de cólera

Centro de tratamiento del cólera de Médicos Sin Fronteras en Quelimane, Mozambique
En el Centro de Tratamiento de Cólera de Quelimane, en la provincia de Zambezia, MSF instaló decoraciones para hacer la sala de pediatría más amigable para niñas y niños. ©Martim Gray Pereira/MSF

Desde Médicos Sin Fronteras (MSF) estamos apoyando a los servicios de salud provinciales de Zambézia, en el centro de Mozambique, como parte de nuestra respuesta a gran escala a un brote de cólera tras la segunda llegada a tierra del ciclón tropical Freddy a mediados de marzo.

El ciclón afectó a unos 1,2 millones de personas en el país, 750,000 en Zambézia, según informes de la ONU. El 16 de marzo, las autoridades locales declararon un brote de cólera en Zambézia y se notificaron unos 350 nuevos casos en 24 horas.

Centro de tratamiento del cólera de MSF en Quelimane, Mozambique
Una residente de Quelimane contemplando la vista de una zona gravemente afectada por el ciclón. © Martim Gray Pereira/MSF

 

Además de la destrucción y el desplazamiento, Freddy contribuyó a un número cada vez mayor de casos de cólera en Zambézia porque destruyó la infraestructura de agua. También se destruyeron un total de 123 establecimientos de salud, lo que planteó restricciones adicionales en el acceso a la atención médica en la provincia.

El cólera tiene lugar por una infección bacteriana del intestino transmitida por el agua y se transmite a través de alimentos o agua contaminados, o por contacto con materia fecal o vómito de personas infectadas. Esta enfermedad provoca diarrea severa y vómitos, y resulta fatal rápidamente, en cuestión de horas, si no se trata.

En la segunda quincena de marzo, el Ministerio de Salud notificó alrededor de 8,000 casos acumulados de cólera en Zambézia, de los cuales 3,100 habían ingresado en centros de salud. También se han reportado docenas de muertes debido al cólera.

Zura Caetano, de 27 años y oriunda de Quelimane, acompañó a su sobrino a un centro de tratamiento del cólera. “Cuando mi sobrino vino aquí estaba muy enfermo, pero ahora se siente mejor después del tratamiento. Pronto nos iremos a casa ya que lo van a dar de alta esta mañana”. dijo Zura.

“Muchas personas han perdido todo lo que tenía por el ciclón Freddy. Muchas perdieron sus casas y están tratando de reconstruirlas. Nunca he visto nada como esto. Todavía tengo miedo. No ha habido agua ni electricidad durante las últimas dos semanas en la ciudad. La gente depende de los pozos para obtener agua, y los que no la hierven, se enferman de cólera”, concluye.

Centro de tratamiento del cólera de Médicos Sin Fronteras en Quelimane, Mozambique
Zura Caetano, de Quelimane, acompaña a su sobrino a un centro de tratamiento de cólera de Médicos Sin Fronteras. © Martim Gray Pereira/MSF

 

El 16 de marzo, cuando se declaró el brote en Quelimane, la capital de la provincia de Zambézia, solo había un centro de tratamiento del cólera (CTC) con una capacidad de 17 camas. Para abordar las necesidades, nuestros equipos se desplegaron rápidamente en Quelimane para apoyar a los servicios de salud provinciales. En una semana, reforzamos la capacidad del CTC existente a 49 camas y establecimos uno nuevo con 190 camas.

También establecimos dos unidades de tratamiento de cólera (UTC) más pequeñas, con unas 15 camas cada una, en los barrios de Icidua y Mecajune. En la actualidad, las instalaciones tienen una capacidad combinada para admitir hasta 269 pacientes. En los primeros días después de su puesta en marcha, las instalaciones alcanzaron rápidamente su capacidad máxima.

En los centros de tratamiento del cólera, estamos trabajando junto con las autoridades sanitarias y brindamos apoyo con la gestión de casos de pacientes, la capacitación del personal médico y no médico, la contratación de personal de apoyo y la donación de equipos médicos y medicamentos. Estos incluyen 150 camas para pacientes de cólera, 1,000 dosis de antibióticos, 10,000 litros de Ringer Lactate para la rehidratación intravenosa de pacientes gravemente enfermos y 80,000 dosis de sales de rehidratación oral.

También participamos en actividades de promoción de la salud, incluyendo la difusión de mensajes de prevención y respuesta en la radio en los idiomas locales y la producción de materiales de sensibilización. En total, unos 11,000 volantes y carteles repartidos por toda la ciudad.

Los principales desafíos en la respuesta al cólera en Zambézia están relacionados con el acceso al agua potable, la higiene y el saneamiento. A finales de marzo, todavía no había agua corriente en Quelimane, una ciudad de alrededor de 420,000 habitantes, lo que genera importantes limitaciones para satisfacer las necesidades básicas, incluyendo la higiene.

Urge evaluar y tratar las fuentes de agua en Quelimane, considerando que el agua es una de las principales fuentes de contaminación. La restauración de los servicios de agua debe complementarse con actividades sólidas de participación comunitaria para crear conciencia sobre la importancia de tratar el agua para prevenir el cólera.

Centro de tratamiento del cólera de MSF en Quelimane, Mozambique
El doctor Azize Luis Tricamo es mozambiqueño y trabaja en la respuesta al brote de cólera. © Martim Gray Pereira/MSF

 

El 30 de marzo, las autoridades provinciales lanzaron una campaña de vacunación contra el cólera dirigida a más de 410,000 personas en Zambézia. En total, el Ministerio de Salud ordenó la distribución de más de dos millones de vacunas contra el cólera en todo el país en 2023.

Del 14 de septiembre al 1 de abril hubo cerca de 22,500 casos en el país y 100 muertes según el Ministerio de Salud. Durante los últimos meses, hemos brindado apoyo a los servicios de salud para responder y prevenir el cólera en las provincias de Cabo Delgado, Manica, Maputo, Nampula, Niassa, Sofala, Tete y Zambézia.

Compartir

Relacionados

Colabora