Haití: tratamiento de quemaduras graves a lo largo de los años

Drouillard Burn Hospital / Centre de Brûlés de Drouillard

Durante los últimos cinco años, el Dr. Erneau Mondesir ha trabajado como referente médico en el Hôpital des Grands Brûlés de Drouillard de MSF, en Puerto Príncipe, el único centro especializado en Haití que se enfoca en el tratamiento de quemaduras graves. Durante el año pasado, se vio afectado por la pandemia de COVID-19 y luego por violentos enfrentamientos en las calles, pero ahora continúa en un espacio diferente en el hospital de MSF en Tabarre. El Dr. Mondesir describe el progreso y los desafíos.

Durante los últimos cinco años, el Dr. Erneau Mondesir ha trabajado como referente médico en el Hôpital des Grands Brûlés de Drouillard de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Puerto Príncipe, el único centro especializado en Haití para el tratamiento de pacientes con quemaduras graves. Durante el año pasado, se vio afectado por la pandemia de COVID-19 y luego por los violentos enfrentamientos en las calles, pero ahora continúa en un espacio diferente en el hospital de MSF en Tabarre. El Dr. Mondesir nos habló sobre el progreso y los desafíos del proyecto.
 

¿Cómo era este proyecto hace cinco años?

Cuando comencé en 2016, no sabía nada sobre atención a quemaduras. Esta es una patología que muy pocas personas saben cómo tratar en Haití, especialmente los casos graves. Hace cinco años, era un proyecto naciente que había que nutrir. Un acontecimiento particular nos dio a conocer en el país, en marzo de 2016, cuando un camión cisterna explotó en la zona de la Meseta Central. Los establecimientos de salud de la región buscaron derivar a estos pacientes con quemaduras graves y se encontraron con nosotros. MSF ya era muy conocida en Haití en cuestión de emergencias, traumatología o atención materna, pero no en quemaduras. Entonces, tratamos a 20 pacientes a la vez, 16 de los cuales tenían quemaduras muy graves.
 
 
 

¿Cómo ha evolucionado el tratamiento de las quemaduras?

Recibimos muchos casos graves, por lo que naturalmente buscamos mejorar el tratamiento de las y los pacientes e implementar nuevas técnicas, como el uso de la llamada piel artificial, a partir de 2018. Este es un tejido sintético, colocado por un cirujano o cirujana, que facilitará la regeneración de la piel en zonas severamente quemadas, y que permite considerar los injertos de piel. Esta es una técnica que ya hemos utilizado en cerca de 20 pacientes y que también funciona para quienes desarrollan complicaciones post quemadura. Para estos casos, recurrimos a un cirujano plástico, que viene específicamente dos veces al año para tratar estas secuelas.
 
Pero también es importante mencionar el expansor, una técnica que hemos usado para dos pacientes hasta ahora. El primero fue un joven de 27 años que sufrió una grave quemadura en el cuero cabelludo. Sería muy difícil usar piel artificial y colocar un injerto en esa área, y también podría causar un problema permanente en el sitio de la quemadura. Entonces decidimos usar el expansor por primera vez. Este es un procedimiento delicado, hay que preparar bien la zona para evitar cualquier infección que pueda ser fatal, luego reabrir las zonas sanas no quemadas para colocar este expansor, sobre el que se estira el cuero cabelludo y se cubre la zona quemada.
 
¡Fue un gran momento para mí! Estábamos muy ansiosos por que funcionara, ¡quedamos muy felices con el resultado final! Fue una hazaña para todos y todas: cirujano, médico, personal de enfermería, involucrados en la higiene del hospital … ¡ver que el paciente estaba bien y que no desarrollaba una infección! Sigue siendo un verdadero logro y un gran orgullo poder ofrecer este tipo de servicio en Haití.
 

¿Solo hay éxitos?

¡Desafortunadamente no! Las personas con quemaduras graves son pacientes muy complicados y, para algunos casos, sabemos de inmediato que no hay esperanza. Para ellos y ellas, ofrecemos cuidados paliativos. Puede parecer normal, pero culturalmente el tema sigue siendo un tabú en Haití. Aquí, la gente prefiere no interrumpir nunca la terapia en lugar de comenzar con los cuidados paliativos. Entonces nos tomamos el tiempo para preparar a los equipos médicos, capacitarlos y explicarles el interés médico de establecer cuidados paliativos. Se trata de permitir que los pacientes que saben que no vivirán pasen el tiempo que les queda con dignidad, y sobre todo para que sufran menos.
 

¿Cómo han sido difíciles los últimos meses?

2020 fue un año difícil. Cuando se declaró la pandemia de COVID-19 en marzo, era inconcebible que MSF no interviniera en esta emergencia. En abril, dejamos de admitir casos de quemaduras en el hospital de Drouillard para convertirlo en una unidad de tratamiento de COVID-19. Todas las actividades relacionadas con las quemaduras se trasladaron a Tabarre, otro hospital de MSF que normalmente se ocupa de los traumatismos. Para nosotros era importante mantener el tratamiento de otras afecciones además de la COVID-19.
 
El segundo momento difícil fue en febrero de 2021, después de que reanudamos la atención de quemaduras en Drouillard. El área que rodea al hospital se convirtió en una zona de violentos enfrentamientos. Rápidamente, nos dimos cuenta de que la situación de seguridad era demasiado tensa. Y  trasladamos todo el hospital en 24 horas. Volvimos a Tabarre, el otro hospital de MSF. Trasladar un hospital en caso de emergencia requiere mucha energía y pensar mucho en las necesidades de los pacientes, especialmente en el cuidado de las quemaduras.
 
 
MSF lleva 30 años trabajando en Haití. Hoy en día, MSF proporciona atención de emergencia especializada y que salva vidas a personas con necesidades médicas urgentes debido a violencia, quemaduras, accidentes de tráfico o agresión sexual. Desde 2016, el hospital de quemados de MSF ha admitido a más de 3,600 pacientes.
Compartir

Relacionados

Colabora